Mientras la Suprema Corte de Justicia de la Nación desechó ayer el proyecto para declarar inconstitucional el delito de posesión de mariguana sin fines de distribución, el equipo de transición abrió las puertas a su futura legalización.

La próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, anunció que se reunirá con representantes de la Organización de las Naciones Unidas para plantearles la propuesta de despenalizar la mariguana en todo el país.

“Una pauta interpretativa que a lo mejor podemos hacerle nosotros a Naciones Unidad es flexibilizar un tratado tan rígido como el que tenemos suscrito de los 70 en materia de penalización y combate a la droga. Tenemos que avanzar de la mano con la ONU”, anunció la ministro en retiro.

Sánchez Cordero, especificó que plantearía a la ONU solamente el tema de la marihuana y que en un futuro buscarán la despenalización de la amapola, estrictamente con fines medicinales.

Un día antes, Alfonso Durazo, el futuro titular de la Secretaría de Seguridad Pública se pronunció a favor de liberar las drogas para consumo médico y lúdico

“Creo como liberal en la libertad, creo que debemos dejar a cada una de las personas la libertad de consumir o no, estoy a favor de una liberalización de las drogas para el consumo lúdico y médico, pero no lo voy a decir en las mesas”, dijo Durazo.

Por otra parte, la SCJN desechó el proyecto elaborado por la ministra Norma Lucía Piña Hernández que proponía amparar a un sujeto detenido por posesión de mariguana.

El quejoso argumentaba que el artículo 477 de la Ley General de Salud es inconstitucional, pues transgrede el derecho al libre desarrollo de la personalidad.

De acuerdo con el proyecto, el Estado carece de legitimidad para prohibir el consumo de narcóticos y los actos relativos a éste, como la posesión.

El detenido argumentaba que las personas adultas son capaces de decidir sobre su propio cuerpo, siempre y cuando no afecten a terceros.

Sin embargo, la mayoría de los ministros de la Primera Sala decidieron desechar el proyecto; por lo que la posesión simple de mariguana sin fines de distribución sigue estando penado.