Si bien la relación entre el Ejecutivo federal en turno y la prensa en México históricamente ha sido de hostilidad o sumisión, el presidente Andrés Manuel López Obrador mantiene su estrategia de confrontarse con los medios de comunicación aún en plena crisis de asesinatos de periodistas. Así lo demostró en la semana posterior al asesinato de Lourdes Maldonado.

Jan-Albert Hootsen, representante en México de CPJ, explica que “el mayor problema con el discurso del Presidente no es tanto que él y su Gobierno estén cometiendo actos de violencia contra periodistas, no creo que exista una violencia física sistematizada, sería equivocado suponer algo así, sin embargo, esto no significa que no tenga consecuencias.

“El compromiso que él tiene con el tema de violencia e impunidad contra periodistas, no se materializa mucho. A final de cuentas, está más preocupado por cuestiones de política, de ideología, en generar divisiones entre los medios y el Gobierno. Es grave, quiere decir que no existe voluntad para implementar las reformas que estamos pidiendo”.

Como ejemplo, menciona que, a días de que su administración contabilizara 52 periodistas asesinados en poco más de tres años, el primer mandatario dedicó buena parte de su conferencia mañanera a decir que “son muy pocos los periodistas que están cumpliendo con el noble oficio de informar” y reiteró su interés en exhibirlos públicamente.

Hootsen advierte que esto también debe causar preocupación ya que, tradicionalmente, el Gobierno de México no suele moverse y actuar si no es bajo presión de la opinión pública. Algo que se dificulta cuando es el mismo Presidente quien se encarga de desacreditar a figuras como los periodistas del país.

“El Presidente tiene un apoyo popular muy grande, muy ideológico y muy leal. Muchas personas le siguen en sus comentarios y, cuando el Presidente está constantemente diciendo que los periodistas son “mentirosos”, “adversarios”, entonces va a ser cada vez más difícil convencer a la opinión pública de que investigar crímenes contra la prensa es importante”.

También puedes leer:

Libertad de expresión y periodistas bajo asedio

Riesgo de censura por control de contenidos