¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
GDL
imagen principal

MEDIO AMBIENTE

Río Santiago, a 11 años de injusticia

Jonathan Ávila

Evitar más muertes como la del pequeño Miguel Ángel López Rocha en el 2008 por la contaminación de este canal se ha convertido en el principal motor de la lucha ambiental en Jalisco


Feb 14, 2019
Lectura 6 min
portada post

Once años han pasado desde que el niño Miguel Ángel López Rocha murió por la contaminación que invade al Río Santiago en Jalisco sin que a la fecha se solucione esta afectación ambiental.

Se trata del afluente con los más altos niveles de toxicidad en el país –catalogado así por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) – que ha generado diversas enfermedades para la población y con mayor impacto en las niñas y los niños.

La muerte de Miguel Ángel el 13 de febrero del 2008 le dio un rostro y una historia a las miles de muertes que la contaminación del Río Santiago ha cobrado a través de los años. Desde ese entonces y hasta la fecha se han registrado mil 231 personas muertas. En lo que va del 2019 ya suman 14 fallecidas, entre ellas un par de menores víctimas de cáncer.

A pesar del alto riesgo que la toxicidad del río supone para la población de los alrededores no se han atendido las causas profundas de las afectaciones ambientales y sociales.

Por ello, organizaciones como el Comité Ciudadano en Defensa Ambiental de El Salto y el Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario (Imdec) se manifestaron ayer a las afueras del Palacio de Gobierno de Guadalajara.

Los colectivos argumentan que el proyecto de saneamiento que ofreció el nuevo gobierno no contempla una visión integral sobre la salud de la población que se ha visto afectada.

El programa presentado en diciembre pasado sólo considera la salud de las personas afectadas a partir de la actual administración, lo que demuestra la falta de reconocimiento estatal hacia la problemática de salud que antecede, acusan

“Se centra en la atención médica para la detección temprana de enfermedades y no contempla las epidemias existentes. Van por el control de fertilizantes y plaguicidas tóxicos, pero no por la atención de los efectos de sustancias peligrosas vertidas al río por las industrias, como el arsénico”, dice uno de los señalamientos.

Las recomendaciones

Una de las propuestas del proyecto integral de saneamiento al Río Santiago que llamó la atención de los manifestantes fue la recomendación de “autocuidado” presentada como parte de las iniciativas del gobernador de la entidad, Enrique Alfaro Ramírez.

“No podemos hablar de autocuidado, estamos en una zona de gravísima situación de contaminación ambiental”, expresó María González Valencia, integrante del Instituto Mexicano de Desarrollo Comunitario (Imdec).

Sin embargo las muertes no han sido las únicas afectaciones: cuatro mil 29 personas se han enfermado de cáncer, insuficiencia renal, problemas respiratorios, cardiovasculares, digestivos e infecciones en la piel.

Con cáncer suman 254 personas; 143 son mujeres de las cuales 46 son menores de 40 años; de igual forma 16 niñas y niños diagnosticados con leucemia.

En cuanto a la insuficiencia renal hay 973 personas con este padecimiento, 533 de éstas con un cuadro crónico terminal. Dentro de ese mismo conjunto 24 son menores de edad, de entre 8 y 14 años.

“Estas cifras continuamente se modifican, pues encontramos nuevos casos por un lado, y por otro vamos teniendo defunciones”, explicó Raúl Muñoz Delgadillo, presidente del Comité Ciudadano en Defensa Ambiental de El Salto.

4,029 personas se han enfermado de cáncer, insuficiencia renal y problemas respiratorios

El activista expresó que se tratan de cifras vergonzosas para las autoridades locales, pues no sólo dan cuenta de las afectaciones por el daño ambiental del Río Santiago, sino también son consecuencias de la corrupción e impunidad que las fortalece.

Cabe destacar que los esfuerzos documentales para exponer esta problemática han sido por parte de las comunidades afectadas, ya que hasta la fecha no existen estudios de la Secretaría de Salud de Jalisco que den certeza sobre el impacto de la contaminación a las poblaciones cercanas al río.

Metales pesados, un gran problema

Entre las principales causas de la alta contaminación en el Río Santiago están los desechos químicos que se vierten en el afluente.

De acuerdo con investigaciones de la Universidad de Guadalajara (UdeG), se ha detectado la presencia de arsénico, cadmio, mercurio, plomo, níquel y zinc en las muestras extraídas tanto del agua como de zonas terrestres aledañas al río.

Los datos de la institución educativa muestran que el 51 por ciento de las muestras extraídas en 22 puntos de las zonas habitacionales del municipio de El Salto contenían arsénico, uno de los principales químicos que terminaron con la vida del pequeño Miguel Ángel.

Mientras que otro estudio realizado por Greenpeace en el 2012 señala que alrededor de mil 90 sustancias químicas eran vertidas por las industrias en el Río Santiago.

Asimismo, destaca que entre el 87 y el 94 por ciento de las empresas que realizan estas actividades de afectación al ecosistema incumplen hasta la fecha con los parámetros de la Norma Oficial Mexicana 0001-SEMARNAT-1996

Y aunque en las inmediaciones del Río Santiago se encuentran las plantas de tratamiento de El Ahogado y Agua Prieta, éstas solamente se encargan de tratar las aguas domésticas del río.

Por lo que su funcionamiento es incapaz de revertir o apoyar a la limpieza de los metales pesados que se desechan como consecuencia de la actividad industrial.

No obstante, las empresas no han querido tomar con seriedad el problema. Existen más de 10 mil industrias que vierten sus desechos en el Río Santiago, como lo documenta un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que dio a conocer Reporte Índigo.

Sectores como la Cámara Regional de la Industria de Transformación del Estado de Jalisco (Caneintra), en voz de su presidente Juan Porras, expresó que es un mito que todos los empresarios contaminan

Dicho argumento ha sido retomado recientemente por el Ejecutivo estatal, quien declaró que las descargas negras son en su mayoría provocadas por los municipios y no por las empresas aledañas al Río Santiago.

Contra esta posición, las organizaciones defensoras han señalado que, como parte de las mesas de trabajo de la propuesta integral para el saneamiento de la región, también debe incluirse a la Secretaría de Economía, ya que es esta dependencia la que tiene una relación directa con los empresarios jaliscienses.


Notas relacionadas
doPlay

Abr 5, 2019

MEDIO AMBIENTE

Los dueños del río

Luis Herrera


Abr 5, 2019

Abr 2, 2019
Lectura 4 min

Mar 21, 2019
Lectura 2 min

MEDIO AMBIENTE

Ordena INAI estudios de impacto

Indigo Staff


Mar 21, 2019 Lectura 2 min

doPlay

Mar 15, 2019

Comentarios