¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

TOMASÁNGELES

Su delito: ser amigo del general

Icela Lagunas

“Háblale al general”, alcanzó a gritar a su esposa el abogado Gerardo Ortega Maya antes de ser detenido por un grupo de encapuchados de la PGR y el Ejército. 

Se refería a su amigo, el general Tomás Ángeles Dauahare. Ortega Maya fue detenido y se lo llevaron de su casa en Huixquilucan. De paso, los encapuchados también saquearon la vivienda. 

A un año de su captura sigue internado en el Cefereso número 3 noreste de Matamoros, Tamaulipas.

Los cargos son negarse a declarar que Ángeles Dauahare tenía vínculos con el narcotráfico. 


May 8, 2013
Lectura 16 min

La testigo colaboradora refiere que el 27 de diciembre de 2011, por ejemplo, le entregó 20 mil dólares a Gerardo Ortega Maya como pago de sus servicios

"Tú firmas la declaración en contra del general Dauahare y te vas a tu casa, el pleito no es contigo, es con el general, le vamos acabar su carrera por órdenes del general Galván Galván”

- Gerardo Ortega Maya

sobre quienes lo torturaron

http://www.youtube.com/watch?v=oUXHk5ynw6s

“Háblale al general”, alcanzó a gritar a su esposa el abogado Gerardo Ortega Maya antes de ser detenido por un grupo de encapuchados de la PGR y el Ejército. 

Se refería a su amigo, el general Tomás Ángeles Dauahare. Ortega Maya fue detenido y se lo llevaron de su casa en Huixquilucan. De paso, los encapuchados también saquearon la vivienda. 

A un año de su captura sigue internado en el Cefereso número 3 noreste de Matamoros, Tamaulipas.

Los cargos son negarse a declarar que Ángeles Dauahare tenía vínculos con el narcotráfico. 

La Procuraduría General de la  República (PGR) entonces a cargo de Marisela Morales Ibáñez, acusó a Ortega Maya, a partir de la declaración de Esther Yadira Huitrón Vázquez, con nombre clave de testigo protegido “Libre”, de que Ángeles trabajaba para la organización de “Los Cabrera Sarabia”, célula que opera en Durango del cártel de Sinaloa de Joaquín “el Chapo” Guzmán.

El uso y abuso de la figura de testigo protegido fue una de las herramientas que más uso Marisela Morales al frente de la PGR para incriminar.

“Tú firmas la declaración en contra del general Dauahare y te vas a tu casa, el pleito no es contigo, es con el general, le vamos acabar su carrera por órdenes del general Galván Galván”, le advirtieron al abogado. 

Pese a la tortura, el abogado se negó a declarar lo que pedían y hoy permanece en prisión como parte de un entramado ideado desde la Procuraduría General de la República (PGR) que presidía Marisela Morales Ibáñez y del entonces secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, según acusa Ortega Maya.

Él es yerno de Luis Carlos Ruano Angulo, exsecretario de la Marina Armada de México.  Su esposa es Mariana Paola Ruano Maldonado, quien atestiguó la captura en su casa de Huixquilucan, estado de México.

La mujer fue testigo de las irregularidades de su detención, hechos por los que presentó la denuncia ante la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, según la carpeta de investigación 483340830033312.

Esther Yadira Huitrón Vázquez, alias “Libre”, asegura haber trabajado para los hermanos “Cabrera Sarabia” del Cártel de Sinaloa, y en sus declaraciones afirma que Ortega Maya tenía la función de comprar información relacionada con las averiguaciones previas que se integraban contra los miembros de la organización .

“Hacerla llegar a los líderes de la referida empresa antisocial, logrando con ello evitar que al realizarse diligencias como cateos, la representación social de la federación lograra la localización de pruebas incriminatorias, por haber sido destruidas con anterioridad”, refiere la acusación de la PGR contra Ortega Maya, en poder de  Reporte Indigo.

