El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que este sábado 16 de octubre firmará un acuerdo para regularizar los autos que han sido importados a México desde Estados Unidos, y se les conoce como “chocolate”.

El mandatario dio a conocer la noticia en la conferencia matutina del miércoles y aclaró que esta medida no sólo se limitará a los siete estados fronterizos, sino que se ampliará a todo el país.

Al respecto, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) señaló que firmar este decreto sólo propicia que se legalice “el contrabando automotriz”.

En un comunicado, la asociación aseguró que esta medida solo premiará a la mafia y golpeará al comercio en este sector.


Esto representará un premio para las mafias que se enriquecen con el contrabando de este tipo de unidades y será un golpe al comercio automotor formal que genera empleo e impuestos, el cual aún enfrenta las repercusiones por la pandemia del COVID-19 y la crisis de los semiconductores

Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores

Lee: La ruta hacia la recuperación de la industria automotriz

Y señalaron que comercializar los autos que han sido importados a México desde Estados Unidos sin un procedimiento aduanero es un delito.

“Es importante mencionar que la introducción y comercialización de vehículos usados procedentes de Estados Unidos sin cumplir las formalidades del procedimiento aduanero es un delito que se ha pretendido resolver sin éxito mediante disposiciones del Poder Ejecutivo y el Legislativo, tal como lo representan 19 procesos de regularización entre 1979 y 2011”, indicaron.

Finalmente, AMDA señaló que la media provocará una baja en el valor de hasta 20 por ciento de las unidades y aumentará el fenómeno de los vehículos ilegales o ‘autos chocolate’.

“Y peor aún, la legalización que se viene provocará una baja en el valor de hasta 20 por ciento de las unidades del mismo año-modelo nacionales debido a la sobreoferta que se generará, ya que el propietario al ver que su unidad usada cuesta menos decidirá posponer su venta o retardar su renovación, afectando aún más la cadena de comercialización de cambio de usado a seminuevo o de seminuevo por uno nuevo”, manifestaron.