El regreso a clases presenciales de los niveles de educación básica y hasta el nivel superior supondrán no sólo riesgo de contagio de COVID-19, sino también de  otras enfermedades respiratorias comunes que varios de los niños y jóvenes no han padecido en más de un año de confinamiento. 

El uso de cubrebocas, el lavado constate de manos y las suspensión de clases jugaron un papel predominante para evitar los contagios entre los menores, muy comunes cuando permanecen en una misma una juntos durante horas o se reúnen con otros niños durante la tarde. 

El efecto también alcanzó a los adultos, pues quienes han trabajado durante poco más de un año en casa, no se han expuesto a contagios. 

El cubrebocas no solo protegió a la población de coronavirus SARS-CoV-2, sino también de otros virus, como el que causa la gripe común e incluso de la influenza. 

Sin embargo, el relajamiento de medidas contra la pandemia, como la reapertura de establecimientos de todos los giros, la falta de distancia social con la vuelta al trabajo presencial y ahora el regreso a clases garantizan el regreso del contagio de enfermedades respiratorias comunes. 

En sitios donde ya ha ocurrido, el regreso a clases y la relajación de medidas, como en España ya se registran repuntes en estos padecimientos. 

Los casos de bronquiolitis, causadas por el virus sincital, según informes de vigilancia epidemiológica del Instituto Carlos III, de dicho país europeo, desde mediados de mayo el índice de positividad para este virus ascendió de  2, que mantuvo durante la época más álgida de la pandemia, a 4 por ciento. 

Debido a las restricciones de movilidad, la distancia social y el uso de cubrebocas, el ciclo habitual de los virus que provocan enfermedades respiratorias cambió pues normalmente estos comienzan a aparecer con más frecuencia entre septiembre y octubre, cuando la temperatura comienza a descender y obliga a las personas a permanecer en un mismo espacio por más tiempo. 

TE SUGERIMOS: ¡Cuídate de las enfermedades respiratorias!

Según un artículo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su siglas en inglés), en América Latina se ha registrado una baja incidencia de otros virus respiratorios. 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) reportó, en julio de 2020, que en el hemisferio sur del continente americano, donde en ese momento del año se encuentran en las estaciones invernales, no se registró el aumento esperado de la influenza estacional. 

Sin embargo no fue en la única región donde se registró la disminución de otros virus respiratorios distintos al COVID-19, pues en Australia la positividad anual de la influenza fue de solo 0.88 por ciento. 

Expertos señalan que el aumento de casos de enfermedades respiratorias comunes se debe a la relajación de medidas sanitarias, aunque aún es pronto para arrojar una conclusión pese al ligero aumento de enfermos con estas afecciones en hospitales. 

Según el virólogo Juan García Costa, del Hospital de Ourense y vocal de la Sociedad Española de Virología, abandonar el lavado constante de manos y evitar el uso de cubrebocas podría aumentar la transmisión de los virus comunes. 

“También es posible la competencia entre virus, que ahora que el SARS-CoV-2 va de bajada, podría dejar sitio a otros virus”, aseguró García. 

Por su parte, el pediatra Juan Carlos Carrera Morales, indicó que el regreso paulatino a guarderías, ocurrido hace algunos meses, ya había representado el resurgimiento de enfermedades respiratorias contagiosas. 

Según el pediatra avecindado en Cancún, los niños puede presentar hasta 9 cuadros de enfermedades respiratorias al año, algo que se hará nuevamente común con el regreso a clases. 

El regreso a clases

Para el próximo 7 de junio varias entidades federativas, en entre ellas la Ciudad de México, prevén reiniciar las clases presenciales. 

El pasado 19 de mayo, el gobierno de la CDMX, encabezado por Claudia Sheinbaum, informó en videoconferencia que las comunidades escolares que así lo decidan, volverán a ofrecer clases en las aulas a sus alumnos.

Según las autoridades capitalinas, la reactivación escolar se realizará siguiendo todos los protocolos sanitarios como el respeto a la distancia social, uso de cubrebocas, lavado constante de manos y aplicación de gel antibacterial.

El regreso a las clases presenciales será de manera escalonada, según la capacidad de la escuela se determinará cuántos alumnos pueden asistir por día, manteniendo al interior del salón una distancia de 1.5 metros entre cada estudiante.

De acuerdo con la propuesta de los funcionarios a cargo de la educación en la capital, e formarían tres grupos a partir del grupo original, y estos asistirían de manera escalonada.

Mientras uno de los grupos acude a clases, los otros realizarán actividades a distancia, mientras que los viernes de cada semana serán destinados a aquellos alumnos que requieran mayor reforzamiento.

A través de siete ejes, o intervenciones, las autoridades de la CDMX piensan lograr un regreso seguro a clases.

-Activación de Comités Participativos de Salud Escolar e implementación de tres filtros de corresponsabilidad

-Acceso a jabón y agua en las escuelas para prevenir contagios

-Uso obligatorio de cubrebocas o pañuelos

-Sana distancia, asistencia alternada

-Maximizar el uso de espacios abiertos

-Suspensión de ceremonias y reuniones

-Detección temprana, con un contagio las escuelas se cerrarán por 15 días y los alumnos continuarán con las clases a distanci

-Apoyo socioemocional para estudiantes y docente