El relato de ‘Libre’

La testigo colaboradora, asegura que trabajó para la célula criminal Cártel del Pacífico cuyo líder es Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo Guzmán” y para los “Cabrera Sarabia”, que operan en el estado de Durando y cuyo líder fue Felipe Cabrera Sarabia, alias “El señor”, “El inge”, “El Santa Ana” o “El señor de la Sierra”, detenido por la Siedo.

“Libre” refirió que los “Cabrera Sarabia” operan desde el 2003 traficando marihuana y cocaína, secuestrando y “levantando” gente de otras organizaciones enemigas en el estado de Durango.

Dice que cuando trabajó para ellos desempeñaba la función de conseguir y ubicar contactos de gente colocada en puestos clave de la SIEDO, hoy SEIDO de la PGR; el CISEN, y el Ejército Mexicano, a fin de ofrecerles dinero a cambio de colaborar con los Cabrera Sarabia.

El papel de “Libre” era ubicar a servidores públicos que, a cambio de fuertes sumas de dinero, se comprometieran a entregar copias de las averiguaciones previas, órdenes de aprehensión o cateos dirigidos a detener o encarcelar a miembros de este grupo criminal.

Fue así que tras la detención de Carlos Moreno Flores, alias “La calentura”, se le ordenó contactar gente que entregara información acerca del proceso judicial en su contra.

Asimismo, “Libre” se encargó de contactar a personal de la PGR que opera el Centro de Arraigos, ubicado en la colonia Doctores del DF, para entregarles dinero a cambio de dejar pasar ropa, comida y celulares a integrantes de ese grupo detenidos en operativos.

Según el relato que “Libre” vertió ante las autoridades, conoció al abogado Gerardo Ortega Maya, quien acepto pasar toda la información sobre la investigación de Carlos Moreno, alias “La calentura”, que llevaba la Siedo. Esta información incluía cateos y nombres de las personas involucradas en la indagatoria.

Una de las supuestas reuniones entre esta mujer y Ortega Maya, habría ocurrido en el restaurante Wings de Villa Coapa.

“Cuando llegamos él me preguntó: ¿Qué tan pesado es ese cabrón de Carlos Moreno Flores, alias El calentura?” dice en los documentos que consignan la declaración de “Libre”. 

A decir de “Libre”, el abogado Ortega Maya le manifestó en aquel encuentro que los familiares de “La Calentura” lo habían amenazado con que, en caso de que no cumpliera, le harían daño.

También le habría dicho Ortega Maya que acababa de hacer exámenes en la PGR para ser el jefe que regula a los “yanquis” a nivel nacional.

“Quiero señalar  que considero que todo lo que me dijo nunca dudé, porque toda la información que me proporcionó coincidía, específicamente porque cuando iban a catear las propiedades de Carlos Moreno Flores, alias “La Calentura”, me informó antes de que se realizaran, entre ellos lo que se llevaron en Santa Fe y en la colonia Nápoles, Distrito Federal; en Chapala, Jalisco y Chiapas.

“Gerardo Ortega Maya me dio la información en forma oportuna dándome el espacio necesario para que yo la pasara a Luz María, hermana de “El Calentura” y fue así como pudieron sacar las cosas, por eso tengo entendido que cuando llegaron los agentes del Ministerio Público Federal de la SIEDO, no encontraron nada”, apunta “Libre” en su declaración.

A cambio de esta información privilegiada que supuestamente entregaba Ortega Maya a la organización delictiva, se le hicieron diversas entregas de dinero en efectivo, según declaró.

La testigo colaboradora refiere que el 27 de diciembre de 2011, por ejemplo, le entregó 20 mil dólares a Gerardo Ortega Maya como pago de sus servicios.

El 15 de enero de 2012, menciona “Libre”, también le entregó 20 mil dólares en el restaurante Toks de Polanco, misma cantidad que Ortega Maya emplearía para distribuirla entre el personal que opera las computadoras e impresoras de la SIEDO, donde se llevaba el asunto de Felipe Cabrera Sarabia, alias “El inge”, cuando ya había sido capturado en un operativo.

