El cabildeo no le resultó al gobernador Jaime Rodríguez Calderón. Aunque Nuevo León puede recibir un aumento de 5.8 por ciento en el presupuesto 2019, los recursos otorgados por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no contemplan la Presa Libertad, uno de los proyectos prioritarios de “El Bronco”, que de alguna manera constituiría su legado en infraestructura.


El análisis realizado por la representación del Gobierno de Nuevo León en la Ciudad de México, a cargo de Waldo Fernández, prevé para esta entidad un aumento de 4 millones 178 mil pesos. Es decir, de tener 71 millones 530 mil pesos, el estado podrá contar con 75 millones 709 mil pesos

Sin embargo, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) no considera dinero para la construcción de la Presa Libertad y el monto para la compra de vagones y para la ampliación de dos penales será mucho menor a lo pactado con el titular del Ejecutivo.

La compra de vagones del metro requería mil 800 millones y la propuesta contempla sólo 250 millones, es decir, apenas 14 por ciento. Mientras que para la ampliación de los centros penitenciarios en Apodaca y Cadereyta se esperaban mil millones y, al parecer, sólo recibirán 250, lo que equivale a 25 por ciento de lo solicitado.

El secretario de Seguridad Pública, Aldo Fasci, ya se pronunció al respecto y dijo que la primera etapa de la ampliación de los Ceresos va a continuar para no causar retrasos y alojar en ambos a 800 reos. La Presa Libertad no corre con la misma suerte al no tener recursos.

“La Presa Libertad ya cuenta con clave en la cartera de inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, por lo que las autoridades estatales trabajan en vencer la limitante presupuestal. El proyecto de construcción de este embalse requiere al menos de 4 mil 948 millones de pesos”, menciona un comunicado del 7 de septiembre emitido por el Gobierno de Nuevo León.

Pero la presa no figura en el PPEF entregado este sábado al Congreso federal por Carlos Urzúa, secretario de Hacienda, con quien apenas el 11 de diciembre se había reunido “El Bronco”. Quizá este proyecto en los municipios de Linares y Montemorelos era el más importante, obra clave del Plan Hídrico 2030 de la entidad que el gobernador se había comprometido a iniciar en el primer trimestre de 2019.

La construcción del embalse tendría una inversión de 10 mil millones de pesos y el Gobierno federal aportaría la mitad, según las negociaciones con el entonces presidente electo, el 19 de octubre, durante su gira de agradecimiento.

“Vamos a apoyar al gobernador para que haya abasto de agua en Monterrey y en la zona conurbada. Vamos a apoyar con la construcción de la Presa Libertad, es nuestro compromiso”, mencionó el tabasqueño. Y aunque no reveló montos, el comunicado oficial sobre ese evento asigna un apoyo de 5 mil millones de pesos.


Con esta negativa de dinero, la crisis de infraestructura que enfrenta la entidad se agudiza. En lo que va del sexenio de Jaime Rodríguez no se ha inaugurado ningún megaproyecto; por eso pretendía sacar adelante esta presa, que además significaría una alternativa ante el desabasto de agua. La obra quedaría como un legado, su edificación llevaría tres años, tiempo en el que termina la administración de “El Bronco”

Diferentes prioridades

Mientras que en el listado de los Proyectos Prioritarios del Sector Central, López Obrador destaca a los programas sociales, Rodríguez Calderón pide apoyo para infraestructura.

Tan sólo 100 mil millones de pesos estarían invertidos en la Pensión para el bienestar de las Personas Adultas Nacionales y 44.3 mil millones para la beca Jóvenes Construyendo el Futuro, según el PPEF.

Esta política del fundador de Morena calificada por “El Bronco” como asistencialista, incluso desde que ambos contendían por la Presidencia de la República, fue criticada nuevamente tras la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), celebrada el 4 de diciembre.

“Si Nuevo León crece, el país crece. Y nosotros queremos crecer en la industria, en el comercio, en el negocio y no en el asistencialismo”, dijo el excandidato presidencial a las afueras de Palacio Nacional.

Jaime Rodríguez también argumentó que la entidad que gobierna tenía que ser privilegiada en el reparto del presupuesto debido a su aporte al PIB.

Apenas este 10 de diciembre de 2018, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) publicó los resultados del Producto Interno Bruto (PIB), por Entidad Federativa, 2017, donde sólo después de la capital del país y el Estado de México, Nuevo León apareció en tercer lugar en aportaciones.

La entidad regiomontana también está en tercer lugar entre las entidades que más contribuyeron al PIB total de las actividades terciarias, es decir, comercio y servicios. Mientras que en las actividades secundarias (sector industrial), ocupa el primer lugar con 9.2 por ciento de las aportaciones.


Si de infraestructura se trata, la prioridad de López Obrador no es la hidráulica, rubro en el que estaría la Presa Libertad. Las entidades con mayor aportación al PIB serían beneficiadas en transporte

Por ejemplo, a la ampliación de la Línea 12 del Metro, en la Ciudad de México (16.5 por ciento del PIB), se le darían mil 500 millones de pesos en el PPEF; al Tren Interurbano México-Toluca, en el Estado de México (9 por ciento del PIB), 3 mil millones de pesos; al tren eléctrico de Guadalajara, en Jalisco (7.1 por ciento del PIB), mil millones.

La reacción está en vilo. En septiembre, “El Bronco” dijo que retiraría a Nuevo León del Pacto Federal si no recibía participaciones en la proporción que recauda impuestos al país. En diciembre amagó con que llamaría a los neoleoneses a no pagar impuestos si López Obrador le quitaba dinero a la entidad.