La aprobación de la Reforma Electoral presentada por Morena en la Cámara de Diputados, conocida como “Plan B”, representa un riesgo latente para los próximos procesos electorales de México, aseguró Lorenzo Córdova, consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE).

De visita en Nuevo León, Córdova advirtió que, al haber una disminución “sin fundamento” de más de la mitad del servicio profesional electoral, no se pueden garantizar ni la instalación de casillas ni la correcta operación de los comicios, por lo que se pone en riesgo a la democracia del país.

El funcionario agregó que se reserva el derecho de recurrir a todos los recursos legales existentes para asegurar la existencia de un proceso electoral correcto, además de considerar extraño que los diputados hayan aprobado la iniciativa con tan poco tiempo de análisis, dado que el documento con la iniciativa arribó apenas el martes por la noche.

Lamenta ‘falta de información’ en torno a procesos electorales

Córdova anunció que actualmente está analizando la propuesta aprobada, misma que ya se turnó al Senado para su discusión y posible aprobación; aseguró que, una vez que termine su proceso de análisis, emitirá una opinión a la ciudadanía.

El funcionario expresó su preocupación en torno a la poca información con la que cuentan los legisladores para analizar la organización de procesos electorales, señalando que es un tema que pone en entredicho el talante democrático del país.

“Afortunadamente, en el Senado se abrió un espacio de interlocución donde se pueden valorar y compartir los impactos que tendría una reforma que parece haber sido construida sin conocer cómo se hacen las elecciones en nuestro país, y que pone en riesgo la viabilidad de las elecciones en el futuro; eso debería preocuparnos a todos, empezando por la decapitación de más de la mitad de la estructura que hoy permite que haya elecciones”, dijo.

Además de asegurar que un recorte al personal del INE representa un golpe a la democracia de México, Córdova señaló que desde el instituto se aboga por un verdadero análisis de la reforma, no uno hecho “de rodillas”.

Agregó que las recomendaciones que emanen del instituto se enviarán directamente al Senado, con la esperanza de que se tomen en cuenta para tomar una “mejor decisión”.

“Nosotros somos serios, no aprobamos las cosas ni analizamos sobre las rodillas; estamos analizando cuál es el impacto y, eventualmente, lo compartiremos con la sociedad en cuanto se tenga… Y también con el Senado, para que puedan analizarla con seriedad y, espero, leyendo los documentos que los lleven a tomar la mejores decisión para el futuro”.