La alcaldesa en Cuauhtémoc, Sandra Cuevas, se dijo víctima de una guerra sucia debido a que se negó a pasarse al partido de Morena.

Cobijada por el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano y el coordinador de los diputados perredistas Luis Espinosa Cházaro, la funcionaria ofreció una conferencia de prensa en el recinto legislativo de San Lázaro, en la que se dijo víctima de una persecución política.

La alcaldesa, que fue acusada de agredir física y verbalmente a dos mandos de la policía capitalina, exigió un alto a las agresiones verbales y a la campaña que se ha desatado en su contra.

“Ya basta de persecución política, y quiero decirlo abiertamente recibí cuatro invitaciones de parte de dos de sus más allegados a la jefa de Gobierno para que yo me pasara a Morena y les dije que no. Y al ver mi negativa ocurren estos hechos lamentables, pero no me voy a callar y me voy a defender”.

De hecho, responsabilizó a las autoridades capitalinas de lo que le pueda ocurrir a ella y a su familia.

“Cuando uno entra a la política y después de haberle ganado a una pareja que representaba el imperio de la corrupción en esta ciudad y en el país, pues por supuesto que no se iban a quedar callados. Y quiero dejar algo muy claro, cualquier cosa que me llegue a pasar a mi o a mi equipo cercano de trabajo o a mi familia, hago responsable, a Dolores Padierna y al policía que le opera absolutamente todo a la jefa de Gobierno, su indicativo es Máximo”.

Durante la conferencia, Sandra Cuevas fue cuestionada por las pelotas con 500 pesos que repartió ayer entre sus seguidores, pero molesta, dio por terminada la conferencia de prensa y dijo que no venía a hablar de ese tema , sino de la persecución política de que es víctima.

Lee también: Sandra Cuevas, alcaldesa de Cuauhtémoc, regala billetes pegados a pelotas en acto oficial

No nos desviemos, estamos hablando de, a ver, a ver, a ver, el tema más importante es la persecución política y de ahí no me van a sacar. Quieran moverse a otro lugar yo no me voy a mover, yo acuso persecución política por el caso de dos policías, que salen a denunciarme de privación ilegal de la libertad, de robo y de violencia, eso es lo que yo acuso”.

Así concluyó la conferencia de prensa de la alcaldesa perredista que evadió responder sobre las pelotitas con 500 pesos que distribuyó entre un pequeño grupo de simpatizantes.