Especialistas señalan que las autoridades locales no muestran sensibilidad ante esta problemática


"Utilizar el asesinato de mujeres  como un elemento político para golpear a otro , eso es perverso, por eso es que en ningún estado de la república se ha podido implementar la alerta"

Guadalupe Ramos Ponce

especialista en violencia
contra la mujer

http://youtu.be/03Tdxi1W35c

Junio del año 2013. Diversas organizaciones civiles y políticas, entre las que se encontraba el Movimiento Regeneración Nacional en Jalisco, entregaron un pliego petitorio al entonces secretario General de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez, para que la actual administración de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz activara la alerta de género.

La petición no fue realizada y, contrario a ello, la titular del Instituto Jalisciense de las Mujeres (IJM), Mariana Fernández Ramírez, desestimó en agosto de ese mismo año la protesta y dijo que debido al número de feminicidios registrados hasta esa fecha, no había justificación para activar la alerta. 

A la fecha la solicitud de parte de los colectivos defensores de los derechos de la mujer y partidos de oposición sigue siendo la misma: que se active la alerta de género. 

Ya pasó un año de aquella protesta y las cifras reflejan un incremento en el número de casos de feminicidios suscitados en la entidad, pese a que la Fiscalía General del Estado (FGE) consigna como tal un mínimo porcentaje de los homicidios de mujeres.

Según estadísticas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), disponibles en su portal, desde el inicio de este año hasta el 30 de septiembre se han registrado 99 homicidios a personas del sexo femenino.

De ese total, 46 fueron con arma de fuego, 19 por estrangulamiento, 16 con objeto punzo cortante y 12 con golpes, entre otros casos que se dice desconocer la causa u objeto con que se les agredió.

Para Guadalupe Ramos Ponce, coordinadora estatal del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, especializada en el tema de la violencia contra la mujer, en el estado parece que sólo se pueden contar las mujeres asesinadas, pues son minimizadas desde las autoridades, al mismo tiempo que no existen políticas públicas que traten de prevenir y erradicar la violencia de género.

“Para las autoridades el que aumente (el feminicidio) en un contexto de violencia generalizada, (y) además aumente la violencia contra las mujeres, se minimiza.

“Es como que si esto fuera parte de la violencia que ya está instaurada en el Estado y que por lo tanto no significa más, y que a las mujeres también las están asesinando, es parte de este contexto de violencia”, enfatizó Ramos Ponce, también miembro del Colectivo de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) y académica de la Universidad de Guadalajara (UdeG) .

El llamado federal

El incremento de la percepción y las cifras, no sólo de feminicidios sino de violencia física intrafamiliar, en parejas y desapariciones de mujeres (que son hechos que engloban los procesos feminicidas) generaque desde la oposición y el Gobierno Federal se esté llamando la atención al Gobierno del Estado para que se emita una alerta de violencia de género.

En febrero de este 2014 el pleno del Senado exhortó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, para que en su calidad de presidente del Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres declare las alertas correspondientes.

Así mismo, se pronunciaron en torno a las leyes estatales de la materia para que se armonicen con las federales, estando Jalisco entre las entidades que fueron señaladas para la atención de estos casos.

“En desaparecidas y asesinatos, la cifra es cada vez más alarmante en nuestro estado”, señaló Gildardo Guerrero Torres, diputado local por el PAN, el cual presentó un exhorto al Sistema Nacional para Prevenir, Atender, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en agosto pasado, para declarar la alerta de género en Jalisco.

La iniciativa pedía al Sistema Nacional que instara al gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, a la emisión de la alerta, aunque la propuesta fue desechada con 20 votos en contra y 15 a favor, éstos últimos por parte de la bancada del PAN y Movimiento Ciudadano.

Y es que para Guadalupe Ramos la verdadera institución encargada de presentar una solicitud para emitir la alerta de género es el IJM, puesto que esta institución forma parte del Sistema Nacional, en perspectiva de que con las modificaciones legales que se han hecho en el tema, se está dejando la investigación de los feminicidios a las organizaciones sociales. 

“Ellas son quienes forman parte del Sistema y que tendrían que llevar la propuesta, la pueden hacer en las dos vías, porque en el caso de Jalisco, la ley estatal lo contempla (…) ese mecanismo, de la alerta de género, lo contempla en el estado, pero también se contempla a nivel nacional (…).

“Si quisieran lo pudieran haber hecho aquí desde cuando, ya, activarla y llevarlo al Sistema Nacional”, explicó Ramos Ponce.

Alerta politizada

Pese a los esfuerzos de las organizaciones y el incremento en las cifras, para la académica la alerta no debe generar oposición por parte de las autoridades debido a que se trata de una herramienta preventiva que se ha tomado como foco de alarma en lugares donde se asesinan y desaparecen mujeres. 

“Cuando se discutió en el reglamento que se incluyera la alerta de violencia de género era exactamente otro el sentido, se siguió la lógica del Sistema Nacional de Prevención de Desastres, viene un fenómeno meteorológico, se está acercando un huracán (…) entonces vamos a alertar, vamos a prevenir ahora que viene (…) cuidarnos para sufrir un menor desastre, ante aquello que ya se viene”, manifestó Guadalupe Ramos

Sin embargo también explica que la politización de la alerta ha generado que no se mire la problemática de los feminicidios y sea utilizado por los partidos para manifestar oposición en tiempos electorales.

“Utilizar el asesinato de mujeres como una herramienta, como un elemento político para golpear a otro en un contexto electoral, eso es perverso, entonces por eso es que en ningún estado de la república se ha podido implementar la alerta de violencia de género”, declaró la activista de CLADEM.

Además, explica, también existe utilización partidista desde el gobierno para con los partidos de oposición, aunque no se trate de tiempos electorales, como sucedió con las votaciones en el Sistema Nacional para emitir una alerta en el Estado de México.

“Quienes forman parte del Sistema Nacional de Prevención son las presidentas de los institutos de las mujeres. En ese tiempo la entonces presidenta del IJM, al reunirse el sistema para analizar el primer caso de activación de alerta de violencia de género que estábamos solicitando como Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio en el Estado de México, en ese momento, la entonces presidenta, fue allá a votar a favor. 

“Dijimos ‘qué bueno, qué bueno que fue a votar a favor de la activación de la alerta de violencia de género’, pero en ese momento ella estaba aquí en un contexto de gobierno panista (…) llega acá a Jalisco y le decimos ‘qué bueno que votaste, vota porque acá también se active la alerta de violencia de género”, relató Guadalupe Ramos.

Expresó que con el cambio de gobierno y al llegar el PRI a la gubernatura de Jalisco, como pasó con el Estado de México, la nueva titular votaría en contra de la iniciativa que su antecesora había apoyado, sólo por tratarse de intereses de partido.

Concluye la abogada que es la falta de sensibilidad la que lleva a las autoridades a los manejos perversos de la alerta de género y exhorta al poder local para que tome cartas en el asunto ante la problemática por la que no existen políticas públicas que la combatan, según explicó.

“Es sensibilidad, porque mientras no exista sensibilidad ante estos asesinatos no va a importar el número de mujeres asesinadas, podrán matar una, podrán matar cinco, podrán matar las más de cien, ya llevamos más de mil mujeres asesinadas en los últimos diez años, del 97 a la fecha, que estamos nosotros llevando esa contabilidad, y seguimos contándolas sin que exista política pública, eso te habla de una insensibilidad tremenda”, sentenció Guadalupe Ramos Ponce.