Al menos seis bombarderos estratégicos rusos Tu-22M3 realizaron ayer fuertes ataques aéreos contra instalaciones del grupo extremista Estado Islámico (EI) en las inmediaciones de la ciudad siria de Deir Ezzor.

 Los bombarderos despegaron desde un aeródromo ruso para atacar las posiciones del Estado Islámico, informó el ministerio de Defensa de Rusia, citado por RT.

En el ataque se utilizaron municiones de alto poder explosivo “contra objetivos del grupo extremista al suroeste, este y noreste de la ciudad de Deir Ezzor”, indicó por su parte la agencia rusa Sputnik.

El ministerio indicó que en el bombardeo se destruyeron dos centros de mando del Estado Islámico, seis grandes almacenes de municiones, dos carros de combate, cuatro vehículos de infantería y siete vehículos todoterreno con armas de gran calibre, así como un gran número de extremistas fueron abatidos.

Durante la operación, los Tu-22M3 fueron escoltados por aviones rusos Su-30SM y Su-35S procedentes del aeródromo de Hmeymim en Siria.

El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) considera al Estado Islámico un grupo terrorista, y es proscrito en numerosos países, entre ellos Rusia.

Rusia realizó entre septiembre de 2015 y marzo de 2016 una operación en el país árabe para destruir instalaciones de los grupos terroristas, a petición del presidente sirio, Bashar al-Assad.