Industriales, especialistas y funcionarios gubernamentales expusieron sus posturas a favor y en contra de la reforma constitucional en materia eléctrica propuesta por el Ejecutivo Federal, durante el segundo día de foro de parlamento abierto organizado por la Cámara de Diputados.

Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad, manifestó que son ilegales los contratos asignados al sector privado y rechazó que de aprobarse esta reforma vayan a registrarse apagones, ya que el mismo día que se apruebe la reforma el Estado tomará el control del Sistema Eléctrico Nacional.

“El mismo día el Estado mexicano entra en control a través de la CFE, 46 por ciento IP y 54 CFE”, respondió al cuestionamiento de la diputada del PRI, Blanca Alcalá.

Durante su exposición, el funcionario afirmó que la reforma eléctrica de Enrique Peña Nieto fue un despojo.

Manifestó que los generadores independientes y las sociedades de autoabasto derivados de la reforma energética de 2013 son “figuras ilegales y tramposas” que persiguen sin recato la desaparición de la CFE, dejando los recursos de la nación en cuatro empresas extranjeras y en fondos internacionales que son una fuerza oculta.

Advirtió que ambos mecanismos representan el 42% del sistema eléctrico nacional y que hacia 2024 la empresa del Estado sólo tendría el 29% del mercado, de no aprobarse la iniciativa presidencial.

“Lo que yo estoy presentando es la verdad y la verdad es que la reforma de Peña Nieto es indefendible y además es insostenible”, expresó.

Cuestionado sobre el posible incumplimiento al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), respondió que no existen riesgos jurídicos e incluso, preguntó si no era mayor el costo por permitir que empresas extranjeras se enriquecieran de la energía nacional.

“Según los estudios que ha hecho nuestro jurídico no tenemos problemas en relación con el Tratado de Libre Comercio, hay una amplia capacidad para de actuar en defensa de los intereses nacionales y estamos seguros que no tendremos problemas”, sostuvo.

A favor de la reforma, Adrián Olvera, director general de Generación 5 en CFE, señaló a las empresas Iberdrola, Mitsuri, Saavi Energía y Naturgy como los grandes beneficiarios de un negocio que les ha dado grandes utilidades en detrimento de la CFE.

José Abugaber Andonie, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamín), reprochó que en tres años de la actual administración no hayan podido tener mesas de diálogo con la CFE, y rechazó que exista un monopolio privado, pues el control eléctrico ya lo tiene el Estado mexicano.

Asimismo, defendió la reforma del 2013 pues ha permitido la generación de energías limpias y a bajos precios y se están generando fuentes de empleo.
Indicó que abrir el sector eléctrico trajo muchos beneficios, por lo que la actual reforma es innecesaria.

Sin embargo, manifestó que están dispuestos a sentarse a negociar y a hacer un análisis en general, pero insistió en que no se necesitan hacer grandes cambios, solo revisar lo que está mal. “No somos los buenos ni los malos y para eso está la ley”, dijo.

Advirtió del riesgo de que se vayan los capitales de México, porque los inversionistas tienen miedo.

El diputado de Movimiento Ciudadano, Mauro Garza, preguntó a Bartlett, si México tendría sanciones económicas de aprobarse está reforma con la parte de los tratados internacionales, “cuando todos los expertos han manifestado que estos montos podrían superar incluso los 80 mil millones de dólares.

“Me gustaría también conocer de su parte ¿cuánto nos costará a todos los mexicanos y mexicanos de aprobarse esta reforma el tema de sanciones internacionales que tenemos que cubrir”, preguntó el diputado emecista sin embargo, el funcionario no proporcionó cifras.

Ante la insistencia del diputado del PRD, Marcelino Castañeda, de cuánto va a costar a los mexicanos el pago de estas sanciones, Bartlett ser concretó a decir que no se van a pagar los contratos extranjeros ilegales.

Puedes leer: Mucha política en Reforma Eléctrica y Pemex, cerca de cerrar el trato