El joven Daniel Robles Haro está dando de qué hablar en redes sociales; sin embargo, no precisamente por buenas noticias sino que sufrió discriminación por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT) al tramitar su firma electrónica.

Y es que el joven ya había conseguido una cita en el SAT para tramitar su firma electrónica en medio de los servicios saturados debido a la Constancia de Situación Fiscal, la cual también requiere esta firma.

“Hoy por fin tuve mi cita y todo bien hasta que”… publicó el joven con parálisis cerebral en sus redes sociales su amarga experiencia en el SAT al tramitar la firma electrónica.

Sin embargo, al llegar a la dependencia no le permitieron tramitar su firma electrónica por ser una persona con discapacidad.

Por medio de su cuenta de Twitter, el joven que padece parálisis cerebral cuadriparesia distónica relató la travesía que vivió en el SAT y la frustración que siente porque no se le reconozca como una persona con capacidad de tomar decisiones por sí mismo.

“Yo sé que es un hecho que siempre requeriré ayuda física, pero me gustaría ser reconocido legalmente como una persona capaz de tomar decisiones y adquirir responsabilidades. Y ahora no sé qué hacer”, expresó el joven.

El joven narró como fue la atención en el módulo del SAT, que aunque siempre fue amable, él se sintió discriminado pues lo rechazaron por ‘no ser capaz de firmar de forma autónoma’.

“Llegué al módulo de atención”, narró en Twitter. “La persona que me atendió fue siempre muy amable y me explicó muy bien mis opciones”, contó el joven.

“Sin embargo tuvo que llamar a su coordinador para saber si procedía que yo obtuviera mi firma electrónica”, añadió.

Puedes leer: ¿No activaste tu e.firma? SAT da prórroga a pequeños contribuyentes para tramitarla

Al no poder firmar de manera autónoma, el SAT no podía comprobar su presencia, argumentó la dependencia. “Y al regresar nos explicó que el SAT no puede saber a simple vista si yo soy una persona capaz de asumir una responsabilidad como contribuyente”, explicó.

De acuerdo con el joven, su certificado de discapacidad dice que su lesión es motora y se comunica con tableros; no obstante, la oficina le ofreció dos opciones, tuiteó: Presentar un dictamen médico que lo faculte como capaz, o que su madre consiga un dictamen de incapacidad y ella firme por él como tutora.

Finalmente, Daniel compartió una foto en la que se le aprecia en silla de ruedas en las oficinas del SAT por lo que recibió el apoyo de varios usuarios en las redes sociales.