La cantidad de aspirantes que cada año se queda sin entrar a la UNAM revela un problema: las condiciones no dan a basto a la demanda tan grande de educación superior. Sin embargo, ya se avista otro inconveniente: los estudiantes parecen estar optando por un número muy reducido de carreras, lo que hará que al graduarse sea más complicado encontrar trabajo de lo que estudiaron.

De acuerdo a los datos que revela la UNAM en su documento ¿Cómo ingreso a la UNAM? las carreras más demandadas acaparan el 60 por ciento de los estudiantes que buscan ingresar a la institución. Éstas son:

Medicina

Enfermería

Cirujano dentista

Veterinaria

Economía

Derecho

Psicología

Biología

Administración

Contaduría

Arquitectura

Relaciones internacionales

Pedagogía

Para dar una idea de lo peleados que están los lugares para ingresar, en 2016 en total unos 24,597 estudiantes aspiraron a uno de los 333 disponibles para estudiar la carrera de médico cirujano. 

Recomendado: UNAM abre más de 3 mil espacios para estudiantes de nuevo ingreso

De acuerdo al Observatorio Laboral, quienes ubican medicina como la octava carrera mejor pagada, quienes cuenten con esta especialidad ganarán aproximadamente 14 mil 610 pesos mensuales. Medicina es la única de las 13 carreras mencionadas anteriormente que aparece en el top diez de las mejores pagadas. La número uno del top es química con 25,486 pesos mensuales. 

El resto de las licenciatruras reciben un pago mucho menor, puesto que al ser tantos los profesionistas baja el monto en que se cotiza el puesto. De acuerdo al INEGI, una vez graduados, hasta el 66 por ciento de los jóvenes trabajan en ámbitos distintos a los de su profesión ya que los puestos son demasiado demandados.  

Recomendado: UNAM destina 1% de su presupuesto a seguridad; aumentan quejas por violencia sexual