Mediante el “Plan DN-III-E”, de ayuda a la población, elementos del Ejército y de la Fuerza Aérea Mexicanos han distribuido más de 41 Millones de vacunas Anti “COVID-19”, así lo dio a conocer el General de División Diplomado de Estado Mayor, Víctor Hugo Aguirre Serna.

“La labor ha sido intensa y se ha extendido, al “Plan de Apoyo” a la campaña, Nacional de Vacunación en el que se avanza para que toda la población mexicana esté protegida, a través de la distribución aérea y terrestre por parte de nuestra institución, de 41 Millones 885 Mil 466 dosis para su aplicación en las 32 entidades federativas”.

El también Comandante del Primer Cuerpo del Ejército Mexicano destacó que por primera vez en la historia del “Plan DN-III-E”, en la actual Administración Federal, se ha aplicado de manera inédita para la atención de la Pandemia derivada por el “COVID-19”.

Al abrir las instalaciones hospitalarias de la institución para brindar atención a la población en general reconvirtiendo, 120 nosocomios militares, unidades operativas y hospitales INSABI.

“Además se contrataron, más de 15 Mil 600 profesionales de la Salud que se sumaron con gran disposición a los más de 32 Mil 600 elementos militares que se desplegaron”.

En la ceremonia conmemorativa al 55 aniversario de la aplicación del “Plan DN-III-E”; el General Aguirre Serna, único orador del evento, dijo que se debe reconocer el trabajo en equipo de civiles y militares, para hacer frente a la Pandemia.

“Esto sin duda ha sido un gran trabajo en equipo, en el que debemos reconocer, el valioso e incesante esfuerzo, de todos los participantes, y especialmente del personal médico, enfermería y de apoyo hospitalario, que se han entregado por completo a la atención de pacientes COVID y a la Vacunación”.

El general hizo referencia que sin descuidar la atención a la Pandemia en el territorio nacional, de octubre a diciembre de 2020, se tuvo que aplicar el “Plan DN-III-E” en Tabasco y Chiapas, por los sistemas tropicales e invernales, que originaron graves inundaciones.

“Ante la situación imperante el Presidente de la República, giró instrucciones para auxiliar de inmediato a la población civil, lográndose con la intervención de soldados de tierra y aire, atender a 220 Mil 915 familias afectadas en 17 municipios de Tabasco y 71 de Chiapas y se evacuaron a zonas seguras a más de 14 Mil personas”.

En dicha contingencia en el sureste mexicano, el personal militar realizó 17 MIL 646 consultas médicas y odontológicas, proporcionando cerca de 600 Mil raciones calientes a través de 22 cocinas comunitarias y distribuyendo más de 31 Mil despensas así como más de Un Millón 200 mil litros de Agua.

Y resaltó que como parte de las acciones del Gobierno Federal, el Ejército y la Fuerza Aérea a la fecha han distribuido 94 Mil 908 de 220 Mil 915 paquetes de enceres domésticos a las familias afectadas.

Aguirre Serna, dijo que la visión institucional siempre ha sido la de preservar la integridad de los mexicanos, como quedo de manifiesto en el reciente acontecimiento en la Mina “Micaran”, de Múzquiz, Coahuila, dónde, desde que se tuvo conocimiento de la situación de emergencia, por los siete trabajadores atrapados se desplego por vía aérea el equipo de respuesta inmediata a emergencias y desastres.

“Que cuenta con personal especializado en estructuras colapsadas, y binomios canófilos, para la búsqueda, localización, y recuperación de personas, con la finalidad de contribuir en las acciones que se realizaron para el rescate de los mineros que lamentablemente perdieron la vida”.

El General Víctor Hugo Aguirre, enfatizo que en cualquier punto del territorio nacional se cuenta con personal altamente capacitado para brindar atención a la población civil de manera inmediata.

El Ejército mexicano cuenta con una Organización flexible que permite llegar en corto tiempo al área, donde se requiere la participación del personal castrense.”

“Para el efecto se cuenta con una Fuerza de Apoyo para casos de desastre, con capacidad de desplegar a cualquier parte del territorio nacional, por vía aérea y terrestre y una vez que sale esta fuerza se establece otra de las mismas características, por si se requiere su activación”.

