Para combatir el aumento de incendios forestales en México se deben reforzar las brigadas contra el fuego, ya que la reducción del número de bomberos y personal capacitado para estas tareas ha provocado que sea difícil cumplir con la labor.

“Nos ha ido bien porque no ha sido una temporada de fuegos todavía fuerte, pero creo que viene muy, muy fuerte, mayo y junio”, dice Gerardo Ceballos, investigador titular del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El especialista comenta que en México no se está preparado para combatir los incendios de manera eficiente, lo que tiene que ver con el bajo presupuesto para material, personal y el equipo que se requiere, por un lado; y poco interés en el tema.

Además, se debe de tener una política clara en el manejo y combate de los incendios: como primer punto, explica, se debería de prohibir de forma explícita y expresa quemar las parcelas o las áreas naturales para prepararlas para los cultivos.


El segundo punto que propone es que en las zonas boscosas del país haya un programa de prevención de incendios que incluya brechas y cortafuegos; y hacer quemas controladas cada determinado tiempo para que si hay un incendio no se llegue a las copas de los árboles

“El problema fundamental de los incendios más graves es que cuando hay tanto combustible abajo, si llega, toca la copa y se quema todo el árbol. Es cuando va a tardar en recuperarse 30 o 40 años un bosque, cuando es un incendio rozante y no quema las copas la recuperación es mucho más rápida”, dice.

El tercer punto es estar bien preparados en el combate de los incendios y un ejemplo que puede ser replicado es la respuesta que ha dado el Estado de México a este tipo de siniestros, ya que aunque en este 2021 se ha duplicado el número de fuegos forestales respecto al año pasado, la entidad tiene personal capacitado en el combate de incendios y equipamiento como helicópteros y camiones.

“Tienen el equipo, el entrenamiento, el personal, la preparación, sus mapas de riesgo y sobre todo un protocolo de actuación muy rápido”, señala.

Por ejemplo, la semana pasada, en la comunidad de Santa María Tilostoc, en el municipio de Valle de Bravo, una chispa desprendida al soldar una puerta provocó un incendio que arrasó con más de 800 hectáreas, dice.

El incendio forestal fue sofocado después de cuatro días y con la ayuda de más de 100 personas, entre ellas Gerardo. Para apagarlo también participaron brigadas de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Actuar a tiempo contra incendios y cambio climático

México ha firmado diversos acuerdos y tratados internacionales para proteger el medio ambiente, pero todavía falta mucho por hacer en esta materia, dice José Luis Prado Miro, químico de la UNAM y licenciado en Derecho por la misma institución.

Un ejemplo es la implementación de las normas oficiales mexicanas para disminuir la contaminación o el traslado de las fábricas a las afueras de las urbes.

Pese a estos avances, México continúa apostando por fuentes de energía no renovables como el petróleo pese a la tendencia cada vez mayor de usar energías limpias o verdes, como la solar o la eólica, que son menos contaminantes.

“Hace falta más conciencia y más conocimiento sobre este problema, porque aunque los ideales puedan ser bien intencionados, a veces la falta de conocimiento y de los daños que se puedan generar por la actividad humana son los que no tenemos contemplados para un futuro próximo”, señala.

El especialista explica que el cambio climático no es un problema solo de México, sino de todo el planeta y cada vez se acrecienta más, por lo que es importante actuar al respecto.


No estamos lejos de considerar que todos estos problemas que estamos viviendo, incluyendo la propia pandemia, son causa de un cambio climático en el planeta, porque no solamente la temperatura aumenta, sino también produce una posible mutación de los virus

José Luis Prado Miro

Químico y licenciado en Derecho por la UNAM

El académico también dice que el doctor Mario Molina —Nobel mexicano de Química— aceptó que la temperatura del planeta se ha incrementado en los últimos años y sobre todo precisó que algunas zonas podrían volverse inhabitables si no se toman medidas a nivel mundial.

“Tenemos que cambiar poco a poco todo lo que son los vehículos de combustión interna por eléctricos o con otra fuente de energía, con una visión más hacia el futuro y también utilizar más la energía solar, la energía eólica.

“Debemos dejar de quemar combustibles fósiles como son los hidrocarburos, a final de cuentas produce dióxido de carbono que es el contaminante más importante que hace que se eleve la temperatura del planeta”, explica.

Aunque la política de México va enfocada a extraer combustibles rápido y obtener dinero de la propia explotación de los recursos, señala que se tiene que cambiar esa mentalidad a corto plazo.

“Le tenemos que apostar tarde que temprano a las nuevas energías sustentables, hay gente muy capaz en este país que puede establecer un desarrollo de este tipo de tecnologías, pero primero tenemos que tener conocimiento para hacerlo e ir dejando poco a poco la idea del petróleo, para mí esa era ya fue”, agrega.

También puedes leer: Prueba de fuego, detener los incendios forestales