Salvador Cienfuegos Zepeda se declaró “no culpable” por los cargos de narcotráfico y lavado de dinero, durante su primera audiencia en el Tribunal Federal de Nueva York.

En la audiencia de imputación, el ex secretario de Defensa Nacional se declaró inocente; luego de que la jueza Carol Bagey Amon hubiera suspendido la audiencia de presentación de “El Padrino” a causa del ruido ocasionado por el público y la prensa.

Medios locales aseguran que su abogado, Edward Sapone, informó que se encargará de que los derechos de Cienfuegos sean respetados: “mi equipo legal y yo nos aseguraremos de que los derechos constitucionales del general Cienfuegos estén protegidos mientras lo defendemos con celo”, aseguró.

Sapone declaró a Reuters que el Consulado mexicano había sido cliente suyo durante 19 años, pero que ambos casos no estaban relacionados. Sin embargo, explicó que las autoridades del mismo estaban conscientes y “complacidas” de que él representara a Cienfuegos.

Versiones aseguran que será el 18 de noviembre cuando se realice la próxima audiencia.

Cienfuegos fue arrestado el mes pasado en Los Angeles en una operación de la DEA estadounidense; y fue transferido a Nueva York esta semana.

El gobierno federal de Estados Unidos acusa a Salvador Cienfuegos Zepeda por la presunta comisión de tres delitos de narcotráfico y uno de lavado de dinero; señalado como cómplice del cártel de los Beltrán Leyva.

Según autoridades estadounidenses, entre 2015 y 2017 Cienfuegos Zepeda ayudó al cártel a través de Juan Francisco “N”, el “H2” a cambio de sobornos. Presuntamente, el ex secretario de Defensa ayudó al tráfico marítimo y terrestre de narcóticos y protegió a los capos de otros grupos criminales.

Por los delitos que se le imputan, podría alcanzar una condena de 30 años de prisión hasta la cadena perpetua.