Con el objetivo de crear consciencia acerca de los feminicidios en el país, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estrenó el documental Caníbal, indignación total, en el que abordó la historia de Andrés Filomeno Mendoza Celis, el llamado “Caníbal de Atizapán”.

Arturo Zaldívar, presidente de la SCJN, explicó la razón para crear este documental.

“Todas y todos tenemos que verla para reflexionar juntos y para cambiar juntos nuestro país”, dijo en un video publicado en Twitter.

En el primer capítulo del serial, narran cómo fue la detención de Mendoza Celis, desde el reporte que recibieron las autoridades, que derivó en el operativo para concretar su captura y lo que encontraron en su domicilio tras el primer cateo.

Las autoridades relatan lo que hallaron en la vivienda del sujeto, denominado popularmente como el “Caníbal de Atizapán”, debido a que mantenía restos de sus víctimas en el refrigerador.

Te sugerimos: Bitácoras, fotografías y un sótano para descuartizar: así es la casa del feminicida de Atizapán

En el documental también hacen mención a que en la casa del feminicida encontraron sangre en una sartén preparada con chile y otras especias.

Objetos como maquillaje y ropa de sus víctimas, machetes y cuchillos, además de sangre en los muebles, formaron parte de los hallazgos.

El sujeto confesó, tras ser detenido, que había comido carne de sus víctimas.

De acuerdo con investigaciones, Mendoza Celis podría haber comenzado su historia criminal desde 1990 hasta 2021, cuando fue detenido por las autoridades.

La detención

Para el primer capítulo, los vecinos del Caníbal de Atizapán fueron entrevistados, acerca de la relación que mantenían con “El Chino”, como era conocido en la colonia el feminicida.

Las personas que conocían a Mendoza Celis aseguran que nunca sospecharon de él, pues era una persona atenta y amable, especialmente con las mujeres.

El descubrimiento acerca de sus actividades criminales ocurrió cuando el esposo de una de sus víctimas, quien era policía, recopiló información que lo llevó hasta él.

Reyna González Amador, una vecina de la zona que ayudaba ocasionalmente al sujeto debido a la avanzada edad del asesino, 72 años de edad, desapareció.

Te puede interesar: Esposo de Reyna niega relación entre ella y multifeminicida de Atizapán: “Mis hijas no pueden ver la televisión

Las pistas llevaron a su esposo, Bruno Ángel Portillo, a ubicar a Reyna cerca de la casa de Mendoza Celis antes de su desaparición, ocurrida el 14 de mayo de 2021.

Tras rastrear la señal de su celular y revisar las cámaras de seguridad, el esposo de la víctima se presentó en la casa del “Caníbal de Atizapán”, en donde halló a Reyna desmembrada.

Mendoza tenía un cuarto subterráneo en el que enterró a 17 mujeres, un niño y un hombre, de acuerdo con las investigaciones.