El incremento de 5 pesos al salario mínimo que informó este martes la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami) es insuficiente para comprar productos básicos que provean la necesidad alimentaria de una familia.

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), también conocido como “canasta básica”, el salario mínimo de 88.36 pesos diarios no alcanzaría para comprar una lista de productos para cubrir la alimentación de una familia mexicana.

Los precios mínimos del INPC -que tuvieron su última actualización en julio del presente año-, serían necesarios 204.73 pesos para poder adquirir la siguiente lista de productos: arroz, frijol, leche, tortillas, huevo, sopa de pasta, café soluble, bolillo, azúcar, atún y aceite comestible; imprescindibles para la alimentación básica.

 

El anuncio del aumento al salario mínimo, ocurre en medio de los altos índices inflacionarios que se han registrado los últimos meses con respecto a los precios de diversos productos en el país. En octubre, la inflación general tuvo un aumento anual de un 6.37 por ciento. Dos meses antes, en agosto, se registró uno de los mayores incrementos de los últimos meses, pues la inflación llegó al 6.66 por ciento de elevación anual.

Sube 5 pesos el salario mínimo, pero todavía no alcanza para el ‘bienestar’

La Conasami acordó un incremento salarial de cinco pesos como monto indirecto de recuperación, así como 3.9 por ciento de alza porcentual al salario mínimo general, con lo cual esta percepción quedará en 88.36 pesos diarios a partir del 1 de diciembre próximo.

A pesar de que existe el compromiso de la Comisión de acordar la siguiente revisión del salario mínimo general antes del 30 de abril de 2018, con el objetivo de llegar al 100 por ciento de ‘línea de bienestar’, el ajuste resulta insuficiente.


Para cubrir la línea de bienestar es necesario que cada persona cuente con un ingreso de 95 pesos diarios, genere o no ingreso para su hogar, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Sin embargo, esta cantidad dista mucho de lo que ocurre en la realidad.

Cifras del Inegi señalan que en cada hogar mexicano, en promedio, 2.4 personas son perceptoras de ingresos, con respecto a 3.7 integrantes por familia. Es decir, que cada perceptor debería ganar al día 146 pesos para proveer el bienestar considerado por Coneval.

Tomando en cuenta el aumento al salario mínimo, cada integrante de la familia podría alcanzar los 57 pesos de ingreso diario.

No obstante, la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (Inegi) reveló que en el 30 por ciento de los hogares cada uno de sus integrantes vive con 20 a 50 pesos por día.