¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

GABINETEMANCERA

Serpientes y escaleras en el GDF

Icela Lagunas

La acusación que la calificó de traidora por parte del PRD tuvo un costo para Rosa Icela Rodríguez, quien resultó la funcionaria más castigada con los nueve cambios que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera realizó a su gabinete.


Jul 16, 2015
Lectura 6 min

Con la salida de Joel Ortega acaba la versión de una venganza orquestada por él en contra de Marcelo Ebrard en el tema de Línea 12

Mancera sacrificó a Héctor Serrano moviéndolo del segundo cargo en importancia en el GDF, para dejar su lugar a Patricia Mercado

La acusación que la calificó de traidora por parte del PRD tuvo un costo para Rosa Icela Rodríguez, quien resultó la funcionaria más castigada con los nueve cambios que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera realizó a su gabinete.

De controlar el brazo más poderoso del Gobierno del Distrito Federal (GDF), la Secretaría de Desarrollo Social, que opera todos los programas sociales de cercanía con la gente de la tercera edad, mujeres y adolescentes, vinculados directamente con el voto en la capital, Rodríguez Velázquez aceptó una de las secretarías más minimizadas, la de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, espacio que le quitaron a Hegel Cortez, pupilo de René Bejarano.

Con ese movimiento de piezas, Mancera Espinosa congeló a Rosa Icela Rodríguez.

Y a la vez fortaleció a uno de los integrantes del círculo rojo de abogados que lo acompañan desde la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), José Ramón Amieva Gálvez, quien dejó la Consejería Jurídica y de Servicios Legales para asumir el control del padrón de beneficiarios de programas sociales de la capital.

Con ese enroque, el jefe de Gobierno capitalino encontró espacio para otro de sus incondicionales, el exdiputado local Manuel Granados Covarrubias.

El exlegislador estaba a días de concluir su papel al frente de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y ahora estará al frente de la Consejería Jurídica.

Uno de los cambios más esperados fue el que Mancera Espinosa realizó en la Secretaría de Gobierno, de la que removió a Héctor Serrano Cortés, cuya cabeza fue exigida hace unas semana por una de las corrientes más poderosas del PRD, la de “Los Chuchos” en voz de los senadores Miguel Barbosa y Armando Ríos Piter.

Como resultado de aquella exigencia, el jefe de Gobierno sacrificó a Serrano al moverlo del segundo cargo más importante en la estructura del GDF, cuyo espacio dejó en manos de Patricia Mercado, a quien se le relaciona con el grupo de Jesús Ortega y Jesús Zambrano, “Los Chuchos”.

El mensaje zacatecano

Con el tema de integrar corrientes a su gabinete que puedan apoyar a futuro sus aspiraciones presidenciales, el exprocurador de Justicia sorprendió al nombrar a la líder de Foro Nuevo Sol, Amalia García, al frente de la Secretaría del Trabajo que dejó Patricia Mercado.

Pese a los escándalos de corrupción que protagonizó en su natal Zacatecas, a partir de que se detectaron a través de auditorías irregularidades por miles de millones de pesos, Amalia García se sumó al gabinete.

El nombramiento de la zacatecana, quien tiene aún en su corriente a Víctor Hugo Romo, el exdelegado que perdió la delegación Miguel Hidalgo con su candidato David Razú, llamó la atención.

Para algunos, la integración de García a la Secretaría del Trabajo es un mensaje que se le envió desde el GDF al delegado electo en Cuauhtémoc, el también zacatecano Ricardo Monreal, con quien tiene una histórica enemistad.

Y el otrora segundo hombre más poderoso, Héctor Serrano, parece haber recibido su llamada de atención luego de los desastrosos resultados electorales del pasado 7 de junio en los que el PRD perdió frente a Morena, y ahora  estará cargo de la Secretaría de Movilidad (Semovi) que dejó Rufino H. León Tovar, quien definitivamente salió del gabinete mancerista.

Ahí en Semovi, el jefe de Gobierno creó una nueva figura para darle cabida en su gabinete a la exdiputada panista y candidata a jefa delegacional del PVEM en Miguel Hidalgo, Laura Ballesteros.

La exdiputada local asume una figura como la de Transport for London o New York City DEpartament of Transportation, en la que coordinará la integración de todos los sistemas de movilidad de la Ciudad de México e irá de la mano con  Serrano como titular de Semovi.

Tumban teoría de venganza en Metro

En ese sentido, otro de los  personajes que abandonó definitivamente el barco de Mancera es Joel Ortega Cuevas, quien luego de sostener una rivalidad con el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores del Metro, Fernando Espino, fue remplazado en el cargo por Jorge Gaviño, el exdiputado local que presidió la Comisión Especial para investigar las irregularidades en la Línea 12.

Con la salida de Ortega Cuevas, se pondrá fin a las versiones que hablan de una venganza política orquestada por él en contra de Marcelo Ebrard Casaubón usando como pretexto la Línea 12.

Mara Robles Villaseñor es otra de las funcionarias que no fueron reubicadas hasta el momento en el gabinete. 

Dejó la Secretaría de Educación y en su lugar fue nombrada la exsenadora Alejandra Barrales Magdaleno, expareja sentimental de Mancera cuando este se desempeñaba como procurador de Justicia.

De ahí que en las últimas reuniones que Mancera sostuvo con delegados y diputados locales electos, Barrales Magdaleno comenzó a integrarse por órdenes del jefe de Gobierno.

A partir de estas bajas, altas, sumas y exclusiones en el gabinete de Mancera Espinosa, se prevé que durante las próximas semana continúe el reacomodo en la estructura del gabinete de Miguel Ángel Mancera.

En breve mensaje que emitió para dar a conocer los cambios, Mancera fue claro: “quiero que la ciudadanía nos refrende su confianza”.

Aquella confianza que ha ido disminuyendo tras decisiones que provocaron el rechazo de los ciudadanos.

“La confianza la tenemos que ganar; hoy en México vemos cada vez que la política debe subordinarse al mandato ciudadano.

“El Gobierno del Distrito Federal escucha el mensaje de los ciudadanos que exigen acciones, soluciones, resultados concretos; mi gobierno cambia para adecuarse al nuevo espíritu de las políticas públicas”, puntualizó Mancera.

Expresó que el intento es encabezar un gobierno amplio y plural a partir del cual podrá demostrar que se puede trabajar bien con la Asamblea Legislativa y las 16 jefaturas delegacionales de la ciudad.

Luego procedió a enlistar los cambios en su gabinete y advirtió que la evaluación a los funcionarios continúa. 


Notas relacionadas

Jul 20, 2015
Lectura 5 min

Comentarios