El secretario de Desarrollo Social del Estado, Genaro Alanís de la Fuente, ofreció respuestas que no generan certeza sobre la pobreza en Nuevo León durante su comparecencia virtual en el Congreso.

La coordinadora de la bancada Independiente Progresista, Claudia Tapia Castelo, le preguntó al funcionario estatal en la glosa del Quinto Informe del Gobierno que si después de cinco años de trabajo y de tanto presupuesto invertido, se podía hablar de que Aliados Contigo erradicó el hambre y desigualdad social en los ocho polígonos que atiende.


La diputada Claudia Tapia Castelo calificó como un fracaso al programa Aliados Contigo

“No, diputada, definitivamente no. Ya Coneval el año anterior calificó con una pobreza extrema de cinco por ciento. Estamos hablando aproximadamente de 24 mil a 25 mil personas, definitivamente no”, contestó Alanís de la Fuente.

Las cifras que citó el funcionario son de una medición del Consejo Nacional de Evaluación de Política de Desarrollo Social (Coneval) de 2018, que califica a Nuevo León con 0.5 por ciento de personas en extrema pobreza, es decir 25 mil 200 ciudadanos en esta situación.

El Coneval identifica en pobreza extrema a la población que, aun al hacer uso de todo su ingreso en la compra de alimentos, no puede adquirir lo indispensable para tener una nutrición adecuada. Aliados Contigo surgió como estrategia para disminuir los índices de pobreza y marginación de la población en las zonas más vulnerables de Nuevo León.

Ante las respuestas del secretario de Desarrollo Social, la legisladora Claudia Tapia Castelo calificó como un fracaso al programa, al considerar que aún hay pobreza extrema en este estado.

“Las cifras del Coneval siguen aumentando, habrá que asumir entonces el fracaso de toda la inversión, de todo el trabajo y del tiempo que se ha destinado a Aliados Contigo y que no se pueda hablar de resultados positivos en esos ocho polígonos. Que no tenga una medición exacta habla mucho del fracaso de este tema”, respondió Tapia Castelo a Alanís de la Fuente.

El secretario de Desarrollo Social señaló que la pandemia por COVID-19 podría generar más pobreza en Nuevo León y esto, según el funcionario, echará por la borda los supuestos avances del programa.


La pandemia, por ende, nos está metiendo gente a un estatus de vida que, lógicamente, nos puede estar retirando del avance que llevamos de la extrema pobreza

Genaro Alanís de la Fuente

Secretario de Desarrollo Social

Las contradicciones de Alanís sobre la pobreza

En 2018, arrancó el programa Hambre Cero Nuevo León, una estrategia integrada para ayudar a 160 mil personas con ingresos inferiores a la línea de bienestar mínimo que aunque destinen todo su salario no podrían adquirir los nutrientes necesarios para tener una vida digna.

Este proyecto es parte de la Secretaría de Desarrollo Social, en conjunto con el Banco de Alimentos de Cáritas de Monterrey, el sector privado, organizaciones civiles, universidades y el Consejo Nuevo León. Se trata de un esfuerzo interinstitucional derivado del Plan Estratégico 2030 para erradicar la pobreza extrema alimentaria y el desperdicio de alimentos.

Pero a Genaro Alanís de la Fuente, titular de la Secretaría de Desarrollo Social, no le salieron las cuentas en su comparecencia virtual sobre los resultados de este otro programa. La coordinadora de la bancada Independiente Progresista, Claudia Tapia Castelo, le preguntó cuál sería el porcentaje de las familias que no pueden adquirir los alimentos más indispensables para sobrevivir.

El funcionario, en un principio, no respondió y justificó que hoy sería muy arriesgado dar una cifra real, pues se están cerrando diversas fuentes de empleo por la pandemia de COVID-19.

160

mil personas hay en Nuevo León a las que no les alcanza para comer

“Ahorita sería arriesgado darle una cifra muy real, porque, pues, esto va de la mano del avance de la extrema pobreza o de la gente que ocupa el auxilio alimentario, y va también de la mano de cómo de repente están cerrando fuentes de empleo”, mencionó.

De manera sorpresiva, Alanís de la Fuente dijo que se habían atendido a 164 mil ciudadanos que recibieron auxilio alimentario. Es decir, habría cumplido con la meta de 160 mil neoleoneses que Cáritas informa en su página de internet como las personas a las que no les alcanza para comer.

“Yo en lo personal he andado recorriendo los diversos distritos de transformación y la zona rural y más pobre del estado y no podría precisar hasta donde hemos crecido”, contestó el funcionario.

También puedes leer: La década perdida, se agudiza brecha de pobreza