Roberto González Alcalá dejó vacante desde este martes las direcciones generales de Gruma México y Latinoamérica y de Grupo Industrial Maseca (GIMSA), empresa subsidiaria de Gruma dedicada a la producción de harina de maíz en México.

Ello, luego de que presentara su renuncia a los cargos “por motivos personales” a Joel Suárez Aldana, director general de Gruma, la cual se hizo efectiva a partir de este 17 de diciembre, informó la empresa en un comunicado.

Según el reporte, Gruma reconoce la trayectoria profesional de González Alcalá y agradece la lealtad y excelencia con la que se desempeñó durante el tiempo que formó parte de la alta dirección de la empresa, y le deseó toda clase de éxitos en los nuevos proyectos profesionales que emprenda.

Se aclara que en tanto se designa al nuevo director general de Gruma México y Latinoamérica y de GIMSA, cuya facultad le pertenece al Consejo de Administración, la Presidencia del Consejo nombrará a un equipo de alto nivel.

Este equipo, expone el reporte, estará conformado por los principales directores de la empresa, para hacerse cargo temporalmente de las funciones que se encontraban bajo la responsabilidad de González Alcalá.

Reporte Indigo publicó hace unos días que el cuerpo directivo de Gruma había recibido “una sacudida” al destituir a cuatro altos ejecutivos que trabajaron de cerca con Roberto González Barrera, fundador de la compañía.

“El cambio fue recibido con sorpresa  por algunos consejeros y accionistas que no fueron convocados a la asamblea en la que se realizaron los cambios”, entre ellos Joel Suárez Aldana y Roberto González Alcalá, hijo del fundador, como director de México y América Latina, quien tenía 18 años de trabajar en la corporación.