La titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Olga Sánchez Cordero, descartó que los hechos de violencia registrados en la marcha feminista de ayer, en que se hicieron pintas en monumentos históricos, sean actos de provocación al gobierno federal.

“Yo no siento que nos están provocando, sinceramente te lo digo, yo no siento una provocación en lo personal, ni tampoco el presidente siente esa provocación”, señaló.

Durante el encuentro por la Igualdad y la No Violencia Contra las Mujeres y las Niñas, informó que está en contacto con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, para ver en realidad cuáles son las conductas que pudieran ser consideradas ilícitas, “pero tenemos que checarlo”.

La responsable de la política interior del país sostuvo que no todas las protestas de ayer, realizadas por diversas organizaciones, fueron violentas.

Sánchez Cordero expresó que entiende la impotencia que muchas mujeres sienten de la falta de respuesta, en muchas ocasiones, a los feminicidios y a la violencia que sufren; “sin embargo, yo creo que el respeto a los monumentos históricos y el respeto y el orden también tienen que privar”.

“Es cierto que las respuestas no han sido lo óptimo. Yo siempre he dicho y sigo sosteniendo que cuando una mujer acude ante las instancias de procuración e impartición de justicia, si no hay perspectiva de género, la mujer normalmente es revictimizada y no hay respuesta por parte del Estado”, abundó.

Negó que las personas se tengan que acostumbrar a protestas de este tipo, y aseveró que se debe empezar por entender que las manifestaciones deben ser ordenadas y se requiere tomar en cuenta a los demás.

“Y, sobre todo, también, pues no es posible que los monumentos históricos sean pintados y sean maltratados como se hizo”, concluyó.

Te puede interesar: SEGOB PROPONE CREACIÓN DE UNA LÍNEA NACIONAL CONTRA LA TRATA DE PERSONAS