Siete días después de que se firmara la adjudicación del tren México-Querétaro, en horario estelar en Televisa, el secretario de Comunicaciones y Transportes dijo que la asignación al consorcio mexicano-chino para la obra tendrá marcha atrás. 

El secretario Gerardo Ruiz Esparza dijo a Joaquín López Dóriga que la revocación no fue por problemas en el proceso licitatorio sino directamente por orden presidencial. 

Incluso declaró que él mismo había propuesto a Enrique Peña Nieto la revocación del fallo, aunque no estaba seguro “si fue lo mejor para México”.

“El presidente Peña Nieto cree, desea que este proyecto, tan importante para México, no sea cuestionado y tenga claridad absoluta, por eso esperamos en la nueva licitación, que saldrá en unos días más o semanas más, más participación de los fabricantes de trenes”, dijo Ruiz Esparza.

Durante el fallo de la licitación, 16 compañías habían presentado cartas de disculpa para no entregar una propuesta técnica y económica. 

El reclamo en común fue que no se había dado tiempo suficiente a las contratistas para elaborar sus proyectos. 

Del lado del consorcio ganador, cuyo 51 por ciento lo tenía la compañía estatal China Railway Construction Corporation, se alegó durante la polémica que el proyecto se había anunciado desde inicios del sexenio, por lo que los interesados pudieron prepararse con anticipación.

“El punto esencial es más transparencia y más claridad y que no haya duda sobre el proyecto”, dijo el secretario en el noticiero nocturno de Televisa, conducido por Joaquín López-Dóriga.

A pesar de que se le dio marcha atrás, Ruiz Esparza continuó defendiendo que el proyecto “siempre estuvo en tiempo y apegado a los términos legales”.

La adjudicación que se había anunciado el lunes pasado aprobaba el proyecto para el consorcio chino-mexicano por un monto total de 50 mil 820 millones de pesos.

El consorcio chino tenía el 51 por ciento del grupo conformado para la obra. El otro 49 por ciento lo poseían las mexicanas Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana, Constructora Teya y GHP Infraestructura Mexicana.

Ruiz Esparza declaró que el gobierno de Peña Nieto busca mayor transparencia y claridad en la nueva licitación desde el proyecto, la sociedad y el Congreso, donde el Partido Acción Nacional había cuestionado fuertemente la asignación.

La nueva licitación estaría lista a finales de noviembre y la compañía China está considerando nuevamente participar.

Durante el viernes, la prensa china destacó la revocación luego de la caída de las acciones de la compañía de ese país. El diario China Daily calificó de “abrupta” la revocación “de un contrato de varios millones de dólares que había adjudicado a un consorcio chino llevado a construir el primer tren de alta velocidad del país”.