La senadora perredista Angélica de la Peña Gómez presentó ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión una proposición con punto de acuerdo por el que se solicita la intervención de la Secretaría de la Defensa Nacional para que lleven a cabo una inspección en los talleres pirotécnicos en Tultepec, Estado de México.

El documento dirigido al presidente de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente señala que la Sedena es la autoridad a la corresponde negar, suspender o cancelar permisos para actividades comerciales relacionadas con explosivos y artificios cuando se ponga en riesgo la seguridad de las personas, por lo que se exhorta a la dependencia que realice una supervisión exhaustiva en el lugar.

“La Comisión Permanente del Honorable Congreso de la Unión solicita respetuosamente a la Secretaría de la Defensa Nacional hacer una supervisión exhaustiva de los talleres que se dedican a la fabricación y depósito de juegos pirotécnicos en Tultepec Estado de México, con el fin de verificar que operen de acuerdo a lo establecido en la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, y revocar los permisos de quienes no cumplan a cabalidad los requisitos establecidos en dicha ley, además de clausurar y desmantelar los talleres de pirotecnia clandestinos”, señala el punto de acuerdo presentado el día de hoy.

En el escrito se precisa que a pesar de que existen talleres que cuentan con permisos para la maquila de juegos pirotécnicos, también existen muchas bodegas y talleres que operan en la clandestinidad, lo que aumenta el riesgo de accidentes fatales. Además la propia autoridad local ha reconocido que no tiene la capacidad de revisar y aprobar el funcionamiento de todos los talleres, por lo que resulta imperativa la intervención de la Sedena.

Asimismo, en la proposición también se pide a la Coordinación Nacional de Protección Civil tomar las medidas necesarias para evitar más accidentes fatales por explosiones relacionadas con la pirotecnia, mediante la implementación de un protocolo de seguridad amplio que involucre tanto a autoridades federales, estatales, municipales, artesanos y población en general.