En el 2021 no solo se recuperó la economía tras la etapa más grave de la pandemia por COVID-19, también un mal de la Ciudad de México retomó fuerza: la contaminación en el aire. Datos de las autoridades locales revelan que este año se han registrado más días con mala calidad del aire que en el anterior.

El crecimiento de contaminantes se dio a la par del aumento en la movilidad y la actividad económica en la capital del país tras la crisis por la pandemia del nuevo coronavirus.

Fue el 20 de marzo de 2020, cuando la Secretaría de Salud (SSA) del Gobierno de México declaró oficialmente la emergencia sanitaria por el COVID-19. En consecuencia, se suspendieron actividades no esenciales en todo el país.

Lo anterior provocó que centros comerciales, centros recreativos y tiendas que no fueran proveedoras de alimentos, herramientas o servicios esenciales, cerraran como medida preventiva para evitar contagios.

Ante esta situación, según datos de la Secretaría de Movilidad (Semovi) de la Ciudad de México, tanto el tránsito vehicular como la afluencia en el transporte público se redujeron 70 por ciento.

Actividades a la alza

En los primeros meses de este 2021 inició el Programa Nacional de Vacunación anti COVID-19 y en junio pasado, la Ciudad de México, por primera vez, estuvo en color verde en el semáforo epidemiológico.

Es decir, la capital registraba la tasa de contagios más baja en más de un año de contingencia. Con ello, los gimnasios, bares, centros nocturnos y eventos sociales retomaron actividades casi al 100 por ciento.

A pesar de que en agosto la capital regresó al semáforo naranja por la tercera ola de la enfermedad, las autoridades decidieron no cerrar actividades; para noviembre, la metrópoli volvió al semáforo verde y regresaron los eventos masivos al aire libre.

En lo que va del 2021 se han declarado tres contingencias ambientales por contaminación atmosférica, lo que representa un aumento respecto al año pasado, cuando solo hubo una

Aumenta contaminación y mala calidad del aire

El ozono (O3), las partículas finas menores a 10 micrómetros (PM10) y las menores a 2.5 micrómetros (PM 2.5) fueron los contaminantes que aumentaron su presencia en el aire de la Ciudad de México en este 2021 en comparación con el 2020.

Así lo revelan datos del Índice de Calidad del Aire y Salud que se pueden consultar en el portal electrónico de Calidad del Aire de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema).

Respecto al O3, del 1 de enero al 19 de diciembre del 2021 (última fecha de actualización de la información revisada), se registraron 58 días con presencia de este contaminante en un nivel mayor a 125 puntos en el Índice Mexicano de la Calidad del Aire (IMECA).

Cuando las concentraciones de contaminantes son mayores a 125 puntos IMECA significa que la calidad del aire es mala o muy mala y exponerse por un tiempo prolongado es perjudicial para la salud.

Los días del 2021 con ozono en niveles peligrosos para la salud representan un aumento en comparación con el mismo lapso del 2020, cuando en 47 días hubo concentraciones de O3 en valores mayores a 125 puntos IMECA.

A su vez, durante 4 días, la Sedema documentó valores mayores a 125 puntos IMECA de PM 2.5; el doble que en el 2020 cuando solo fueron dos.

Mientras que de PM10, los días con valores dañinos de este contaminante se han presentado dos veces en 2021 y en 2020 en ninguna ocasión se rebasó el rango de los 125 puntos.

La más contaminada del Valle

También en el 2021, la Ciudad de México ha sido la región del Valle de México con más contaminación, indica la base de datos consultada.

La información de la Sedema señala que han transcurrido 352 días del 2021, de estos, solo 141 (el 40 por ciento) han sido días que han tenido una calidad del aire buena: con valores de contaminación por debajo de los 100 puntos IMECA.

Lo anterior convierte a la capital en la región que tuvo menos días con el aire limpio: la información de la Sedema indica que en promedio las entidades que conforman el Valle de México tuvieron 149 días con buena calidad y el Estado de México, 147.

En lo que va del 2021 se han declarado 3 contingencias ambientales por contaminación atmosférica. Esto también representa un aumento, pues en 2020 sólo hubo una contingencia ambiental por mala calidad del aire.

Las repercusiones

Anualmente 249 mil personas fallecen por enfermedades atribuibles a la mala calidad del aire en el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se pueden consultar en su portal electrónico.

De esa cifra, 83 mil muertes prematuras tienen relación con la contaminación del aire debido al uso de combustibles sólidos en las viviendas.

Por otra parte, los padecimientos en la salud relacionados con la mala calidad del aire son el cáncer pulmonar, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma, afectaciones del crecimiento pulmonar, mortalidad prematura y aumento de muertes por enfermedades cardiovasculares, señala el boletín “Efectos a la salud por la contaminación del aire ambiente”, de la Secretaría de Salud del Gobierno de México.

También contaminantes de vida corta como el carbono repercuten de manera grave en el calentamiento global y cambio climático, fenómenos globales que alteran el medio ambiente.

También puedes leer: Pendientes en el mejoramiento de la calidad del aire