¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

ATAQUESDEODIO

SRE debe defender a mexicanos de Trump

Imelda García

Ante el aumento de ataques contra ciudadanos mexicanos en Estados Unidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) debe procurar medidas para protegerlos y minimizar así el daño que pueda causarles el discurso de odio de Donald Trump.

 


Ago 4, 2016
Lectura 7 min

34.6 millones de personas de origen mexicano viven en Estados Unidos

México intencionalmente nos está enviando criminales violentos para hacerle daño a los estadounidenses y nuestras autoridades están siendo tontas en lidiar con los inmigrantes que se encuentran en el país ilegalmente”

- Donald Trump

Candidato republicano a la presidencia de EU

Con la campaña “MxVsTrump”, senadores del PRD concientizan a los mexicanos en EU sobre el peligro de apoyar al republicano

Es necesario contar con una postura enérgica de defensa de los intereses de nuestro país y nuestros connacionales en Estados Unidos, así como estar alertas frente a los peligros que representa este tipo de discurso de odio”

- Clemente Castañeda

coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados

Ante el aumento de ataques contra ciudadanos mexicanos en Estados Unidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) debe procurar medidas para protegerlos y minimizar así el daño que pueda causarles el discurso de odio de Donald Trump.

 

Clemente Castañeda, coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, presentó un punto de acuerdo ante la Comisión Permanente para que la SRE elabore un informe sobre los ataques de odio contra los mexicanos en Estados Unidos.

 

Para el legislador, el Gobierno mexicano debe defender a sus ciudadanos sin importar dónde están y, con más razón, cuando un personaje público con más reflectores los ataca directamente.

 

“Es necesario contar con una postura enérgica de defensa de los intereses de nuestro país y nuestros connacionales en Estados Unidos, así como estar alertas frente a los peligros que representa este tipo de discurso de odio”, llamó Castañeda.

 

El legislador cita varios informes; uno de ellos es el del Southern Poverty Law Center –una organización que estudia los grupos de odio y organizaciones extremistas en Estados Unidos-, que señala que la campaña de Trump inyecta cada vez más “odio real”.

 

A partir de junio del 2015, cuando el hoy candidato republicano comenzó con sus esfuerzos para lograr la nominación de su partido, los ataques a hispanos en el país del norte, se han multiplicado.

 

Aumentan ataques

 

Apenas pasaban las 12:30 de la madrugada del 19 de agosto del 2015 cuando, en las calles de la ciudad de Boston, un hombre en situación de calle fue golpeado por dos sujetos.

 

Originario de México, el indigente de 58 años poco pudo hacer para defenderse de los golpes con un tubo, los puñetazos y patadas que dos norteamericanos le daban en todo el cuerpo.

 

El colmo de la humillación llegó minutos después, cuando los atacantes decidieron que era buena idea orinar en la cabeza del hombre. Después de hacerlo, se retiraron del lugar.

 

Dos días después los atacantes fueron detenidos. Ante la policía, ambos dijeron que Donald Trump tiene razón al querer deportar a todos los inmigrantes ilegales.

 

El empresario ya había prendido la mecha del odio racial. Ese caso fue solo una muestra.

 

El monstruo adormecido de los ataques raciales había permanecido más o menos controlado en Estados Unidos durante los años recientes. Una política de inclusión había conseguido que la discriminación contra los hispanos se mantuviera más o menos controlada.

 

Sin embargo, los constantes ataques de Donald Trump fueron ganando adeptos en el país del norte 

y algunos decidieron expresar su inconformidad golpeando o maltratando a miembros de la comunidad hispana.

 

Los ataques han ocurrido después de las múltiples frases de odio contra la comunidad hispana que han sido pronunciadas por el hoy candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

 

“Esa gente está causando estragos a nuestra población”. “México intencionalmente nos está enviando criminales violentos para hacerle daño a los estadounidenses y nuestras autoridades están siendo tontas en lidiar con los inmigrantes que se encuentran en el país ilegalmente”. “Los líderes mexicanos son más astutos y nos están matando en la frontera y nos están matando en los tratados comerciales”, ha dicho Trump.

 

Y no solo contra los latinos. En general, el discurso del empresario convertido en político está plagado de expresiones que llaman a la violencia.

 

“Si ven a alguien listo para tirar un tomate, golpéenlo con todo, yo prometo pagar los gastos legales que genere”. “¿Saben lo que le hacían a tipos como estos cuando se encontraban en un lugar como éste? Los terminaban sacando en una camilla”. “Me gustaría darle un puñetazo en la cara”. 

 

“Sáquenlo, traten de no hacerle daño; si lo hacen yo los defenderé en Corte”. “Ellos comenzaron a regresar los golpes, fue algo hermoso”. “Parte del problema es que ya nadie quiere hacerse daño entre sí”, ha dicho Trump.

 

En Estados Unidos viven al menos 34.6 millones de personas de origen mexicano, por lo que estos dichos impactan a una gran cantidad de personas.

 

El diputado mexicano Clemente Castañeda lanzó un llamado a las autoridades mexicanas para reforzar la defensa de los connacionales en Estados Unidos.

 

¿Y cómo empezar? Primero, trabajando en un informe sobre si ha habido o no un aumento a los ataques de odio contra los mexicanos.

 

“(Y así) las autoridades sean capaces de diseñar las estrategias adecuadas para proteger y defender los derechos de los mexicanos”, expone el legislador.

 

‘Efecto Trump’

 

Diversas organizaciones y actores sociales en EU coinciden en que la postura del candidato presidencial del Partido Republicano ha provocado un “Efecto Trump” que ha acarreado más ataques contra la comunidad hispana.

 

“Al examinar unos 5 mil comentarios recogidos entre educadores de todo el país, el Centro (Southern Poverty Law Center) destacó que por lo menos mil de ellos mencionaron a Trump como el factor que provoca tensión racial y religiosa en centros educativos”, sostiene Castañeda en su argumentación.

 

La organización civil National Leadership Agenda, dice que los ataques de odio han aumentado en un 50 por ciento en los últimos cinco años, debido a una retórica anti-inmigrante.

 

Clemente Castañeda cita también los trabajos realizados por Juan Escalante, del grupo America’s Voice –organización dedicada a la promoción de los derechos de los inmigrantes-, quien ha hecho un “mapa del odio” sobre los incidentes de racismo que se han registrado en la campaña.

 

“Los golpes, abusos verbales y físicos, y otro tipo de violencia, son inspirados por el candidato”, cita el legislador a Escalante.

 

Clemente Castañeda afirma que hasta ahora, las acciones violentas en los eventos públicos de Donald Trump se han mantenido controladas por la importante presencia de las fuerzas de seguridad.

 

“Los discursos de odio son el caldo de cultivo para la intolerancia y la violencia (…) Los discursos de odio, adicionalmente, generan desconfianza y miedo al señalar como una amenaza a todo aquel que es diferente por su color de piel, su religión o su lugar de origen”, sentencia el diputado.


Notas relacionadas
Comentarios