Para el 20 de enero de 2012, uno de los hermanos “Cabrera Sarabia”, de nombre Luis Alberto, resultó muerto durante un enfrentamiento con las fuerzas especiales del Ejército.

Ese día la noticia de la muerte de Luis Alberto Cabrera Sarabia se anunció como la caída de uno de los principales lugartenientes del líder del Cártel de Sinaloa, “El Chapo” Guzmán.

Luis Alberto Cabrera Sarabia murió durante un enfrentamiento con el Ejército Mexicano en el estado de Durango, según informó la propia Sedena.

Un mes antes su hermano Felipe Cabrera Sarabia “El inge”,  fue detenido por personal militar como el jefe de la plaza en Durango y jefe de seguridad personal de “El chapo” Guzmán en aquella región.

En la refriega en la que resultó muerto Luis Alberto Cabrera, fueron detenidos otros miembros de la organización, presentados por la PGR ante los medios de comunicación.

“Cuando se suscitó el evento donde murió Luis Alberto Cabrera Sarabia, alias “El arqui”, yo le hablé por teléfono y posteriormente me entreviste con Gerardo Ortega Maya en el mismo restaurante Toks de Polanco para que nos ayudara en el asunto. Él me dijo que sí nos podía ayudar pero que necesitaba 10 mil dólares para dárselos al comandante de la AFI en la Siedo, de apellidos Vázquez Reyes, para que nos estuviera informando sobre la situación de los 10 detenidos”.

Cuatro días después, se habría concretado otra cita con Ortega Maya en el mismo Toks de Polanco, donde dice que le entregaron 100 mil dólares americanos más que serían repartidos entre los Ministerios Públicos que traían la averiguación previa de los 10 detenidos durante el enfrentamiento con el Ejército donde murió Luis Alberto Sarabia, según está consignado en el documento del relato de la testigo protegida.

Pero de todas estas imputaciones que hace “Libre” en contra de Ortega Maya, no existe ninguna prueba.

La trampa de Marisela

La titular del Juzgado Segundo de Distrito, en Naucalpan Estado de México,  solicitó a la que PGR el auto de formal prisión por delincuencia organizada contra Ortega Maya. 

Sin embargo lo negó, por considerar que no existían las pruebas suficientes, entregando sólo el auto de formal prisión por las armas y cartuchos que supuestamente decomisaron en sus vehículos el día que fue detenido en su casa de Huixquilucan.

Las armas que los encapuchados de la PGR y del Ejército presuntamente encontraron en los vehículos del abogado, fueron sometidas a peritajes en dactiloscopia y los resultados arrojan que no se encontraron huellas de Ortega Maya en el armamento.

Pese a que todo evidenciaba la farsa de la PGR, desde el pasado 28 de junio el abogado cuyo delito hasta ahora parece ser la amistad con el general Tomás Ángeles Dauahare, sigue preso en el Cefereso 3 de Matamoros, Tamaulipas.

Como la de Naucalpan, Estado de México no prosperó, se inició una nueva causa penal en su contra en el Juzgado Décimo de Distrito de Procesos Penales Federales con sede en el Distrito Federal.

En esta causa penal, la 57/2012, la testigo protegido “Libre” y su pareja sentimental Eynar Rodrigo Lozano Mendoza, quien también se hizo testigo protegido de la PRG, lo señalan ahora como uno de los jefes del grupo delictivo de los “Cabrera Sarabia”.

A la fecha no hay prueba alguna que demuestre que él vendía información para la organización de “El Chapo”.

De fondo todo apunta a que se trata de un caso fabricado en las entrañas de la PGR, donde conocían la amistad que unía desde hace muchos años al abogado Maya con el general Ángeles Dauahare.

Fue Marisela Morales, entonces procuradora de la República, quien sabía de esta relación de amistad entre el militar y el abogado.

