La anomalía ocasionó una denuncia del ciudadano Leonardo Eduardo Mendoza Reyes ante la Contraloría Municipal

https://www.youtube.com/watch?v=ZovYT9dODPs

La exdirectora de Control Urbano de San Pedro, Imelda Patricia Chapa Garza, utilizó su posición para otorgar permisos irregulares a un complejo de usos mixtos, donde ahora se ubican las oficinas de su despacho de arquitectos.

Una autorización que también incluyó la aprobación de una veterinaria y una casa unifamiliar en un predio de tan sólo 355 metros cuadrados.

Las anomalías en la expedición de las licencias provocaron que la Contraloría sampetrina abriera un expediente de responsabilidad administrativa, que derivó en la inhabilitación del servicio público por 10 años contra su exjefe, Aldo Decanini.

La sanción al exsecretario de Control Urbano, quien fue el superior jerárquico de Chapa Garza, se suma a otra infracción fincada por el Municipio de San Pedro por la misma cantidad de tiempo, debido a la construcción ilegal de una palapa.

Esto quiere decir que, entre los dos procedimientos, Decanini sumó una inhabilitación de 20 años por haber violado la ley mientras se desempeñaba como servidor público en el trienio del exalcalde Mauricio Fernández.

No sería la primera vez en la que su exsubordinada, Chapa Garza, estaría en medio de la polémica, pues ella fue una de las funcionarias involucradas en la controvertida autorización del Walmart en la avenida Gómez Morín.

Brilliant, la firma de la arquitecta, opera en un conjunto urbano ubicado en el número 218 de la calle Río Salinas, en el Centrito de la colonia del Valle, cuya irregular aprobación precisamente provocó el cese de Decanini.

Chapa Garza también aparece con esta misma dirección en el listado del Poder Judicial del Estado, como perita certificada para las áreas de Ecología y Desarrollo Urbano.

Durante su desempeño en el cargo, la exfuncionaria estampó su firma en diferentes documentos que permitieron la ampliación ilegal de una veterinaria y hotel para mascotas en ese domicilio.

El establecimiento se encuentra en el mismo inmueble donde está el despacho de Chapa Garza, oficina especializada en gestionar trámites ante el Municipio de San Pedro.

La exdirectora fue la que firmó una licencia de uso de edificación habitacional unifamiliar, oficinas para profesionistas y clínica veterinaria para el conjunto urbano donde ahora opera su firma arquitectónica.

La anomalía ocasionó una denuncia del ciudadano Leonardo Eduardo Mendoza Reyes ante la Contraloría Municipal, que derivó en el procedimiento de responsabilidad administrativa número 13/11 contra Decanini.

La queja fue presentada por las sospechas del vecino en el otorgamiento ilegal de los permisos al complejo, después de años de sufrir de los olores provocados por las heces de los animales.

Dentro del proceso integrado por la Contraloría Municipal, el alcalde Ugo Ruiz resolvió el 14 de noviembre de 2013, inhabilitar a Decanini por 10 años.

La dependencia municipal se encargó de revisar el expediente administrativo número CCS-60-18988/2009, relativo al conjunto urbano, donde detectó diversas irregularidades en las que participaron Decanini y su exsubordinada Chapa Garza.

Por ello, la autoridad municipal ordenó diversas inspecciones para verificar las anomalías, pero fueron obstruidas por los dueños del inmueble.

Dictámenes que se contradicen, variaciones en la construcción autorizada y usos del suelo incompatibles, son algunas de las faltas detectadas por el Órgano de Control Interno del Municipio, en las que participó la exdirectora.

La clave fue la licencia de construcción firmada por Chapa Garza el 16 de abril de 2010, en la cual autorizó al predio la ampliación de un uso de edificación habitacional unifamiliar, oficinas para profesionistas y clínica veterinaria.

Sin embargo, en el acuerdo del permiso, según la Contraloría Municipal, nunca se otorgó al inmueble en su conjunto tener usos del suelo para todos los giros anteriores.

Otra irregularidad es que las veterinarias y hoteles para mascotas no están incluidas en la Matriz de Compatibilidad de Usos y Destinos del Suelo de esa zona.

Esto se suma a que en la licencia se homologó la función de clínica veterinaria a la de clínica, sin modificar el Plan de Desarrollo Urbano, como marca la ley estatal.

Las medidas especificadas en el permiso firmado por la exfuncionaria tampoco correspondían: 163.1 metros cuadrados de hotel para mascotas y oficina, y 149 más destinados al área habitacional, dan un total de 312.1 metros cuadrados.

Esta cantidad no empata con los 355.50 metros cuadrados proyectados en el permiso para la construcción total en el terreno.

Por otro lado, dentro del expediente se detectaron cuatro dictámenes técnicos, sin fechas de emisión y con variaciones entre ellos, que refieren haber sido practicados al lote.

Tres de ellos contienen las rúbricas de Chapa Garza y de la excoordinadora de Casa Habitación del Municipio, Delia María Montaño Miranda.

“Los dictámenes técnicos refieren falta de congruencia en fechas, medidas y lineamientos, ya que dichos datos se especifican de forma diferente al momento de dictaminar el mismo predio”, consignó la Contraloría en ese sentido.

El permiso de construcción aprobado por Chapa Garza y su exjefe Decanini, fue expedido a favor de la propietaria del predio, Cristina Verónica Álvarez Quintanilla.

En agosto de 2012 se solicitó nuevamente el uso de suelo multifamiliar, comercial y de servicios para este conjunto, y fue autorizado por el Cabildo sampetrino, pero repitió muchas de las faltas de la primera solicitud.

El Ayuntamiento de San Pedro finalmente prohibió el uso de suelo para clínicas veterinarias y hoteles para mascotas en el Centrito Valle, en la reciente aprobación del Plan de Desarrollo Urbano de San Pedro 2030.