La delegación mexicana que negociará con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo y con el vicepresidente, Mike Pence, la imposición de aranceles a todas las importaciones, sumó ayer a dos aliados.

Los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y Economía, Graciela Márquez, se reunieron en Washington con Nancy Pelosi, la líder demócrata en el Congreso, con quien dialogaron sobre el proceso de ratificación del T-MEC (USMCA) en México y Estados Unidos y la postura de nuestro país respecto a la decisión del presidente Donald Trump de imponer aranceles a los productos mexicanos a partir del 10 de junio.

En el encuentro estuvieron presentes, además, el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade y el coordinador de asesores de la Presidencia, Lázaro Cárdenas Batel.

Previo a la reunión de hoy y desde Gran Bretaña, el presidente de EU, Donald Trump, aseguró que la imposición de aranceles a México es un hecho a menos que demuestre su disposición a hacer algo para frenar la migración a su país.

Por su parte, el presidente de, Andrés Manuel López Obrador, confió en que se logre un acuerdo con su vecino del norte antes del 10 de junio, fecha establecida por Trump para imponer la medida comercial.

En tanto el titular de la SRE, Marcelo Ebrard, aseguró que existen 80 por ciento de probabilidades de alcanzar un acuerdo con su contraparte norteamericana e indicó que de no lograrse, se buscará otra ruta para hacer frente al amago de Trump.

Se suma CCE

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, y su equipo, se sumarán a la reunión que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, sostendrá con Mike Pompeo, para evitar la aplicación de aranceles a México.

“Mañana nos va a acompañar el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar, y su equipo, un equipo que viene en representación de ellos para respaldar la posición mexicana”, dijo el canciller en conferencia desde Washington.