Quintana Roo fue el único estado donde el PRI nacional no pudo lograr un acuerdo de unidad y se dio un rompimiento entre los aspirantes a la gubernatura.

Ayer, Carlos Joaquín González hizo pública su renuncia al tricolor y afirmó que evalúa la posibilidad de postularse por el PRD, el PAN o la vía independiente. El PRD ayer lo invitó a buscar la gubernatura desde sus filas.

“No validaré un fraude para sostener en el gobierno a un grupo que es sordo ante los reclamos por la destrucción de nuestro tejido social, herencia cultural y riqueza ecológica. Por eso hoy me desmarco de un partido local que traicionó su origen, fracturó a su propia militancia e ignora los legítimos reclamos de la gente a la que debería de servir”, acusó Joaquín.

El rompimiento de Joaquín con el PRI ocurrió por el apoyo del gobernador Roberto Borge a José Luis Toledo “Chanito” para ser candidato del tricolor a la gubernatura, que lo llevó a excluir al exsubsecretario de Turismo de la competencia local.

El Comité Ejecutivo Nacional del tricolor, liderado por Manlio Fabio Beltrones, lamentó la decisión de Joaquín.

“El PRI es el partido de la legalidad y como tal no puede forzar los tiempos ni actuar conforme a los deseos, emociones u obsesiones personales de ninguno de sus militantes para tomar decisiones apresuradas”, sentenció.