A partir del 15 de junio, los capitalinos podrán asistir a conciertos en espacios abiertos como parte de la reactivación gradual de eventos masivos, informó el gobierno de la Ciudad de México.

Los conciertos deberán realizarse al aire libre y con el público colocado en palcos separados. El máximo de personas por palco será de ocho, sin embargo, también puede haber de cuatro y seis asistentes.

“Cuando uno vaya a un concierto pues va a ir con personas con las que ya convive”, dijo José Antonio Peña Merino, titular de la Agencia Digital de Innovación Pública.


“Esto garantiza que las personas que son convivientes compartan el palco y que con personas que no convivan tengan esta separación de dos metros entre palco y palco”.

Los espacios destinados a este tipo de eventos deberán ser únicamente recintos abiertos, a excepción de estadios, pues esos lugares están destinados únicamente para realizar eventos deportivos.

La capacidad de aforo para conciertos será del 25 por ciento con uso obligatorio de cubrebocas en espacios como el Autódromo Hermanos Rodríguez o el Zócalo Capitalino para conciertos gratuitos.

Por su parte, el personal que participe en la organización de los eventos deberá laborar con una prueba negativa de antígenos con toma menor a 72 horas, así como garantizar el distanciamiento social de los asistentes en espacios de concentración como baños y venta de alimentos.

El gobierno capitalino también anunció la reapertura de centros de exposiciones, que funcionarán con 30 por ciento de aforo o 9 metros cuadrados por persona. El tiempo de permanencia es de máximo 40 minutos y está prohibido entregar productos de prueba a los asistentes. Además, también incrementaron a 30 por ciento el aforo en oficinas corporativas privadas.

Conciertos al aire libre en palcos: la experiencia internacional

Una de las ciudades pioneras de la utilización de palcos para eventos masivos fue Newcastle, en Reino Unido, donde iniciaron con esta práctica desde agosto del año pasado.

Esa ciudad utilizó una explanada al aire libre llamada Virgin Money Unity Arena, donde 2500 personas se reunieron, con distanciamiento social asegurado, para escuchar un recital de Sam Fender desde 500 plataformas elevadas y separadas por dos metros de distancia.

En ese evento, considerado el primer concierto con distanciamiento social en el mundo, el público pre ordenó sus alimentos y bebidas a través de un sistema de una sola dirección instalado en el espacio, con el objetivo de que las personas no se toparan cara a cara.

 

Te puede interesar:Eventos deportivos en estadios y teatros al interior podrán abrir con semáforo amarillo en la CDMX