Las dos empresas a las que el juez ordenó suspender los permisos están ligadas al excoordinador de Asesores de la Secretaría de Gobernación: Juan Iván Peña Neder

La dirección de Juegos y Sorteos de Gobernación actualizó ayer su página y suspendió los permisos para casinos de las empresas de la mafia de exfuncionarios que traficaban con las autorizaciones.

Se trata de las compañías Producciones Móviles S.A. de C.V. y Exciting Games S. de R.L. de C.V., que eran controladas por los exservidores públicos que trabajaron en Segob y que eran comandados por Juan Iván Peña Neder.

Esta medida entonces obliga a cerrar unos 21 casinos en todo el país que operan con estas autorizaciones, entre ellos dos en el área metropolitana de Monterrey.

Uno de éstos, el Malibú antes llamado Fantastic, fue abierto originalmente por el operador del trágico casino Royale: Raúl Rocha Cantú.

Desde ayer apareció en el sitio de la dirección de Juegos y Sorteos la leyenda “Permiso suspendido por resolución judicial derivada del juicio de amparo 1151/2012 promovido en el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa de Nuevo León”.

Ambos permisos, de Exciting Games y Producciones Móviles, fueron derivados de autorizaciones que originalmente tenía Entretenimiento de México, de Arturo Rojas Cardona.

Pero la mafia de casineros de Peña Neder se adjudicó con artimañas esos permisos, justo en el cambio de administraciones federales del pasado 1 de diciembre. 

Así que Entretenimiento de México promovió un amparo contra esa adjudicación. 

Y el 7 de febrero pasado el Juzgado Segundo de Distrito notificó a la Segob la suspensión de los permisos.

Pese a esto, en el periodo entre el cual Gobernación recibió la notificación y suspendió los derechos de esas autorizaciones, en Escobedo,  al norte del área metropolitana de Monterrey, reabrió el casino Malibú. 

Este centro de apuestas reabrió con un permiso de Producciones Móviles, que Segob suspendió ayer y podría ser cerrado.

Pero fuentes extraoficiales indican que mientras Gobernación acataba la suspensión ordenada por el juez, el casino pudo obtener un amparo.

El centro de apuestas opera con la supuesta inversión de Central Gaming y de la compañía ibérica Shelf Company, aunque el edificio y el uso del suelo fueron habilitados por Rocha Cantú. 

Las dos empresas a las que el juez ordenó suspender los permisos están ligadas al excoordinador de Asesores de la Secretaría de Gobernación: Juan Iván Peña Neder.

Y este exfuncionario federal es con quien el propietario del Royale negoció el funcionamiento de su casino cuando el permisionario Atracciones y Emociones Vallarta retiró su autorización a Rocha Cantú.

En ese entonces la mafia de Peña Neder creó la empresa Juegos de Entretenimiento y Videos Cadereyta, para que a través de ésta continuara operando el Royale, hasta el ataque del crimen organizado en el que murieron 52 personas.

Y el grupo De Peña Neder está relacionado con el círculo cercano al expresidente Felipe Calderón.

Como el exsecretario particular del exmandatario y actual senador Roberto Gil Zuarth, acusado de recibir sobornos para abrir un casino de esta mafia en Querétaro.

Mafia de casinos donde también apareció el amigo del expresidente, el abogado Julio Esponda Ugartechea, quien también es socio del despacho del exsecretario de Gobernación Fernando Gómez Mont.

La red criminal que utilizó esas influencias del círculo cercano al expresidente fue denunciada en enero ante las cámaras de Reporte Indigo por Talía Vázquez, exesposa del coordinador de Asesores de Gobernación.

Quien encabezaba esa red que trabajaba con Guillermo Santillán Ortega y Roberto Correa Méndez, también exfuncionarios de la Segob durante el gobierno de Felipe Calderón.

Santillán Ortega fue titular de la Unidad de Enlace Federal y Roberto Correa Méndez fue director de Juegos y Sorteos de la Segob.

El golpe de Gobernación

El Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa de Nuevo León ordenó a la Secretaría de Gobernación la suspensión definitiva de las resoluciones DGAJS/SCEVF/P-06/2005/TER Y DGAJS/SCEVF/P-06/2005/BIS.

Suspensión que fue promovida por Entretenimiento de México, de Arturo Rojas Cardona, y que dejó entonces sin autorizaciones para operar casinos a las compañías Producciones Móviles y Exciting Games.

Mismas empresas que además de operar casinos mediante esas resoluciones derivadas de un permiso de Entretenimiento de México, se adjudicaron las autorizaciones en los últimos minutos de la administración de Felipe Calderón y primeros del actual gobierno.

La resolución contra esas compañías de la mafia de Peña Neder se basó en que el juzgador Javier Rubén Lozano Martínez consideró que la Secretaría de Gobernación violentó los derechos de Entretenimiento de México.

Esto, debido a que sin conocimiento del permisionario, permitió que las empresas de Peña Neder clonaran y aparentaran una cesión de derechos de esas autorizaciones para las empresas Producciones Móviles y Exciting Games.

Y es que los permisos de la Dirección de Juegos y Sorteos son intransferibles y no pueden ser objeto de cesión, enajenación, comercialización o gravamen.

Entonces quedaron sin efecto las resoluciones con las que derivaron supuestos permisos para 19 casinos de Producciones Móviles en el país que ya están en operación en 11 estados y la Ciudad de México.

Y otros cinco centros de apuestas en tres estados y el Distrito Federal de la empresa Exciting Games.

El 7 de febrero el Juzgado comunicó a Segob: “esto es, para el exclusivo efecto de que se mantengan las cosas en el estado en que actualmente de se encuentran y se suspendan los efectos y consecuencias de las resoluciones reclamadas.

“Es decir, las autorizaciones DGAJS/SCEVF/P-06/2005-BIS y DGAJS/SCEVF/P-06/2005.TER”, dice la notificación del juez.

Así, ayer la Secretaría de Gobernación cumplió con la orden del juez y publicó la suspensión de los permisos, ahora queda pendiente la clausura de los casinos que operan con esas supuestas autorizaciones.