Desde su lugar en el gabinete presidencial, Francisco Guzmán era el encargado de proveer de información directamente al presidente para auxiliarlo en la toma de decisiones y ayudarle en la elaboración de sus discursos

https://www.youtube.com/watch?v=Nzi6Pi5AOPQ

A la mitad de su gestión, el presidente Enrique Peña Nieto mueve sus piezas para encarar la recta fina del su administración.

El mandatario realizó cambios en su gabinete y algunos personajes de su círculo más cercano ocupan ahora puestos clave.

Posiciones que sin duda serán importantes no solo para el cierre de su administración, sino para los tiempos electorales que se asoman.

Aurelio Nuño, José Antonio Meade y José Calzada Rovirosa son algunos de esos funcionarios.

Nuño, el más joven de la estructura fuerte del Gobierno Federal salió de la Oficina de la Presidencia de la República para incorporarse como secretario de Educación Pública.

Él fue el negociador principal para la consolidación del Pacto por México y las reformas estructurales y ahora, tendrá la encomienda de apagar los fuegos en la SEP.

Meade, el nuevo responsable de la política social de la administración de Peña Nieto, dejó la Secretaría de Relaciones Exteriores para encabezar la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). El funcionario suma 4 dependencias federales a su cargo en los últimos 5 años.

Y Calzada Rovirosa, quien como gobernador de Querétaro y entregó buenas cuentas a la ciudadanía, –y ayer en la mañana pidió licencia a su cargo– fue nombrado secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Estas decisiones dibujan el tablero de las piezas que tendrán un papel fundamental en el cierre del sexenio.

A unos días de rendir su tercer informe de Gobierno, el primer mandatario realizó el segundo movimiento en su equipo de trabajo desde que inició su gestión.

El primer cambio ocurrió en febrero pasado, cuando removió a Jesús Murillo Karam de la Procuraduría General de la República (PGR) y lo mandó a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial (Sedatu).

A la PGR envió a Areli Gómez González, senadora del PRI con licencia. Y Jorge Carlos Ramírez Marín, extitular de la Sedatu, fue electo diputado plurinominal del tricolor.

Ahora, los movimientos fueron más estratégicos.

Claudia Ruiz Massieu dejó la Secretaría de Turismo y ocupará ahora la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Rosario Robles salió de Sedesol para ocupar la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Enrique de la Madrid –hijo del expresidente Miguel de la Madrid-, dejó la dirección del Banco Nacional de Comercio Exterior y se convirtió en secretario de Turismo.

Rafael Pacchiano dejó la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para convertirse en titular de esa dependencia.

Renato Sales Heredia dejó la Coordinación Nacional Antisecuestro y se incorporó como nuevo comisionado Nacional de Seguridad, en sustitución de Monte Alejandro Rubido.

José Reyes Baeza, exgobernador de Chihuahua y quien hasta ayer era vocal ejecutivo del Fondo para la Vivienda del ISSSTE, ahora es director de ese instituto.

Francisco Guzmán Ortiz dejó la coordinación de asesores de la Presidencia de la República para ser el nuevo jefe de la Oficina de la Presidencia, con lo que se convertirá en el hombre más cercano al primer mandatario.

Caras largas, caras felices

En el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos se respiraba la tensión en el ambiente. Fueron citados los nuevos miembros del gabinete presidencial, sus equipos más cercanos y se permitió el acceso a los familiares de los nuevos funcionarios.

Contrario a lo ocurrido en otros cambios del equipo presidencial, esta vez no acudieron los funcionarios salientes; el presidente solo se limitó a agradecerles los servicios prestados a la Nación.

Llegó el momento. Los servidores públicos que recibirían los nuevos nombramientos entraron al lugar que ocuparían en el templete. Llegaron buscando su nombre en las etiquetas blancas que el staff de Presidencia había colocado en el suelo.

El presidente Peña Nieto entró al salón. Con los ojos vidriosos, pero sonriente, habló sobre el compromiso que adquirió al principio de su mandato de transformar al país.

Se refirió a la decisión que tomó de hacer cambios en su equipo de gobierno “para hacer frente a las nuevas circunstancias y desafíos” que tiene el país.

Peña Nieto afirmó que es momento de tomar decisiones para acelerar el desarrollo de las familias mexicanas. Pidió a cada uno de los 10, actuar con entrega, pasión y profesionalismo.

“Deberán dar su máximo esfuerzo, ser eficientes, eficaces y transparentes en el ejercicio de su responsabilidad pública. Desempéñense, invariablemente, con respeto a la ley; actúen con honestidad, rectitud y ética en el servicio público.

“Ustedes, al igual que todos los integrantes del gabinete del Gobierno de la República, tienen que ser ejemplo de responsabilidad, profesionalismo y compromiso con México. Tienen la elevada misión de cumplirle a México”, sentenció Peña Nieto.

