Los afectados por la explosión en el Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa han recibido apoyo tanto público como privado desde el momento del trágico incidente que dejó tres personas muertas y 72 lesionados.

Ayuda humanitaria, atención médica, apoyos económicos, materiales de construcción, entre otros, han sido proporcionados desde el pasado jueves. 

El Gobierno del Distrito Federal detalló ayer que personal del DIF ha entregado 8 mil 500 raciones de alimentos. 

También el lunes, servidores Públicos de la delegación Cuajimalpa entregaron un apoyo económico de 110 mil 400 pesos para las víctimas y familiares. 

El propio jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, dijo que con la averiguación abierta se busca alcanzar acuerdos prontos para la reparación del daño a las víctimas y materiales.

Aunque Mancera se pronunció también por hacer más estricta la regulación de la operación de pipas, el tema no se ha discutido a profundidad. 

El asambleísta Orlando Anaya dijo el domingo que es urgente desarrollar planes para prevenir accidentes con pipas; sin embargo, hasta la fecha predomina la información sobre la reparación de daños y sobre los responsables de pagar las indemnizaciones.