El Tren Ligero de la Ciudad de México ha revivido en la actual administración gubernamental después de estar en el olvido.

Información obtenida vía transparencia indica que del año 2016 al 2020, las fallas en este medio de transporte se han reducido un 23 por ciento.

El Tren Ligero es el medio de movilidad más importante del sur de la ciudad, a diario transporta hasta 23 mil usuarios de la zona de Xochimilco al centro de la capital, según datos sobre la afluencia del sistema que se pueden consultar en el portal de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP).

Es el único medio masivo que llega hasta Xochimilco atravesando las alcaldías de Coyoacán y Tlalpan. Además, tiene conexión con otros modos de transporte como el Metro y el Trolebús.

Especialistas afirman que la mejoría se debe a que las inversiones en su mantenimiento han sido superiores que en otras administraciones. Sin embargo, el pendiente es aumentar la flota para que también crezca la capacidad de mover usuarios y disminuir sus tiempos de traslado.

Disminuyen fallas en Tren Ligero

Del 2016 al 2020, las fallas en el servicio del Tren Ligero se redujeron un 23 por ciento, según la solicitud de información con folio 0322000006321 realizada por el Sistema InfomexDF al Sistema de Transporte Eléctricos (STE) de la capital.

La base de datos proporcionada señala que en el 2016, el medio de transporte tuvo 364 fallas, cantidad que para 2017 disminuyó a 325.

Sin embargo, en el 2018 se registró el número más alto de anomalías en el servicio con 370, lo que equivale a 1.01 fallas al día en promedio.

Es importante resaltar que la actual administración de Claudia Sheinbaum tomó posesión hasta diciembre de ese año, por lo que la cifra de fallas en el 2018 no se puede atribuir a su gestión.

Para 2019, el primer año completo de Sheinbaum al frente de la capital del país, las fallas en la operación del Tren Ligero disminuyeron a 296, es decir, 18 por ciento menos en comparación con 2016 y un 20 por ciento menos respecto a 2018.

Mientras que 2020 fue el ejercicio en el que menos anomalías se registraron con 277, un 87 menos que en 2016, lo que equivale a una reducción del 23 por ciento.

Elevan presupuesto

El STE así como los medios que dependen de él —Trolebús y Tren Ligero— han recibido mucho presupuesto en los dos últimos años en comparación con gestiones anteriores que los olvidaron; y la disminución de fallas es un reflejo de la inversión, indica Gustavo Jiménez, especialista en electromovilidad, y fundador de la empresa Emobility, quien ha colaborado como asesor independiente con las autoridades locales.

“Ha recibido mucho dinero, es la mejor inversión que ha pasado en los últimos años, pusieron nuevos rieles, hicieron ajustes, tiene sentido que haya menos fallas”, declara.

Una muestra es el aumento del presupuesto que ha recibido el STE como en los últimos años. Según el Proyecto de Presupuesto de Egresos de 2018, el sistema de electromovilidad de la capital recibió mil 393 millones 739 mil 905 pesos para ejercer durante ese año.

En 2019, su presupuesto aumentó a 2 mil 401 millones 651 mil 419 pesos, un 72 por ciento más. Mientras que para 2020, sus recursos crecieron a 3 mil 774 millones 716 mil 327 pesos, un 170 por ciento más que en 2018.

Por ello, dice el especialista, debería tener aún menos fallas el Tren Ligero, porque el STE ha tenido muchos recursos y se han emprendido importantes proyectos de mantenimiento.

“Debería haber menos fallas porque se sometió a un importante proceso de rehabilitación, donde se sustituyeron rieles del primer tramo de Tasqueña a Huipulco que eran del tranvía”, considera en entrevista Jiménez.

De junio a diciembre de 2019, se llevó a cabo la primera fase de la rehabilitación del Tren Ligero en el tramo que va de Tasqueña a Huipulco, que consistió en la sustitución de rieles y durmientes, proyecto que tuvo una inversión de 246 millones de pesos.

A su vez, en mayo de 2020 inició la segunda fase de mantenimiento, en el tramo de Estadio Azteca a Xochimilco, en esta ocasión concluyó en diciembre del mismo año y tuvo un costo de 286 millones de pesos.

Aumentar la flota

Es necesario, para mejorar más el servicio del Tren Ligero, aumentar la flota de vehículos en operación, dice el académico de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Javier Granados Villafuerte.

“El Tren Ligero tiene 20 trenes, de los cuales, la mitad está en mantenimiento, entonces, deben acelerar este proceso o adquirir más vehículos para aumentar la frecuencia de paso”, explica.

Actualmente, un usuario del medio de transporte espera entre 10 y 15 minutos en la terminal de Tasqueña para que arribe un convoy, y el recorrido total de la línea dura 30 minutos, dice.

Entonces, aumentando la frecuencia de paso de trenes se puede disminuir el tiempo de espera y a su vez el de traslado.

También puedes leer: Alistan reapertura del Tren Ligero