Samuel García Sepúlveda ocultó información sobre sus propiedades en su declaración 3 de 3, además de que aún no logra explicar la procedencia del dinero con el que las compró en el 2014.

El discurso de transparencia que promueve en su actual campaña rumbo al Senado no concuerda con su nula explicación sobre la raíz de los recursos con los que adquirió 2 propiedades, a cambio de 28.8 millones de pesos.

El diputado local por del distrito 18 de Nuevo León hizo pública el 22 de abril del 2016 su declaración de intereses, fiscal y patrimonial, pero en esta última no presentó una de las dos propiedades que adquirió dos años antes y por la cual pagó 9 millones 875 mil pesos.

En poder de Reporte Índigo se encuentran las escrituras de las dos compras que hizo García a la edad de 26 años, y en cuya adquisición se presentó como estudiante, pese a que su propia biografía indica que desde años antes ya era socio y dueño de tres despachos de abogados.

Según la información proporcionada por el político a la plataforma de transparencia, en ese año sólo contaba con dos propiedades, una casa de 757.65 metros cuadrados y un terreno de 830.22 metros cuadrados, por las cuales pago en total 19 millones de pesos, 15 por la primera y 4 por la segunda.

Los documentos demuestran que ambos terrenos son colindantes y forman parte del inmueble que el candidato de MC tiene en la calle Cimarrón 98, Fraccionamiento San Patricio, en San Pedro Garza García, su actual domicilio.

El aspirante al Senado ha hecho público que esa es su única propiedad e incluso no declara vehículo alguno, pero no menciona en ninguna parte la propiedad adquirida el 23 de diciembre del 2014, ubicada en Decápolis 807, en la colonia Jardines de San Agustín en el mismo municipio.

Ambas compras, avaladas por Alida Enriqueta del Carmen Bonifaz Sánchez, Notario Público Titular de la Notaría número 24, fueron realizadas por cheques y en ninguna parte de la documentación se aclara la procedencia del dinero, si era suyo, de una empresa o de un familiar.

Destaca que García Sepúlveda ha basado su campaña en apelar a la transparencia, e incluso ha retado a sus contrincantes políticos a presentar sus declaraciones 3 de 3, así como a renunciar a las prestaciones como bonos, viáticos, aguinaldos, vuelos, asistentes, caja de ahorro, entre otras cosas.

Luego de la publicación de Reporte Índigo sobre las sospechosas adquisiciones realizadas hace 4 años, la Tesorería General del Estado de Nuevo León solicitará copias de los cheques con los que el político adquirió las propiedades para determinar el origen del dinero.

Ayer Rubén Zaragoza, director de Fiscalización de la secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado, indicó que se cuenta con una denuncia anónima, tanto en autoridades federales y estatales, por lo que requerirán la documentación relativa a las operaciones inmobiliarias.

Actualmente existe una denuncia anónima en contra de García, ante distintas instancias como el Congreso local, la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción y la dirección de Fiscalización de la Tesorería, por las transacciones que realizó en el 2014.

En esos contratos de compra y venta el diputado local se presentó como estudiante para realizar una maniobra fiscal para la exención del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR), que aunque no se paga al momento de comprar sí se extiende el beneficio al momento de una futura venta del inmueble.

Según su declaración de intereses, García es socio con el 33 por ciento de la participación desde agosto del 2006 del despacho García Mascorro Abogados, del cual recibía un sueldo de 25 mil pesos mensuales por sus servicios como abogado fiscalista.

Pero es hasta mayo del 2014, que también se convierte en socio con una participación del 50 por ciento en otros dos bufetes de servicios legales, en los cuales también laboraba y recibía un pago al mes de 50 mil pesos: Firma Jurídica y Fiscal S.C. y Firma Contable y Fiscal S.C.

En esa parte tampoco coinciden los datos que Samuel García presume en su biografía publicada en su página oficial web, en donde indica sobre su experiencia laboral que desde el 2013 es el socio fundador de Firma Jurídica y Fiscal S.C., y no un año después como indicó en su declaración 3 de 3.

El joven político de 30 años ha presumido en su discurso una imagen fresca, alejada de la corrupción de los viejos funcionarios, “¿viejo león o nuevo león?”, indica en su lema García Sepúlveda, quien hasta ahora no ha logrado aclarar la procedencia del dinero con la que adquirió las propiedades a los 26 años a cambio de 28.8 millones de pesos, según él cuando era un estudiante.

Usa dinero malo: Jaime Rodríguez ‘El Bronco’

Jaime Rodríguez Calderón, aspirante independiente a la Presidencia de México, opinó sobre la sospechosa compra de dos propiedades en el 2014 a la edad de 26 años del aspirante de Movimiento Ciudadano (MC) al Senado, Samuel García Sepúlveda, a cambio de casi 30 millones de pesos.

Durante su visita a la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México, el gobernador con licencia fue cuestionado por Reporte Índigo sobre el caso que será investigado por la Tesorería del Estado, para determinar la procedencia del dinero.

“Eso demuestra que está usando el dinero malo, no sé de dónde provenga. Que un chamaco de 26 años tenga 30 millones de pesos, eso es algo que no me explicó”, declaró “El Bronco”.

Ya en tono irónico, el candidato, que según el consenso de las encuestas parte en cuarto lugar de la competencia rumbo a Los Pinos, dijo que nombraría al político neoleonés de Movimiento Ciudadano para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).


“¿30 millones de pesos a los 26 años? Hay que nombrarlo secretario de Hacienda para ver cómo resuelve los problemas económicos del país”

Jaime Rodríguez Calderón

Candidato independiente a la Presidencia