¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

STUANL

Sindicato UANL hace su ‘guardadito’

Jesús Padilla

El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León tiene detenido el pago a empresas que le dan créditos a sus agremiados (STUANL).

El Sindicato retiene el dinero en las nóminas de los trabajadores, pero luego esos recursos no llegan a los proveedores y la deuda sigue creciendo.

Por esta razón los agremiados ya no son objeto de crédito y no hay una explicación de a dónde se están enviando esos recursos.

El gremio le debe dinero a mueblerías, comercios departamentales, distribuidoras de electrónicos y joyerías, entre otros negocios.  


Oct 17, 2014
Lectura 4 min

"A mí me están rebajando la estufa. El recorte me aparece cada quince días porque tengo el préstamo con Famsa. Y está mal, aunque ellos (el sindicato) son quienes deben arreglar ese problema"

- Enrique Montemayor

Trabajador pensionado

http://youtu.be/NmF-j7Wwd10

El Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León tiene detenido el pago a empresas que le dan créditos a sus agremiados (STUANL).

El Sindicato retiene el dinero en las nóminas de los trabajadores, pero luego esos recursos no llegan a los proveedores y la deuda sigue creciendo.

Por esta razón los agremiados ya no son objeto de crédito y no hay una explicación de a dónde se están enviando esos recursos.

El gremio le debe dinero a mueblerías, comercios departamentales, distribuidoras de electrónicos y joyerías, entre otros negocios.  

Algunas empresas reportan entre 8 y 12 quincenas de retraso, cuando anteriormente el máximo de incumplimiento llegaba a 4 quincenas.

Algunos proveedores hablan de adeudos de cerca de 3 millones de pesos como monto total.

Y esto sucede cuando en la UANL se habla de la salida del rector Jesús Ancer, que estaría anunciando su salida para contender o simplemente acceder a algún cargo público.  

Algunas de estas empresas proveedoras ya niegan abrir nuevos créditos para los trabajadores de la Universidad a causa de este incumplimiento, mientras los agremiados han estado pagando puntualmente porque los recortes los hace directamente el sindicato de sus nóminas.

No hay una explicación del destino de estos montos que recortan a los trabajadores y que luego no llegan a los proveedores del sindicato que dirige  Óscar de la Garza Castro, secretario general del STUANL.

Reporte Indigo entrevistó a pensionados y trabajadores que están pagando bajo este esquema de rebaja por nómina.

Elida Reyes Segovia, trabajadora de la UANL, aseguró que acudió a una institución a solicitar un préstamo, pero se lo negaron con el argumento de su sindicato no cuenta con fondos.

“Me dijeron que no me podían prestar dinero porque no les ha pagado el sindicato.

“Y le dije que yo no debía dinero, porque a mí me lo rebajan. Pero me dicen que el sindicato no les ha pagado otras deudas”, reveló la mujer.

Aunque ella no tiene deudas, esto le provocó que ahora no es sujeto de crédito.   

“Yo les dije que cada quince días por nómina, en un crédito me rebajan 800 pesos y en otro mil pesos”, reiteró la trabajadora.

En el recibo de nómina, el recorte no es perdonado por el sindicato, por lo que los empleados piden transparencia en el manejo de sus recursos.

Enrique Montemayor, trabajador pensionado de la UANL, explicó que esta situación es grave para todos los agremiados.

“A mí me están rebajando la estufa. El recorte me aparece cada quince días porque tengo el préstamo con Famsa. 

“Y está mal, aunque ellos (el sindicato) son quienes deben arreglar ese problema”, dijo Montemayor.

Pero los trabajadores pensionados además exigen transparencia con el dinero que está administrando el sindicato a través del Fondo de Pensiones.

Según agremiados, los pensionados aportan el 9 por ciento de su salario desde 1999, pero desconocen la cantidad de dinero que suma el monto total de estos recortes. 

Son poco más de mil personas en esta situación.

Hablan de un gran total de 400 millones de pesos que estaría depositado en la institución de crédito que administra el fondo Afirme.

Ese dinero es de retenciones a las personas jubiladas y aportaciones del Gobierno Federal, esto para fortalecer el Fondo de Pensiones.

Además, los jubilados aseguran que en Afirme, sólo hay certeza de que suman 140 millones de pesos, una parte de todo lo rebajado por el sindicato.

También reclaman recortes excesivos por el sindicato, sin alguna justificación.

Los incumplimientos también estarían repercutiendo en los proveedores de servicios.

Extrabajadores y empleados del sindicato universitario piensan que los recursos fueron utilizados para otros fines.


Notas relacionadas

Oct 20, 2014
Lectura 3 min

STUANL

Calla sindicato sobre el ‘guardadito’

Jesús Padilla


Oct 20, 2014 Lectura 3 min

Comentarios