El presidente finalizó diciendo que el gobierno trabaja en equipo para hacer frente a los retos del país. La expresión que más llamó la atención fue la de Rosario Robles. Con el rostro adusto y un semblante de inconformidad, que hacían juego con el color negro de su vestido, recibió la instrucción presidencial: dejaría la Sedesol para incorporarse a la Sedatu. Contrastaba con la expresión alegre y emocionada de Claudia Ruiz Massieu, quien enfundada en un vestido blanco, no escondía la satisfacción de convertirse en la nueva canciller mexicana.

Otro que tomó el nombramiento con alegría fue Aurelio Nuño. Cuando el presidente pronunció la nueva encomienda que le daría, Nuño no pudo evitar voltear a verlo y agradecerle con un pequeño ademán. Fue quien aplaudió al mandatario con más entusiasmo.

José Antonio Meade también se veía satisfecho. En los demás, predominaba un tono serio y solemne. En el templete se encontraba también Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación. Como una sombra, sin ser mencionado ni saludado por el presidente, fue instruido para acompañar a cada uno de los funcionarios en sus nuevas encomiendas, para presentarlo ante los burócratas de cada dependencia.

Al final, las felicitaciones y los abrazos no se hicieron esperar. 

Meade, de los palacios al piso de tierra

José Antonio Meade cambiará la tónica de sus giras de trabajo. Pasará de visitar los palacios y edificios de gobierno de reyes y presidentes de otros países, como canciller mexicano, a pisar las casas con suelo de tierra en las poblaciones más marginadas del país.

Con su nombramiento como nuevo secretario de Desarrollo Social, Meade no solo cambiará su lugar de trabajo y de influencia, sino su posición entre los presidenciables rumbo al 2018.

Desde la Sedesol, Meade se colocará como uno de los funcionarios con más reflectores públicos, además de que el manejo de recursos a favor de los necesitados le dará proyección nacional.

El nuevo encargado de la política social del país puede ser considerado un súper funcionario por los cargos tan diversos que ha ocupado.

Hasta ayer por la mañana ocupaba la Secretaría de Relaciones Exteriores, desde el 2012.

Nuño, por la puerta grande

Al enviar a Aurelio Nuño como titular de la SEP, el presidente Enrique Peña Nieto mandó a Nuño a los reflectores que le servirán de proyección como presidenciable rumbo al 2018.

El hombre de todas las confianzas del presidente llegará a encabezar el esfuerzo por aplicar al 100 por ciento la reforma educativa, causa bandera del Gobierno federal.

Sin embargo, el presidente también lo envió a lidiar con el conflicto magisterial por esa reforma.

Aunque los golpes más fuertes de la aplicación de la reforma educativa los recibió Emilio Chuayffet Chemor -quien salió del Gabinete por problemas de salud-, Aurelio Nuño tendrá aun el reto de mantener a raya a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

El nombramiento de Nuño como secretario de Educación Pública lo coloca como uno de los presidenciables del tricolor.

El joven secretario de Educación, de 37 años de edad, ha sido uno de los hombres más cercanos al presidente Peña Nieto.

Originalmente fue parte del equipo de Luis Videgaray Caso, cuando éste era presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados y Nuño fue su coordinador de asesores. Más tarde se unió al gobierno de Enrique Peña Nieto en el Estado de México como su asesor.

En el equipo de transición, una vez que Peña Nieto ganó la elección presidencial, Nuño fue coordinador del área de Educación. Luego se incorporó como jefe de la Oficina de la Presidencia, desde donde operó con todos los sectores y niveles de gobierno del país.

Guzmán, el hombre de confianza

Francisco Guzmán Ortiz ocupará la jefatura de la Oficina de la Presidencia de la República.

Guzmán Ortiz es uno de los hombres más cercanos a Peña Nieto desde antes que llegara a Los Pinos.

A sus 35 años de edad, ha sido parte del equipo del primer mandatario desde su campaña a la gubernatura del Estado de México.

Se conocieron mientras Peña Nieto era diputado local en el Congreso del Estado de México, coordinador de la bancada del tricolor, entre el 2003 y el 2005. Guzmán era secretario técnico de la bancada.

Se convirtió luego en coordinador de asesores del candidato Peña Nieto a la gubernatura mexiquense. Una vez obtenido el triunfo, Guzmán fue coordinador de Proyectos Especiales y luego de Información y Estrategia, en el Estado de México.

Se integró después a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto como coordinador de asesores, lugar que conservó una vez que el primer mandatario entró en funciones.

Desde su lugar en el gabinete presidencial, Guzmán era el encargado de proveer de información directamente al presidente para auxiliarlo en la toma de decisiones y ayudarle en la elaboración de sus discursos.

En Los Pinos le dan el mérito de haber recomendado e impulsado la creación del Instituto Nacional del Emprendedor, que da apoyo a los jóvenes que deseen comenzar un negocio.

Ruiz Massieu, en carrera ascendente

Claudia Ruiz Massieu Salinas fue catapultada por el presidente Enrique Peña Nieto hacia la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Priista por herencia –su papá fue José Francisco Ruiz Massieu, asesinado en 1994-, en el apellido lleva la ascendencia tricolor.