Por eso en marzo de 2012, cuando Morales Ibáñez y Ortega Maya se encontraron en el funeral del exprocurador general de la República, Jorge Carpizo, la funcionaria lo invitó a sumarse a su equipo de trabajo en la PGR.

¿Dónde está Avigaí?

Para desahogar los trámites correspondientes, Morales asignó a dos personajes cercanos a ella, el teniente coronel Avigaí Vargas Tirado y Manuel Arroyo Hernández, este último exfuncionario de la SSPDF a quien apodaban el “Comandante Tlacoyo”.

Con el pretexto de aplicarle exámenes de confianza, ambos personajes conocieron de cerca información personalísima de Ortega Maya, su familia, su domicilio, cuentas bancarias y actividades rutinarias. Todo fue una trampa.

Más tarde cuando Ortega Maya fue detenido, la PGR utilizó toda la información que él mismo proporcionó para armar una historia compleja de corrupción y delincuencia organizada, cuando el abogado se negó a declarar en contra del general Tomás Ángeles.

Como parte de este plan para derrocar a Ángeles Dauahare y lograr relacionarlo con la delincuencia organizada, al mando castrense también le tendieron una trampa a través de la cual le pedían recomendara a un abogado de toda su confianza.

Ángeles Dauahare recomendó a Ortega Maya, quien accedió a entrevistarse con un potencial cliente que contrataría sus servicios como abogado.

Maya acudió a una cita para entrevistarse con el posible cliente, a quien nunca antes había visto ni tenía conocimiento de sus negocios. Era una mujer le que expuso que su problema consistía en recuperar algunos bienes decomisados a un hermano.

Le advirtió que de tomar el caso, tendría que ganarlo, de lo contrario, le cortarían la cabeza. Maya se negó a tomarlo.

Esa mujer que se hizo pasar como abogada en aquella cita, era Esther Yadira Huitrón Vázquez, la testigo protegido “Libre” que hoy lo acusa de trabajar para ella y los “Cabrera Sarabia”.

El plan para ligar al general Tomás Ángeles Dauahare con los cárteles de la droga estaba en marcha desde la PGR. En ese entramado, Ortega Maya era una pieza más para llegar al militar.

Maya fue detenido sin orden de aprehensión, ni orden de cateo expedida por un juez. Despojado, amenazado, torturado en las oficinas de la SEIDO ubicadas en López número 14, en la colonia Centro, donde su familia lo encontró vejado días después de su captura.

Uno de los relatos presentados ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) refiere que fue navajeado en ambas piernas y sobre las heridas pasaron cables eléctricos, mientras estaba vendado.

Durante esos días de tortura, Ortega Maya reconoció la voz del teniente coronel Avigaí Vargas Tirada, como el autor que dirigía vía telefónica la golpiza de la que fue víctima.

Más de una vez sus torturadores le mencionaron que él era la pieza clave para atrapar al general Tomás Ángeles, por la amistad y cercanía que mantenían.

La CNDH, que ha hecho poco o casi nada por los derechos mínimos de Ortega Maya, tiene en su poder la acusación que refiere una larga  lista con los nombres de funcionarios de la SEIDO que han participado en esta trama llena de vejaciones.

Los que saquearon su casa de Huixquilucan y participaron en la tortura en la oficina de López 14, Centro Histórico fueron, según Ortega Maya: Esteban Jiménez Román, David Alejandro Guevara Vargas, Hugo Guevara Puertos, Liliana Loyola Guerrero, Janis Vázquez Castillo y Hugo Jesús Ortiz Hernández.

Y más arriba de todos ellos, Avigaí Vargas Tirado, bajo las órdenes de Marisela Morales. En noviembre de 2012 fue premiado por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, pese a que ya existía la acusación de tortura en su contra que inició Ortega Maya.

Avigaí Vargas ha salido a relucir como un personaje clave que ejecutó, con la presunta anuencia de Marisela Morales,  el plan para incriminar a Tomás Ángeles y otros generales .

