El sufrimiento de una perrita en el Centro de Control Canino del municipio de San Pedro ha quedado impune. En un video que circuló en redes sociodigitales se observa la crueldad de “veterinarios” al esterilizarla con dolor.

Y aunque el alcalde de San Pedro, Miguel Treviño, anunció la suspensión de cuatro funcionarias o funcionarios del Centro de Control Canino por actuar de manera negligente, la realidad es que la videograbación exhibe maltrato animal, un delito que amerita cárcel.

Las o los funcionarias cayeron en una omisión por no aplicar la anestesia necesaria para evitar el dolor del animal. Y en lugar de parar la operación o subir la dosis del sedante, continuaron

El Código Penal de Nuevo León establece, en su artículo 445, penas de cárcel para quien ocasione dolor o sufrimiento, así como por maltrato y crueldad que cause la muerte a un animal.

“Al que por acción y omisión cometa maltrato o crueldad animal en contra de cualquier especie de animal doméstico, causándole lesiones u ocasionándole dolor o sufrimiento afectando su bienestar, se le impondrá de seis meses a dos años de prisión y una sanción pecuniaria de 10 a 100 cuotas.

“Cuando el maltrato o crueldad implique poner en peligro la vida del animal doméstico, la pena se incrementará hasta en una mitad, y en caso de que el maltrato o crueldad animal le cause la muerte al animal doméstico, se impondrá de seis meses a tres años de prisión y sanción pecuniaria de 250 a 300 cuotas”, dice este artículo reformado el 10 de junio de 2020.

Esta ley considera maltrato o crueldad animal el realizar actos o incurrir en omisiones que pongan en peligro la integridad física o el bienestar animal doméstico. La Procuraduría Ambiental, que forma parte de la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de Alfonso Martínez, debería investigar a las y los funcionarios involucrados.

En el video que circuló el 13 de septiembre, la perrita está en cirugía y se escucha el llanto del animal. Los “veterinarios” continuaron la operación y, según el artículo 445, tendrían que quedar inhabilitados para desempeñar cargos en centros que involucren manejo animal

La omisión de la Procuraduría en Centro de Control Canino

La Ley de Protección y Bienestar Animal establece que la Procuraduría Ambiental, que depende de la Secretaría de Medio Ambiente, a cargo de Alfonso Martínez, tiene la obligación de tener personal apto en los Centro de Control Canino y Felino de los municipios.

La usuaria de Facebook Paulina Pirsch publicó el video del sufrimiento de la perrita y señaló a la veterinaria Marisol Leal como la responsable de los hechos porque no aplicó los procedimientos relacionados con el trato digno del animal.

“Hace unos días vi un video de tantos que me rompió el alma en pedazos. Una mujer que dice ser doctora veterinaria (Marisol Leal) en el centro canino de San Pedro, esterilizó a una perrita sin anestesia o sin anestesia suficiente. En el video se ve perfectamente y se escucha perfectamente el sufrimiento de esta pobre perrita y la “doctora” no se detuvo en ningún momento a aplicar más anestesia o algo que ayudará a que la perrita no sintiera dolor y no sufriera”, escribió Prisch en su perfil de Facebook.

Te puede interesar: Control Canino y Felino, sin vacunas ni esterilización