En la elaboración del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2019 que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó a la Cámara de Diputados este fin de semana, se olvidó un detalle que preocupa a la sociedad civil.

Dentro del Proyecto del PPEF 2019 no existe ningún concepto en el que se estime otorgar dinero para la transición de la Procuraduría General de la República (PGR) a la Fiscalía General de la República (FGR).

Lo anterior ocurre pese a que el pasado 14 de diciembre fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la Ley Orgánica de la FGR luego de haber sido aprobada por el Congreso de la Unión y ratificada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Además de que el lunes pasado el mismo Congreso declaró la entrada en vigor de la autonomía constitucional de la Fiscalía General.

En la propuesta para el presupuesto presentada por el Gobierno federal todavía se toma en cuenta la Procuraduría General, la cual incluso tendría menos presupuesto para el 2019 comparado con el 2018.


De acuerdo con el PPEF, el gobierno de López Obrador estima que la PGR utilice para sus funciones 15.3 mil millones de pesos. En este 2018, el Presupuesto de Egresos contempló la utilización de 16.2 mil millones de pesos, una reducción equivalente a 6 por ciento

La Ley Orgánica de la Fiscalía General detalla que es responsabilidad de la Cámara de Diputados contemplar la asignación de presupuesto para que dé inicio la transición de la PGR a la FGR.

“La Cámara de Diputados, tomando en cuenta el principio de austeridad, contemplará en el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2019 y subsecuentes, la asignación y garantía de la suficiencia presupuestal para la instalación de la Fiscalía General de la República y la ejecución de la planeación estratégica de transición”, se lee en el artículo séptimo transitorio de la Ley Orgánica.

Es decir, que aún cuando la SHCP no desglosó el dinero para la transición de la Fiscalía General, la Cámara de Diputados tendrá oportunidad de definirlo antes de que termine este 2018, en la aprobación del paquete económico para el año entrante.

“Nuestra preocupación ahora es que en el proyecto de presupuesto no se menciona nada de la transición cuando la Ley Orgánica que ya está aprobada, ya está publicada, establece que la Cámara de Diputados debe de definir recursos suficientes para iniciar ese procedimiento”, explicó Ana Aguilar García, directora de proyectos del Instituto de Justicia Procesal Penal (IJPP) que integra el colectivo #FiscalíaQueSirva.

La especialista detalló que aún cuando la Ley Orgánica no contempla un periodo de transición definido, sí es importante que el Poder Legislativo designe los recursos para que éste inicie ya que, como ha sucedido con otras instituciones que se han modificado en estructura, requieren amplias sumas de dinero para su renovación.

“Lo que vemos es que en el documento presentado en la Cámara de Diputados se le reduce el presupuesto a la PGR. Es decir, se mantiene la PGR como institución, lo que también resulta extraño porque ya está la declaratoria de órgano constitucional autónomo de la Fiscalía General. Obviamente falta que se discuta el presupuesto. Pero no es barato pasar de una institución a otra si no tienes dinero”, agregó Aguilar García, en entrevista con Reporte Indigo.

La conformación de la FGR ha dividido opiniones; una de las más críticas ha sido la de la sociedad civil la cual ha cuestionado que no se realizaran modificaciones constitucionales al artículo 102 para dotar de autonomía e independencia el nombramiento del fiscal.

En contraste, la Fiscalía General nacerá con la posibilidad de que su titular pueda ser removido por el presidente con la aprobación del Senado.

La FGR también contará con la figura de un coordinador general el cual tendrá amplias atribuciones. Este cargo ha sido señalado de confundir sus funciones con las del fiscal general al grado de considerarse que concentra el mismo poder o más, ya que éste no está supeditado al Legislativo.

También puedes leer:

¿Y el presupuesto anticorrupción? Por Imelda García