¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
CDMX
imagen principal

Inseguridad

Robos a la carta en la CDMX

Laura Islas

El asalto a negocios en la capital del país subió de 2016 a 2017, al pasar de 15 mil 451 a 17 mil 446, según indican estadísticas de la Procuraduría capitalina. Los robos a restaurantes y comensales también van a la alza, aunque las cifras son opacas


Feb 9, 2018
Lectura 6 min
portada post

Ser asaltado en un restaurante de la Ciudad de México puede ser más rápido que pedir un platillo.

Incluso, comer o cenar en colonias consideradas como seguras ya no es garantía de tranquilidad, pues en cualquier momento se puede ser víctima de algún delito por grupos de personas armadas que en minutos despojan de sus pertenencias tanto a empleados como a comensales.

Especialistas señalan que este tipo de delitos son cometidos por la baja probabilidad que existe de tener una sanción y la alta posibilidad de salir exitosos debido a que las víctimas están desprevenidas y las autoridades no tienen cómo investigarlos.

Uno de los asaltos más recientes ocurrió apenas el jueves primero de febrero, cuando 20 clientes fueron robados por tres individuos armados en la Colonia del Valle. El atraco ocurrió alrededor de las 21:30 horas en una pizzería descrita como ideal para ir al salir del cine o un domingo en la noche.

Los ladrones amagaron a los comensales con armas de fuego y les quitaron pertenencias como dinero en efectivo, carteras, teléfonos celulares y tabletas. Luego escaparon a pie, según los reportes.

Pero no en todos los robos hay personas ilesas, el jueves 12 de octubre del año pasado, Francisco Huitrón, catedrático de la UNAM, fue asesinado durante el asalto a una cafetería en la Colonia Letrán Valle, en la Delegación Benito Juárez. Era un cliente habitual.

Casi dos meses después, el 5 de diciembre, un joven de 17 años fue vinculado a proceso por el homicidio del profesor universitario, que según las versiones, recibió impactos de bala al tratar de enfrentarse a uno de los supuestos asaltantes y le arrojó café caliente en el rostro.

Lo anterior sólo son dos ejemplos de una lista de asaltos a restaurantes y comensales cada vez son más comunes y tienen mayor difusión en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Los robos ocurren generalmente en zonas de clase media que son consideradas seguras y tranquilas, lo que toma desprevenidos a los afectados

De acuerdo con las estadísticas de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), de enero a diciembre de 2016, el número de carpetas de investigación iniciadas por el delito de robos cometidos con violencia a negocios fue de 2 mil 505, mientras que los robos cometidos sin violencia a negocios fueron 12 mil 946.

En 2017, los robos a negocios, instituciones privadas e instituciones públicas con violencia ascendieron a 2 mil 722 y los robos sin violencia a 14 mil 724.

Los asaltos a restaurantes y comensales tendrían que estar incluidos en esta categoría, pero en 2016, la Procuraduría registró 25 casos en delitos de bajo impacto social como “Robo encontrándose la víctima en el interior de un restaurante”, mientras que en el 2017 sólo se contabilizaron los ocurridos en los meses de enero a octubre, que fueron 71, y se omitieron los últimos dos.

Datos opacos

Francisco Rivas, presidente del Observatorio Nacional Ciudadano, señaló que los datos oficiales de las autoridades no permiten aseverar un incremento en este tipo de delitos, debido a que no están desagregados de Robo a Negocios.

Sin embargo, sí se puede asegurar que la percepción de la ciudadanía es que este robo va a la alza, sobre en todo en colonias consideradas seguras como Polanco, la Colonia del Valle y la Condesa.

La alta probabilidad de que no haya una sanción y que en un sólo golpe se puedan obtener altas ganancias es una de las causas que incitan estos delitos

“La percepción ha aumentado en zonas que son más llamativas en estos últimos años”, dijo. “No es lo mismo que ocurra en una colonia poco conocida a una donde hay mucha actividad comercial, esas zonas también son tranquilas, conoces e identificas una sensación de libertad, eso impacta más”.

Rivas mencionó que este tipo de robos es favorecido por la falta de castigo a quienes los realizan, además de que quienes lo llevan a cabo acuden al lugar de manera previa para verificar las medidas de seguridad existen ahí.

No obstante, descartó que sea una práctica nueva y que estos acontecimientos incidan en que la afluencia registre una baja, pues en lugares como Tijuana, donde se han registrado sucesos parecidos, la gente no por eso deja de acudir.

José Antonio Álvarez, doctor en Derecho y adscrito al Programa en Derecho y Política Criminal en la Fes Acatlán, de la UNAM, señaló que uno de los factores que incitan a estos robos son las ganancias que se obtienen en un sólo golpe.

Quienes cometen este tipo de robos se fijan en las estrategias de seguridad que tienen este tipo de negocios antes de cometer el atraco y generalmente actúan en grupos.

El especialista explicó que como en el caso de los ladrones que roban en el tránsito, este tipo de delincuentes aprovecha la situación, y se va cambiando de zona, como un efecto cucaracha.

“Al final del día el delito se concreta porque afuera no hay control”, dijo José Antonio Álvarez. “Son zonas que económicamente concentran a la clase media, burguesa”, dijo.

Ante esta serie de robos, el especialista recomendó a los comensales tomar medidas personales como acudir de preferencia en grupos de 2 o 3 personas, no descuidar objetos personales como bolsas, ni sacos o abrigos.

En el caso de los negocios, incrementar el número de cámaras de vigilancia, tener más acercamiento con los cuerpos policíacos, lo cual puede ser algo disuasivo.

Recomendaciones

Para no estar desprevenidos, José Antonio Álvarez, catedrático en Derecho de la Fes Acatlán, de la UNAM, da algunos consejos

  1. Tomar medidas personales como acudir en grupos de 2 o 3 personas, no descuidar objetos personales
  2. Que los establecimientos refuercen sus perímetros de vigilancia con el apoyo de los valet parking o con más cámaras de vigilancia
  3. Tener accesos controlados
  4. Incrementar la comunicación con la Policía y que haya un enlace con los centros de mando

Notas relacionadas

Jun 23, 2020
Lectura 7 min

Inseguridad

Epicentros de la violencia, entidades inseguras

Eduardo Buendia


Jun 23, 2020 Lectura 7 min

May 29, 2020
Lectura 4 min

May 6, 2020
Lectura 4 min

Inseguridad

La gran deuda del combate a la violencia

Ernesto Santillán


May 6, 2020 Lectura 4 min

doPlay

May 6, 2020

Comentarios