El resultado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la jornada electoral de ayer, no fue lo que se esperaba. Atrás quedó la elección del 2018, en la que la imagen del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador y la esperanza de un cambio de régimen provocara que la marea guinda pintara a casi todo el país.

Si bien, Morena, ganó las dos joyas de la elección: la gubernatura de Puebla y la de Baja California, perdió varias de las alcaldías y puestos en congresos locales que estaban en juego y que esperaban tener.

El margen en el estado ubicado en la región este del país, fue de menos de siete puntos porcentuales, lo que perfila a Barbosa como el gobernador constitucional de Puebla, pero la sombra de una elección extraordinaria que se definió en tribunales y el panismo, pesarán durante todo su sexenio.

En esa misma entidad, además estaban en juego 5 ayuntamientos, de los cuales el Partido Revolucionario Institucional (PRI), habría ganado en la mayoría de ellos, según información del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) consultados al cierre de esta edición.

En Aguascalientes, Durango y Tamaulipas, el Partido Acción Nacional (PAN) solo o en coalición con el PRD, ganaron la mayoría de las diputaciones y alcaldías que se contendían, lo que sirvió de bocanada de aire fresco, al líder nacional albiazul, Marko Cortés.

“Contra todos los pronósticos, quiero informar con gusto, que de las elecciones que ya concluyeron a esta hora, podemos informar con alegría, con satisfacción que Acción Nacional ha triunfado en cuatro de cinco estados”, dijo Cortés, quien no salió del CEN panista en toda la jornada.

Solamente en las puntas de la República Mexicana, Quintana Roo y Baja California, el efecto AMLO, alcanzó para definir el rumbo de la elección.

A seis meses de gobierno, ante múltiples críticas, acusaciones y políticas públicas no populares entre la oposición, organizaciones no gubernamentales y un amplio sector de la sociedad, la victoria de ayer fue agridulce, por lo que al interior de Morena se encienden las alarmas de alerta ya que en 2021 estará en juego la renovación de la Cámara de Diputados y 13 nuevas gubernaturas.