Santiago Nieto, ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), se incorporó como asesor del grupo de transición del gobernador electo de Tamaulipas, Américo Villareal Anaya.

De hecho, la integración de Santiago Nieto al equipo del morenista se produce en medio de las diferencias que tiene con el mandatario panista Francisco García Cabeza de Vaca.

De esta manera, Santiago Nieto y su equipo darán asesoría administrativa y jurídica al grupo del nuevo gobierno estatal que iniciará los trabajos en la entrega y recepción a partir del 1 de septiembre tal como lo marca la ley.

A su vez, Villareal Anaya sostuvo una reunión de trabajo con Santiago Nieto, quien aparte de asesorar el proceso administrativo de entrega-recepción, dará seguimiento a las acciones de la bancada del PAN, que están enmarcadas en la ilegalidad y que han motivado acciones de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia por parte de los diputados de Morena.

“Queremos que la sociedad tamaulipeca vea que este Gobierno de la transformación que iniciaremos el 1 de octubre, sea diferente a todos, donde la justicia, la honestidad y la verdad sea un sello que nos distinga”, precisó Américo Villarreal.

Cabe recordar que García Cabeza de Vaca mantiene fuertes diferencias con el ex titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, luego de ser quien dirigió las principales investigaciones en su contra.

Nieto Castillo fue el encargado de indagar el caso Cabeza de Vaca, donde descubrió una posible red de lavado de dinero conformada por el panista, sus hermanos, madre, esposa y empresarios de Reynosa.

Puedes leer: “Expongamos en público”: Santiago Nieto y Roberto Gil se acusan de lavado de dinero en redes

Derivado de los hallazgos, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó el desafuero de Cabeza de Vaca, mismo que fue aprobado por la Cámara de Diputados pero rechazado y llevado a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) por el Congreso de Tamaulipas.

La confrontación de Cabeza de Vaca y Santiago Nieto se ha mantenido a pesar de que el político queretano renunció a la UIF por la polémica de su boda con la consejera del INE, Carla Humphrey, celebrada en La Antigua, Guatemala.