Durante el foro 8 del Parlamento Abierto para el análisis de la iniciativa del Ejecutivo en materia eléctrica organizado por la Cámara de Diputados, académicos y expertos en la materia confrontaron sus posturas a favor y en contra de la reforma constitucional en esta materia, propuesta por el Ejecutivo federal.

Mientras los expertos que están en contra de la iniciativa presidencial dijeron que es restrictiva, los que la defendieron aseguraron que corregirá los vicios que ocasionó la reforma del 2013.

Al respecto, el profesor en amparo y derecho constitucional, Carlos Meza, quien se pronunció a favor de la iniciativa presidencial, manifestó que la reforma de Enrique Peña Nieto buscó desmantelar a la CFE y entregar en bandeja de plata a los intereses extranjeros una industria estratégica como la electricidad.

“La aprobación de la grotesca reforma de Peña Nieto cuya finalidad fue desmantelar y privatizar las áreas estratégicas de la nación en beneficio de empresas transnacionales , algunas de ellas mexicanas. Esto representa una de las más grandes arbitrariedades que se han cometido en contra de nuestro país, al privilegiar en una aparente competencia leal, perfectamente planeada y diseñada desde el gobierno de Salinas de Gortari, pasando así entre atropellos y tropelías, culminando en una entrega soez de una de las industrias más importantes de nuestro país”.

En contraste, Ramés Pech, asesor de la industria energética, rechazó los términos en que está planteada la reforma eléctrica del presidente Andrés Manuel López Obrador. Y cuestionó de dónde saldrá el dinero que necesitará la CFE para hacerse prácticamente a cargo de todo, la producción, distribución y venta de la electricidad.

Consideró que la reforma del 2013 sí ayudó desde un punto de vista financiero, de investigación y tecnología. Puntualizó que hoy se le da a Pemex y a la CFE alrededor de un billón de pesos, y se van a necesitar para 2030 entre 2 y 2.2 billones de pesos.

“¿De dónde va a salir ese dinero? La reforma energética de 2013 no fue el plan, es una herramienta, falta el plan”, dijo.

Por su parte, Severo López Mestre Arana, socio- director de la empresa Galo Energy, comentó que en ninguna parte del mundo una empresa como la CFE se hace cargo de toda la industria, además, fija las tarifas del mercado, eso no se vio ni con López Mateos cuando se nacionalizó la industria eléctrica.

Lee también: “Oxxo paga lo justo”, cadena se defiende ante ataques AMLO por reforma eléctrica (VIDEO)

“La planeación se la quitan a la Secretaría de Energía y pasa a la CFE, el control del sistema eléctrico nacional se lo quitan al Cenace y pasa a la CFE, las tarifas, increíble, salen de la CRE y su regulación la pasa a la CFE. No hay una sola empresa eléctrica en el planeta que establezca sus propias tarifas, eso no existe, ni López Mateos, ni Carranza, ni Lázaro Cárdenas plantearon una reforma constitucional tan restrictiva”.

Mientras, José Romualdo Hernández, especialista en derecho energético, quien se posicionó a favor de la propuesta presidencial, aseguró que de aprobarse la reforma eléctrica que plantea el gobierno permitirá corregir los vicios que se autorizaron de manera abusiva en la modificación constitucional de 2013.

Subrayó que la ignominia en materia energética comenzó con la firma del Pacto por México que fue una suplantación del Legislativo que dio una agenda de 16 reformas constitucionales, con una inusitada celeridad, sin debate técnico ni de contenidos que hoy sí se está dando.