Desde la SRE será la encargada de los lazos de México con los demás países.

En su futuro cercano se vislumbran dos temas relevantes. Por un lado, el manejo de México de la crisis financiera internacional; por otro, la postura del país en cuanto a la elección de Estados Unidos y el cambio de escenario por el relevo presidencial.

Robles, la salida elegante

La expresión de Rosario Robles era el vivo retrato de la inconformidad con la decisión presidencial.

Con un atuendo en color negro sólido, con el rostro endurecido por una expresión de molestia, la extitular de la Sedesol tomó protesta de su nuevo cargo como encargada de la Sedatu.

La salida de Robles se da semanas después de que el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política Social (Coneval) diera a conocer que el número de personas en situación de pobreza, aumentó.

A partir de ahí, varios sectores cuestionaron la política de desarrollo social que aplicaba la experredista.

Su cambio a la Sedatu representa una salida elegante para hacer modificaciones a la política social del país, sin dejarla fuera del Gabinete presidencial.

Pacchiano, la cuota del PVEM

Al salir Juan José Guerra Abud de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en su lugar quedó Rafael Pacchiano, uno de los cuadros más jóvenes del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Desde el inicio del sexenio, el primer mandatario decidió darle esa secretaría al PVEM, como una forma de pagar la ayuda que prestó el partido a la alianza en las elecciones del 2012.

Pacchiano era subsecretario de Gestión para la Protección Ambiental, cargo que ocupaba desde el 2012.

Es esposo de Alejandra Lagunes, coordinadora de Estrategia Digital Nacional de la Presidencia.

De la Madrid, a Turismo

Enrique de la Madrid tiene una vasta experiencia en el sector financiero del país. Ahora, en su nueva encomienda, deberá lanzar a México como destino turístico a nivel mundial.

De los cinco hijos del expresidente Miguel de la Madrid, es el único que tomó una carrera política y como funcionario.

Fue uno de los creadores del sistema de financiamiento rural en el país. En los 90 trabajó también en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Calzada, la reforma al campo

Aunque muchos daban por terminada la carrera política de José Calzada luego de que el PRI perdiera las elecciones frente al PAN, el presidente Enrique Peña Nieto decidió incorporarlo a su Gabinete.

Aunque siempre ha sido uno de los políticos más cercanos con Peña Nieto, en Querétaro el exgobernador provocó la división de una parte del PRI en su entidad por supuestamente haber tratado de llevar mano en todas las candidaturas.

Calzada estará a cargo de la Sagarpa en la última parte del sexenio, cuando se espera que se presente una iniciativa para la reforma al campo mexicano.

En ella se ha planteado el cambio en el esquema de subsidios y el desarrollo de polos productivos.

Sales, sustitución de Rubido

La llegada de Renato Sales Heredia a la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) se da en un claro movimiento del Gobierno federal para sustituir a Monte Alejandro Rubido, bajo cuyo cargo ocurrió la fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Dicha salida era esperada –e incluso fue exigida- por varios miembros de círculos de poder, luego de la fuga del capo de la droga.

Sales Heredia era el zar Antisecuestros del país. Político campechano, en cuyo estado fue procurador de justicia estatal.

Reyes, al ISSSTE

José Reyes Baeza, exgobernador de Chihuahua, llegó a ocupar el lugar que tenía Sebastián Lerdo de Tejada como director del ISSSTE, quien falleció hace unas semanas.

Fue gobernador de Chihuahua en una de las épocas más duras del dominio del crimen organizado en su entidad. En el 2009, incluso, sobrevivió a un ataque perpetrado contra su convoy.

En el 2012 fue nombrado vocal ejecutivo del Fovissste.

Al frente del Instituto, tendrá el reto de transitar por la reforma de salud que pretende crear un sistema universal.Claudia Ruiz Massieu al lado de Miguel Ángel Osorio Chong y José Antonio Meade.

Cambios de dirección

A la mitad de su administración, Enrique Peña Nieto realizó movimientos estratégicos en su gabinete con miras a la recta final de su sexenio.

Claudia Ruiz Massieu
Sale: Secretaría de Turismo
Entra: Secretaría de Relaciones Exteriores

José Antonio Meade
Sale: Secretaría de Relaciones Exteriores
Entra: Secretaría de Desarrollo Social

Rafael Pacchiano
Sale: Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental de la Semarnat
Entra :Titular de la Semarnat

José Eduardo Calzada
Sale: Gubernatura de Querétaro
Entra: Sagarpa

Aurelio Nuño
Sale: Oficina de la Presidencia
Entra: Secretaría de Educación Pública

Rosario Robles
Sale: Secretaría de Desarrollo Social
Entra: Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial Urbano

Enrique De La Madrid
Sale: Dirección de Bancomext
Entra: Secretaría de Turismo

Francisco Guzmán
Sale: Coordinación de Asesores
Entra: Oficina de la Presidencia

Renato Sales Heredia
Sale: Coordinador Nacional Antosecuestros
Entra: Comisionado Nacional de Seguridad

José Reyes Baeza 
Entra: Director General del Issste