El General de División, señaló que el Ejército y la Fuerza Aérea, han demostrado ser instituciones solidarias, con el pueblo de México “del que provienen” y ante cualquier circunstancia, en la que han estado en riesgo las familias mexicanas, ambas fuerzas Armadas siempre han estado presentes.

“Porque sabemos que el Plan-DN-III-E, es sinónimo de esperanza y auxilio, no solo para México sino también para otros países, a los que se les ha brindado apoyo, extendiendo la acción de este Plan, como Ayuda Humanitaria, de esta forma desde 1996 se ha brindado apoyo humanitario en 58 ocasiones a 26 Naciones amigas”.

Gracias al éxito que ha demostrado el “Plan DN-III-E”, se tiene el reconocimiento internacional y otras naciones han replicado el modelo, en sus territorios para auxiliar a sus poblaciones.

“Por ello el Plan DN-III-E es motivo de orgullo Institucional, y esta ceremonia es un excelente marco para rendir homenaje a los 54 elementos militares que desde el inicio de la aplicación de este Plan, han perdido la vida, cumpliendo con su deber de auxiliar a sus conciudadanos, para cada uno de ellos la gratitud y reconocimiento sincero de sus compañeros de armas y de la sociedad mexicana”.

Finalmente el General, dijo que para los soldados de tierra y aire, siempre será un honor Servir a México.

“Que nuestra vocación, lealtad y compromiso, entrañan a su vez la satisfacción de haber cumplido, agradecemos la confianza de los mexicanos que brindan al Ejército y a la Fuerza Aérea y tengan la seguridad que siempre estaremos prestos para auxiliarlos”.

En reconocimiento a los 54 elementos caídos en cumplimiento del deber, a lo largo de la aplicación del “Plan DN-III-E” y del personal caído durante la Pandemia de “COVID-19” se entono el toque militar del silencio.

Posteriormente se entregaron 60 condecoraciones, reconocimientos y asensos a personal castrense, que participó de manera destacada arriesgando su propia vida, en apoyo de la población en la situación de riesgo en el Túnel Emisor Oriente (TEO) que presentó alto riesgo de explosividad por fuga de hidrocarburos en los límites del Estado de México y la capital del país, así como al personal que participó en el rescate de víctimas en la Tragedia de la “Línea 12” del Sistema de Transporte Colectivo Metro, el pasado 03 de Mayo y en la zona del derrumbe en la Mina “Micarán” en el Municipio de Múzquiz Coahuila, recuperando la totalidad de Cuerpos de las víctimas en una profundidad superior a los 150 metros.

Cabe señalar que la ceremonia fue encabezada por el General Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González y altos Mandos de las Fuerzas Armadas, se realizo en la Plaza “Damián Carmona” del Cuartel General del Ejército.

Los antecedentes del “Plan DN-III-E”, se remontan a 1926 cuando, personal militar apoyo a la población civil en la Ciudad de León, Guanajuato en una inundación, posteriormente en 1933 las fuertes lluvias que afectaron a la Ciudad de Tampico Tamaulipas y al norte del estado de Veracruz.

En 1944 se registraron inundaciones en Parral, Chihuahua, en 1955 huracanes afectaron la Península de Yucatán, donde participo por primera vez la Fuerza Aérea Mexicana y en el terremoto de 1957 que afecto a la capital del país.

Durante la tercera Revisión del Plan de Defensa Nacional se incluyó un anexo con la designación “E”, en el que se detalló la participación organizada del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos en auxilio a la Población Civil en situaciones de Desastre y de donde tomó su nombre a “Plan DN-III-E”.

Fue el 17 de junio de 1966, cuando el entonces General Secretario de la Defensa Nacional, Marcelino García Barragán dio a conocer a la opinión pública el nacimiento del “Plan DN-III-E”, siendo hasta el 10 de octubre de 1966 la primera vez que se aplicó, cuando el huracán “Inés” impactó en el sur del estado de Tamaulipas y noreste de Veracruz, al desbordarse los ríos Pánuco y Tamesí.

En lo que va de la presente administración, el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos han participado en 4 Mil 486 eventos, en los que se han desplegado 125 Mil 954 elementos, 12 Mil 383 vehículos y 45 aeronaves en múltiples misiones.