Ahora ha pasado casi un mes desde que Tomás Ángeles Dauahare salió del penal del Altiplano en Almoloya de Juárez. El juez ordenó su libertad al no haber pruebas de  su vínculo con los cárteles de la droga.

Las acusaciones formuladas por la PGR de Marisela Morales se vinieron abajo y con ello se destapó la cloaca que parecía haber sido el sello de la casa durante el sexenio calderonista.

Pasada la euforia, el abogado Ortega Maya sigue preso en Matamoros, Tamaulipas. Cada día es importante. Su salud está menguada y a un año de prisión, ha bajado 45 kilos de peso.

Los defensores denuncian que dentro del penal de Matamoros, Ortega Maya despierta por los perros de ataques; lo desnudan de 15 a 20 veces al día y es obligado a realizar ejercicio totalmente desnudo ante las burlas de los custodios.

Ninguna autoridad de la PGR aceptó viajar a Matamoros, para el inicio de las audiencias, que en últimas fechas anunciaron se efectuarían vía electrónica entre Tamaulipas y el Distrito Federal.

Crónica de una detención…

— 3 de marzo 2008
Fue removido del cargo de subsecretario de Defensa Nacional.

— Finales del 2011
El general se percató que era víctima de espionaje telefónico, pero dice no haberle preocupado por no tener nada que ocultar.

— 2 de mayo 2012
El Mayor Ivan Reyna Muñoz declaró en contra de Ángeles.  Dijo que había escuchado que el General tenía contacto y protegía al Cártel de Sinaloa.  

— 15 de mayo 2012
Fue detenido cuando arribó a su departamento en Cuernavaca por militares que portaban una orden en su contra. Fue arraigado por presuntos nexos con el Cartel de los Beltran Leyva.  

— 22 de mayo 2012
Sergio Villarreal “El Grande”, poderoso narcotráficante detenido en el 2010, declaró que el general Ángeles recibía 500 mil dólares mensuales para proteger al Cártel de los Beltrán Leyva. 

— 23 de mayo 2012
“El Grande” fue extraditado.  

— Junio 2012
Reyez Muñoz interpuso una queja en Derechos Humanos por la presión ejercida sobre él para dar su declaración el 2 de mayo. 

— 6 de agosto 2012
El Juez Tercero de Distrito en Materia Penal del Estado de México dicta auto de formal prisión al considerar que existen indicios suficientes como probable responsable de los delitos de delincuencia organizada y contra la salud. El General apeló el auto de formal prisión en un tribunal unitario.

— 15 de enero
La PGR reconoce ante un juez federal que no se siguieron las diligencias necesarias para corroborar las declaraciones de los testigos protegidos “Jennifer” y “Mateo” (Sergio Villarreal).

— 17 de enero 2013
El General solicitó cerrar su juicio de apelación para que se le dictara sentencia con base en las declaraciones de “Jennifer” y “Mateo” sin contrainterrogarlos. Fue ratificado el auto de formal prisión en el Quinto Tribunal Unitario de Circuito.

— 17 de abril 2013
El General Ángeles sale libre del penal Almoloya de Juárez tras al confirmación de Jesús Murillo Karam, titular de la PGR en el actual sexenio, de que no existían pruebas en su contra.


Notas relacionadas

Ago 21, 2012
Lectura 15 min

TOMASÁNGELES

Otro presunto culpable

Raúl Tortolero


Ago 21, 2012 Lectura 15 min

Ago 6, 2012
Lectura 8 min

TOMASÁNGELES

Un General en peligro

Raúl Tortolero


Ago 6, 2012 Lectura 8 min

Jul 25, 2012
Lectura 3 min

TOMASÁNGELES

‘No me han encontrado nada’

Roberta Carrillo


Jul 25, 2012 Lectura 3 min

Jun 25, 2012
Lectura 3 min

Comentarios