Bajar precio del kilo de tortilla hasta los 10 pesos es posible, así lo aseguró este martes Juan Pablo Rojas Pérez, el líder de la Confederación Nacional de Productores Agrícolas de Maíz de México.

El empresario aseguró que esto sería posible, siempre y cuando, los industriales de la masa y tortilla firmen acuerdo directos de compra con los productores de maíz blanco, para evitar el intermediarismo.


Rojas Pérez fue más allá y aseguro que esta clase de acuerdo podrían generar que el precio de uno de los alimentos más populares de la canasta básica descienda hasta los siete pesos, lo cual beneficiaría a las familias más pobres.

Por ello, sostuvo, es urgente disminuir las importaciones de maíz amarillo, usado para consumo animal, porque el país compra 14 millones de toneladas y paga más de dos mil 600 millones de dólares anuales.

En un comunicado, expuso que si bien no habrá otro aumento en el precio de la tortilla, es indispensable trabajar para reducir el valor de este alimento, luego de que en Sonora y Guerrero venden el kilogramo de tortilla a 18 pesos.

Por otra parte, el dirigente de la Confederación de Productores de Maíz convocó a los precandidatos presidenciales a escuchar las propuestas de reforma al campo que tiene la CNPAMM.

Respecto al caso del sector y del maíz, acotó, el aspirante a la Presidencia promete precios de garantía “cuando bien sabemos que los precios no los pone o impone un gobierno, sino la oferta y demanda”.