Con una participación ciudadana mayor de lo esperada —entre 51.7 por ciento y 52.5 por ciento—concluyeron las elecciones más grandes de la historia del país en donde estuvieron en juego 15 gubernaturas, la renovación de la Cámara de Diputados, 30 congresos locales y más de mil 900 ayuntamientos y juntas municipales.

Las alianzas Juntos Haremos Historia, conformada por Morena, el Partido del Trabajo y el Partido Verde Ecologista, así como la coalición Va por México, integrada por el Partido Acción Nacional, el Revolucionario Institucional y el de la Revolución Democrática, se enfrascaron en un enfrentamiento durante meses donde finalmente ambos registraron tanto aciertos como fracasos, dejando entre ver una panorama de fuerzas equilibradas tanto en San Lázaro como en las entidades del país.

De acuerdo con el conteo rápido que el Instituto Nacional Electoral dio a conocer en voz de su consejero presidente Lorenzo Córdova, el partido guinda se habría quedado corto en su búsqueda de curules, pasando de ostentar 253 espacios actualmente a quedarse con entre 190 y 203 lugares; esto tras haber conseguido un rango de votación de entre 34.9 por ciento y 35.8 por ciento.

Aún con la ayuda de sus aliados, el tope de legisladores que alcanzaría el partido que llevó a Andrés Manuel López Obrador al poder sería de máximo 292 diputados, 42 lugares lejos de los 334 que necesita para concretar los cambios constitucionales sin requerir de la oposición.

Los blanquiazules, que actualmente cuentan con 79 espacios, se mantendrían como la segunda fuerza política del país al conseguir entre 106 y 117 diputados con un rango estimado de votación de entre 18.5 por ciento y 19.3 por ciento, un resultado que a pesar de ser muy favorecedor para el principal partido opositor, no le alcanza para cumplir el objetivo que tenía planeado: la mayoría absoluta para revertir muchos de los cambios propuestos principalmente por el primer mandatario del país.

Por su parte, el Partido Revolucionario Institucional se colocó como la tercera fuerza política, al lograr un estimado de mínimo 63 curules y máximo de 75 al conseguir un rango estimado de votación que ronda entre el 17.8 por ciento y 18.5 por ciento.

Al tricolor le sigue el Partido Verde Ecologista de México en cuarto lugar con la posibilidad de obtener entre 40 y 48 espacios en San Lázaro.

Como quinta fuerza surge el Partido del Trabajo, fiel aliado de Morena y el cual tendría derecho a un aproximado de entre 35 y 41 diputados.

Movimiento Ciudadano, institución política que tomó la decisión de no formar parte de la coalición Va por México con la intención de posicionarse como la tercera vía, fracasó en su objetivo al menos a nivel federal, pues hasta el cierre de la edición y de acuerdo con el conteo rápido del órgano encargado de organizar las elecciones, el partido naranja únicamente alcanzaría entre 20 y 27 legisladores, dejándolo como la sexta fuerza política.

En tanto, el PRD pasa de tener 20 curules a estar entre 12 y 21, de acuerdo con la información preliminar, mientras que el PES tendrá entre cero y 6 lugares después de contar con 31.

El partido Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México carecen de posibilidades de contar con una curul en la siguiente Legislatura.

También puedes leer: Conteo rápido: Morena se llevaría también Baja California Sur con Castro Cosío

Se cierran elecciones de gubernaturas

De las 15 entidades en juego en las elecciones: en Nuevo León, quizá una de las más codiciadas y disputadas, el candidato de Movimiento Ciudadano, Samuel García, se perfila como el favorito a ganar con el 38.6 por ciento de las preferencias, le sigue Adrián de la Garza con 27.9 por ciento y Fernando Larrazabal del PAN con 18.2 por ciento.

En Guerrero, uno de los estados con más polémica a lo largo del periodo electoral, va a la cabeza Evelyn Cecia Salgado Pineda de Morena, hija de Félix Salgado Macedonio, exabanderado a la entidad acusado de violación, con el 47 por ciento de lo sufragios.

Le siguen Mario Moreno del PRI con el 38.6 por ciento y en un lejano tercer lugar Irma Garzón Bernal del PAN con 1.8 por ciento.

Baja California lo domina según el PREP Marina Avila de la alianza Morena-PT-PVEM con el 52 por ciento de los sufragios, la sigue en un alejado segundo lugar Jorge Hank Rhon del PES con el 28.02 por ciento.

La competencia en la entidad de Baja California Sur está mucho más cerrada, pues lidera Víctor Manuel Castro de Morena con el 46.12 por ciento, mientras que su rival del PAN, Francisco Pelayo, sumaba el 40.78 por ciento de los sufragios en las elecciones.

Campeche, uno de los estados donde la contienda estuvo más cerrada a lo largo del proceso electoral lo encabeza Layda Sansores de la coalición Morena-PT con el 32.81 por ciento, muy de cerca la sigue Christian Castro del PAN-PRI-PRD con el 32.74 por ciento y en tercer lugar, Eliseo Fernández, de Movimiento Ciudadano con el 30.41 por ciento.

En Colima, Morena tomó la delantera desde temprano con su candidata Indira Vizcaíno, la cual hasta el cierre de la edición acumulaba el 33.38 por ciento de los sufragios, mientras que su rival, Mely Romero de la coalición Va por México (PAN-PRI-PRD) sumaba el 28.36 por ciento.

Chihuahua, uno de los bastiones blanquiazules lo lidera María Eugenia Campos (PAN-PRD) con el 44.18 por ciento de los votos, mientras que en segundo lugar le da la pelea Juan Carlos Loera de Morena-PT con 34.18 por ciento.

La contienda por la gubernatura de Michoacán, una de las entidades más violentas de México, se cerró en los últimos días, quedando como favorito hasta el día de ayer el candidato Alfredo Ramírez (Morena-PT) con el 41.27 por ciento. Después de él viene Carlos Herrera (PAN-PRI-PRD) con el 39.86 por ciento.

En Nayarit lleva la delantera Miguel Ángel Navarro del partido guinda con el 50.55 por ciento seguido de Ignacio Flores de Movimiento ciudadano con el 20.47 por ciento

Querétaro, en la zona centro, lo lidera con una gran ventaja del 55.47 por ciento, una victoria prácticamente segura, Mauricio Kuri (PAN) con el 55.47 por ciento y de lejos lo ve Celia Maya de Morena con 24.08 por ciento.

Sonora, una entidad históricamente dominada por el tricolor podría cambiar a color guinda, pues Alfonso Durazo de Morena cuenta con el 53.19 por ciento de los sufragios, mientras su contrincante, Ernesto Gándara de Va x Sonora, apenas cuenta con el 35.93 por ciento.

En Sinaloa Rubén Rocha de Morena tenía el 56.78 por ciento al cierre de la edición y Mario Zamora, del PAN-PRI-PRD, apenas el 33.78 por ciento.

David Monreal, quien busca ganar Zacatecas por segunda ocasión cuentan con el 48.84 por ciento de los apoyos, mientras que Claudia Anaya del PAN-PRI-PRD le sigue con el 37 por ciento.

En Tlaxcala y San Luis Potosí, los datos de las elecciones son inciertos, pues al cierre de la edición, el PREP no se encontraba operando correctamente.

Continúa leyendo:

Un día histórico para la jornada electoral mas grande