El Segundo Congreso de la Ciudad de México ha dejado a un lado el combate a la corrupción y la transparencia.

La Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción —encargada de elaborar los dictámenes y resolver los asuntos relacionados con el tema— no se ha reunido al menos una vez al mes, como lo mandatan la Ley Orgánica y el Reglamento del Poder Legislativo local.

Gonzalo Espina Miranda, diputado local electo por representación proporcional del Partido Acción Nacional (PAN), es el presidente del ente y, por lo tanto, responsable de las reuniones de la comisión, de acuerdo con la normativa.

Lo anterior ha dejado en vilo pendientes relevantes como el nombramiento de los nuevos integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Local Anticorrupción (SLA).

Además de incumplir su trabajo en la comisión, el diputado Espina Miranda se ha caracterizado por ser un legislador polémico que ha protagonizado episodios de violencia en el pleno del legislativo.

El 22 de septiembre de 2021, le gritó y empujó a la coordinadora de Morena en el Congreso local, Martha Ávila. El 7 de octubre de 2022, el panista aceptó su responsabilidad y pidió una disculpa pública a la agredida.

La comisión solo se ha reunido dos veces: la primera cuando se instaló en septiembre de 2021; y la segunda durante la comparecencia del titular del InfoCDMX, el 28 de febrero de 2022

Sin sesionar

El primer año de sesiones ordinarias de la Segunda Legislatura del Congreso comenzó el 1 de septiembre de 2021 y concluyó el pasado 31 de mayo.

Dicho lapso comprende un total de 8 meses, en consecuencia, todas las comisiones del Congreso tuvieron que reunirse por lo menos en 8 ocasiones, según lo que indica el reglamento del Poder Legislativo local.

“Las Comisiones sesionarán por lo menos una vez al mes. Podrán igualmente hacerlo en fechas diversas, previa convocatoria para sesión ordinaria de 48 horas y firmadas por la o el presidente y de la o el secretario. Para el caso de sesiones extraordinarias la convocatoria será de 24 horas y será firmada únicamente por el presidente de la Junta Directiva. 

“Para llevarse a cabo las sesiones de las Comisiones se deberá de contar con el servicio de estenografía, salvo acuerdo en contrario en virtud de que exista causa justificada y se decida por la mayoría de los integrantes de la Comisión”, detalla el artículo 98 del reglamento.

Sin embargo, la Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción en dicho periodo solo se ha reunido dos veces durante la Segunda Legislatura del Congreso, revela información que se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

La primera fue durante su instalación en septiembre de 2021; y la segunda durante la comparecencia del titular del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (InfoCDMX) el 28 de febrero de 2022. 

Corrupción y otros temas a la deriva

El 5 marzo de 2022, Edgar Téllez Padrón concluyó su periodo como presidente del Comité de Participación Ciudadana (CPC) del Sistema Local Anticorrupción de la Ciudad de México.

Previo a ello, el Congreso tuvo que iniciar el proceso para elegir a un nuevo presidente del CPC, quien también se desempeña como coordinador del SLA.

Sin embargo, el tema no se ha tratado porque la Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción no ha trabajado en los dictámenes ni convocatorias correspondientes.

Lo anterior significa que la Ciudad de México lleva más de 3 meses sin un órgano que elabore y coordine las políticas anticorrupción a nivel local. 

Además de lo anterior, está pendiente el nombramiento del Contralor del Congreso: el SLA debe realizar un proceso de selección para definir al titular del área de fiscalización del legislativo de la ciudad.

La Ciudad de México también carece de una política anticorrupción: la gestión de Édgar Téllez Padrón no logró completar el documento que es la guía para combatir la opacidad en el servicio público.

Al respecto, el 8 de diciembre de 2021, Reporte Índigo publicó la nota “La gran deuda con el Sistema Local Anticorrupción”, en el que se informa sobre la denuncia de legisladores de oposición de que la Secretaría de Finanzas de la Ciudad de México dejó sin recursos al SLA y, por ello, el órgano no pudo completar la política anticorrupción. 

Fallas de origen

El SLA de la Ciudad de México es un órgano que desde su conformación tuvo problemas.

En 2019 se terminó de crear la Ley del Sistema Local Anticorrupción con un retraso de tres años, pues el marco legal federal fue publicado en 2015 y en 2016 debía armonizarse la Constitución local.

No obstante, en febrero de 2020, un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó la ley del sistema porque hubo vicios durante su proceso legislativo y, con ello, tanto el CPC que estaba conformado en ese entonces, como todo el avance logrado en la construcción del SLA, se anuló.

También puedes leer: Sin título, directivos del Congreso CDMX ganan sueldo similar al de los diputados