A muy poco de que se cumplan cinco años del gran fiasco que se llevó Jalisco en 2017 al intentar exportar sin éxito el llamado “oro verde” a los Estados Unidos, el Gobierno de México ha confirmado que está negociando, llevar aguacate, con las autoridades de ese país y que existen avances en la materia.

La fallida exportación del aguacate de Jalisco hacia Estados Unidos se convirtió en uno de los mayores fracasos del gobierno de Aristóteles Sandoval Díaz, finado exgobernador del estado, quien supuso desde 2016 que las autoridades estadounidenses le habían abierto las puertas a ese producto jalisciense, lo que resultaría falso.

El episodio representativo de ese fracaso llegaría el 24 de enero de 2017, cuando el que debía de convertirse en el primer cargamento de aguacate jalisciense que lograba exportarse al mercado estadounidense —120 toneladas—, fue rechazado por las autoridades de aquel país, por lo que no pudo pasar por sus fronteras.

Por eso ha sorprendido que tras casi cinco años sin avances en este asunto, el Gobierno de la autodenominada Cuarta Transformación anunciara en días pasados que ha retomado las negociaciones con el Gobierno del presidente, Joe Biden, con miras a obtener finalmente la anhelada autorización de exportación para el aguacate de Jalisco.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural federal informó: “El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula, anunció que se avanza en las negociaciones con el Gobierno de Estados Unidos para abrir las exportaciones de aguacate de Jalisco al mercado de ese país, lo que beneficiará a los productores de esta región del occidente de México”.

En el comunicado fechado el 21 de noviembre de 2021 se asegura que: “El funcionario federal dio a conocer que se han sostenido reuniones sobre este tema con el secretario de Agricultura de Estados Unidos, Thomas Vilsack, y ha mostrado interés al respecto”.

En este momento en que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, está transitando hacia la que será la segunda mitad de su mandato, la Sader asegura que se encuentra a poco de lograr el visto bueno estadounidense para la compra del aguacate jalisciense.

“Es muy probable que próximamente demos la buena noticia de la exportación de aguacate de Jalisco, lo que tendrá un impacto importante para el estado”, subrayó Villalobos Arámbula.

Crónica del fiasco

El exgobernador Aristóteles Sandoval Díaz había cantado victoria muy pronto: desde el 27 de mayo de 2016, su gobierno emitiría un comunicado titulado “Jalisco exportará aguacate a Estados Unidos”, en el que se afirmaba lo siguiente:

“Tras una lucha de un siglo por abrir las puertas del mercado norteamericano, finalmente Jalisco logró hoy la autorización de Estados Unidos para exportar aguacate a los consumidores del vecino país, dando un paso histórico en el sector agropecuario jalisciense, anunció el gobernador Aristóteles Sandoval”.

Y continuó: “Vamos a poder exportar a cualquier estado de la Unión Americana, de los Estados Unidos, nuestro aguacate, aguacate de calidad, aguacate que se produce con toda esta cadena que es altamente competitiva con cualquier producto en el mundo. Después de estos 100 años que se mantuvo cerrada esta frontera, hoy el aguacate de Jalisco volverá a la mesa de los estadounidenses”.

En aquel evento el exgobernador de Jalisco se encontraba acompañado de actores de relevancia en el sector agropecuario, como el entonces titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), José Calzada Rovirosa, alcaldes, representantes del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), asociaciones y productores de aguacate.

Inclusive: “El evento contó con la participación del subsecretario de Marketing y Programas Regulatorios del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), Edward Avalos”.

Posteriormente, el 16 de enero de 2017 en un nuevo evento encabezado por el Gobierno de Jalisco, en este caso, por el entonces secretario de Desarrollo Rural (Seder), Héctor Padilla Gutiérrez, se daba el banderazo de salida desde Ciudad Guzmán al que, se esperaba, sería el primer cargamento de aguacate jalisciense -120 toneladas- que lograría ingresar a los Estados Unidos.

Pocos días después se confirmó el rechazo estadounidense del aguacate de Jalisco.

El origen del fiasco

El Senasica ha puntualizado vía transparencia que lo que causó que el Gobierno de Estados Unidos rechazara el aguacate de Jalisco es que nunca se concretó el documentado llamado “Plan de Trabajo Operativo”, que debía ser avalado por ambos países.

Con base en el recurso de revisión RRA 2022/17, el Senasica ha informado al respecto: “No se completó el trámite administrativo para la puesta en marcha del Plan de Trabajo Operativo. El trámite consiste en que al firmar un Plan de Trabajo, se acuerdan las condiciones fitosanitarias específicas que se deben cumplir para poder llevar a cabo la exportación” (“El fiasco aguacatero”, 6/10/2017).

Dicho Plan debía ser elaborado y firmado por el Senasica y su Dirección General de Sanidad Vegetal (DGSV), en el caso de México; y por el Departamento de Agricultura estadounidense (USDA) y su Servicio de Inspección de Sanidad Animal y Vegetal (APHIS), en el caso de Estados Unidos.

Senasica esclareció las causas del fiasco que se llevó Jalisco en 2017: “Los motivos específicos que causaron que los cargamentos no cruzaran para su venta a EU fue que aún no se ha completado el proceso administrativo para la puesta en marcha del Plan de Trabajo Operativo que permitiría el ingreso del aguacate de Jalisco”.

Y agrega: “En la propuesta de Plan, el cual entrará en vigor una vez firmado por ambos países, se contempla que el trámite para la exportación es la obtención del CFI (Certificados Fitosanitarios Internacionales) (…) Los CFI se obtuvieron, sin embargo, como ya se mencionó, no se completó el trámite administrativo para la puesta en marcha del Plan”.