La Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) lejos de ser una solución integral y un apoyo para familiares de gente agredida y violentada por delitos federales es un aparato artificial que solo da apoyos económicos.

De acuerdo con expertos consultados, la comisión en vez de procurar que las víctimas tengan una ayuda que contemple el plano psicosocial, únicamente tienen acceso a recursos económicos. Además, su trabajo está poco encaminado en resarcir la justicia.


En tanto, los trabajadores de la CEAV carecen de prestaciones porque están subcontratados, un modelo que ha sido criticado por el propio Gobierno federal pero que se mantiene en uso en esta dependencia

Con la aplicación de este sistema, se aleja a las víctimas de la verdadera reparación del daño y sólo se mantiene a más burocracia que realmente no incide en la problemática.

Sólo para este 2021, la CEAV realizó una contratación con tres empresas por 45 millones de pesos para la prestación de servicios integrales de apoyo gerencial, técnico y administrativo, además de la adquisición de boletos de viajes.

Una de las empresas es el Corporativo Enso Especialistas, S.A. de C.V., que fue constituida apenas en diciembre de 2020 y tiene su domicilio en un departamento de la colonia Condesa.

Entre la tripleta también están Servicios Empresariales Alquicira, S.A. de C.V., y El Mundo Es Tuyo, S.A. de C.V., esta última encargada de surtir boletos de viajes.

Al respecto, el profesor Edgar Morín, autor del libro “Crímenes de cuello blanco”, afirma que el uso de la subcontratación da la impresión de ser un patrón de negocios para las empresas particulares.

“La verdad es que es espeluznante porque la impresión es que se trata de un problema mucho más extendido de lo que podemos imaginar porque por todos lados estaríamos viendo que ese es el patrón de los negocios”, apunta el académico.

Estos procedimientos presuntamente se realizan con empresas comparsas, que acuden a la invitación pero las retiran en el proceso y no hacen ningún reclamo. Lo anterior, hace que parezca un proceso de licitación auténtico, transparente y competido.

“No es posible que una empresa recién constituida de la nada agarre contratos millonarios, y en esta empresa en particular o en este contrato, son cosas sumamente especializadas”, expone.

Edgar Morín considera que este tipo de outsourcing o subcontratación es muy similar a los procedimientos realizados por otras administraciones a las que tanto cuestiona Andrés Manuel López Obrador, pues los contratos parecen hechos a la medida para las empresas que concursan.

“Eso es los más sospechoso de todo, yo sé que a los ‘cuatroteros’ les molesta mucho que les diga que son iguales que los otros, a lo mejor no son iguales pero sí son muy parecidos. Qué casualidad que con Peña Nieto lo que teníamos era a un montón de sinvergüenzas que hacían empresas recién fundadas y obtenían contratos multimillonarios, y aquí estos que dicen que son diferentes… ya quisiéramos agarrar un contrato de 40 millones fundando una empresa mañana.

“Esa parte es muy desencantadora para todos aquellos que todavía creen en el proyecto de la 4T de que iban a modificar sustancialmente las cosas, pero se siguen dando adjudicaciones directas e invitaciones restringidas al por mayor”, señala.

Además, cuestiona que la CEAV principalmente ofrezca dinero y no se busque la preparación del daño de manera integral.

‘Hay una élite’

Con la creación de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas se creó una élite, considera la directora de Colectivo Solecito, Lucy Díaz.

“CEAV creó una élite. CEAV no es la comisión de las víctimas, es la comisión de ‘algunas’ víctimas porque solamente los casos que están federalizados pueden tener derecho a CEAV.

“Y sí, tiene el problema del outsourcing, lo ha tenido siempre. Se ha regido siempre por lo que decidía el anterior director, Jaime Rochín, quien estuvo al frente hasta hace tres años. Él fue quien dejó el mayor problema porque con sus malas decisiones hizo una verdadera catástrofe”, expone la activista.

Considera que la CEAV ha fallado en brindar el apoyo social y jurídico, además de otros tipos de ayuda que requieren las víctimas de la violencia en el país.

“Cuando no había dinero nos daban apoyo psicosocial y apoyo jurídico, en una medida moderada, pero hoy en día los empleados están trabajando mandando los apoyos y haciendo los traslados.


“Si hoy yo necesitara a un abogado de la CEAV para un asunto, no tendrían ellos para proveerme. Unos cuantos abogados manejan todos los casos, entonces, ese apoyo jurídico tan esencial para las víctimas se hace inalcanzable”

Lucy Díaz

Directora de Colectivo Solecito

También puedes leer:

Condiciones inhumanas para trabajadores de la CEAV

CEAV, pura simulación de apoyo a víctimas de violencia