Las y los diputados del Congreso local tienen en sus manos aprobar la revocación de mandato, una propuesta que los virtuales ganadores de la contienda por la gubernatura de Nuevo León y la alcaldía de Monterrey, Samuel García y Luis Donaldo Colosio Riojas, respectivamente, hicieron cuando eran legisladores.

Como integrantes de la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) fueron los principales promotores de este procedimiento por el cual los ciudadanos pueden remover del cargo público a un funcionario electo, antes del término del periodo que le correspondería estar en éste. Ahora que van a gobernar no debería existir ningún riesgo de que su iniciativa sea vetada.

“Impulsaremos reformas constitucionales como la segunda vuelta para la revocación de mandato”, dijo Colosio Riojas siendo aún coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano en la presentación de la agenda legislativa en el mes de enero.

Mientras que, en abril de 2018, como diputado de la LXXIV Legislatura, García Sepúlveda propuso una reforma a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos para establecer los procesos de revocación de mandato.

“Y realizarse a la mitad del mandato en cuestión”, dice la exposición de motivos del dictamen.

El Congreso del Estado tendrá como mayoría al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que logró la victoria en 12 distritos, y al Partido Acción Nacional (PAN), que obtuvo 10 distritos. Ambos serán oposición de MC al menos durante los tres años de la legislatura y de ellos depende mucho que la revocación a gobernantes, alcaldes y diputados locales avance o no.

Existen dos expedientes legislativos con una reforma por adición al artículo 41 de la Constitución Política de Nuevo León, para darle sustento jurídico a la revocación de mandato en la Ley de Participación Ciudadana. Se trata de los documentos 9980/LXXIV y 9979/LXXIV, donde también se establece que los ciudadanos tienen derecho a votar en las elecciones populares y en las consultas de revocación de mandato.

Falta aprobación en segunda vuelta de revocación de mandato

En diciembre de 2016, los diputados del Congreso local avalaron en primera vuelta la revocación de mandato, que está dentro de la Ley de Participación Ciudadana. Entre los promoventes estaba Samuel García, virtual ganador de la contienda por la gubernatura de Nuevo León.

Los expedientes legislativos 9980/LXXIV y 9979/LXXIV, fueron presentados y subidos al Pleno para su votación. Otro promovente era el diputado del PRI, Héctor García, quien regresa en la siguiente legislatura.

El documento se aprobó en el Pleno por unanimidad, con 37 votos en lo general y con 31 en lo particular. Pero quedó pendiente la segunda vuelta sobre la reforma por modificación al artículo 30 primer párrafo y a la fracción i del artículo 36, artículo 43 primer párrafo y 94 primer párrafo, y por adición de la fracción VI al artículo 36, todos ellos de la Constitución local.

Por ser una modificación a la Constitución local, la revocación de mandato tendrá que votarse en dos rondas. En la última se establecen los mecanismos y reglas para que la ciudadanía pueda hacer efectiva esta figura.

Este año, bancadas como MC, Morena y el Partido del Trabajo (PT) incluyeron la revocación en su agenda mínima de leyes y reformas.

“En aras de proteger la voluntad popular de revocar el cargo de los funcionarios electos mediante sufragio, es que por medio de esta iniciativa pretendemos que la revocación de mandato se pueda realizar en cualquier momento, una vez haya transcurrido la mitad del mandato del cargo de gobernador”, dice la iniciativa de MC.

También puedes leer: TEPJF determina que Samuel García cometió violencia de género contra Clara Luz Flores