¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional
imagen principal

ElMijis

Reconocido y amenazado

Salvador Vega

Pedro Carrizales, ‘El Mijis’, se ha convertido en uno de los políticos más distinguidos a nivel nacional. Proveniente de los barrios bajos de San Luis Potosí, el expandillero trabaja desde su curul en la búsqueda de mejores oportunidades para la población, aunque por sus propuestas también ha sido blanco de amenazas


Ene 23, 2019
Lectura 8 min
portada post

“El Mijis” se reclina sobre su escritorio. Observa por la ventana de su oficina que da hacia la calle y sonriendo dice “ya me cayeron”. Afuera, los gritos se comienzan a percibir y las pancartas aparecen a las afueras del Poder Legislativo del estado de San Luis Potosí, lugar de nacimiento del diputado.

“Orgullo potosino” es la leyenda que lleva tatuada en el brazo izquierdo, justo debajo de un navajazo asestado en una riña de sus días de pandillero.

Y es que a pesar de que Pedro César Carrizales Becerra logró salir de la drogadicción y la violencia que se engendran en las calles de nuestro país, los estigmas de esa vida lo acompañan todos los días. Esas marcas son las que lo identifican al interior de las oficinas del Congreso local y que el diputado del distrito 8 no trata de esconder.

Desde su victoria en los comicios del primero de julio del 2018, El Mijis capturó la atención de los medios de comunicación a nivel nacional. Su apariencia sencilla, los tatuajes al descubierto y su peculiar forma de hablar generaron una gran controversia. La imagen del entonces aspirante, contribuyó al golpeteo político de los opositores a la coalición Juntos Haremos Historia, acusando de “impulsar delincuentes” para cargos públicos. Mientras que otro sector defendió al candidato, alegando la discriminación y clasismo que suponía el juzgar a alguien por su forma de vestir.

Con propuestas para la protección de los animales –entre ellas prohibiendo las corridas de toros en su entidad–, así como la defensa de los derechos de las mujeres y la reinserción social, Carrizales Becerra se ha ganado poco a poco el respeto y la atención tanto de la derecha como de la izquierda del país, pero también hay sectores de los que le han surgido adversarios.

“Un chavo banda no tiene prejuicios. Es como es ‘que se ofendan los demás, yo soy como soy’. Pero a la gente le molesta que uno sea firme con lo que cree”

- Pedro Carrizalez Becerra “El Mijis”

Diputado local SLP

Su oficina está repleta de botes de pintura y objetos de trabajo: escaleras, palas y machetes; material de limpieza y una carpa portátil a la que llama “casa itinerante”, la cual sirve para llevar servicios de gobierno a los barrios de San Luis y atender personalmente las inquietudes de los ciudadanos. En ese espacio transita su equipo, conformado por “chavos banda” y asesores –todos jóvenes– que lo han ayudado a impulsar las 10 iniciativas y 6 puntos de acuerdo presentados en el Congreso potosino hasta el momento.

El Mijis cree que las calles te dan un sexto sentido. “Decimos que cuando no hay duda, no hay duda”, expresa. Y para él, ser natural –sin transformar su apariencia por un cargo– ha sido una de las claves para conectar con la gente.

“Si yo ahorita me pongo traje, ¡no manches!, me va a llover ‘machín’”, bromea con respecto a su manera de vestir. Asimismo, presume que todos los proyectos presentados e incluso los que están por venir han sido producto de la observación y el diálogo con los ciudadanos.

“Las iniciativas no se hacen detrás del escritorio. Los representantes tienen que ir a las calles a ver lo que hace falta”, agrega.

El barrio te respalda

Alrededor de las 11 de la mañana los gritos interrumpen la charla. Con la mirada, El Mijis calcula alrededor de 150 personas. A pesar de estar próximo a cumplir 40 años, sonríe como un niño que es testigo de una travesura. El sector inconforme pertenecen a la Federación de Tradiciones Unidas por México AC y exigen al diputado frenar su proyecto de prohibición de las corridas de toros y peleas de gallos en el estado. Esa es la travesura.

“Esa gente es la pura maldad”, reflexiona a la par de comentar que los intereses económicos en el negocio taurino son tan grandes que impregnan incluso las cúpulas del gobierno local.

Siempre he afrontado al sistema. Toda la vida me he enfrentado a eso. Pero me da impotencia que (detrás de los toros y peleas de gallos) se mueve una maquinaria bien grande, como no tienes idea. Yo vengo de abajo, entonces imagínate. He visto a amigos perder hasta sus casas por eso”, relata el diputado.

Una vez dentro del recinto, los manifestantes exigieron a Pedro Carrizales reconsiderar su postura, alegando que obedecía tan sólo a una moda social para impulsar su carrera política.

“Si en tres años se acaba esto (mi carrera política) no pasa nada. Yo sólo quiero ser la voz de los que no son escuchados (…) créanme que de todo corazón, yo no los quiero perjudicar”, les respondió.

Entre sus iniciativas se encuentran eliminar las corridas de toros, así como la defensa de los derechos de las mujeres y la reinserción social

Pese a mantener una apariencia tranquila, El Mijis tiene bien presente la incomodidad que genera en el sistema, misma que se ha manifestado en amenazas de muerte y un intento de secuestro a finales del año pasado. “Miedo siempre hay que tener, porque eso te mantiene alerta. Ahora sí que salgo de la casa con una pata de conejo”, confiesa.

Desde hace 15 años que comenzó su carrera como activista, Pedro Carrizales Becerra aprendió que una de las claves para combatir la discriminación y buscar la construcción de sus ideales es la preparación. Hoy, además de haber sido conferencista en el ITAM, El Mijis es Doctor Honoris Causa por el consejo general de la Fundación Liderazgo Hoy AC, además de tener una carrera trunca de derecho, la cual piensa retomar este mismo año.

“Me siento orgulloso de que el sector que represento, que ha sido históricamente invisibilizado, se empiece a escuchar. Sé que me están lloviendo amenazas de muerte y todo. Me estoy enfrentando a una maquinaria pesada, pero sé que les voy a abrir el camino, no nada más a los chavos banda, sino a estudiantes y todo”, afirma.

En el brazo izquierdo

Para El Mijis, el fruto de su trabajo siempre ha venido acompañado de los recuerdos de su andar por todo el país y sobre todo de uno en particular: el de su madre, Maria del Rosario, la persona a la que se encomienda de día y de noche y a quien le dedicó los tatuajes de su brazo izquierdo.

Para ‘El Mijis’, la muerte de su madre significó un cambio radical en su vida. Asegura que ese hecho lo hizo dejar su pasado como pandillero y comenzar a apoyar a los jóvenes que estaban en su misma situación

“Siempre, después de una conferencia, termino llorando. Porque es tan chingón ver que te entienden y que puedes cambiar la percepción de las personas… a veces lloro porque mi mamá no lo pudo ver. Yo siempre la veía preocupada por mí, llorando”, recuerda.

Y es que fue justo a raíz del fallecimiento de su madre, que la vida de Pedro cambió. Pasó de las calles y las pandillas al arrepentimiento de no poder estar con ella en su lecho de muerte, un acontecimiento que lo llevó a caer en la depresión, las drogas y a cometer cinco veces intento de suicidio.

“Por andar en la borrachera no llegué. Preferí quedarme con los chavos a echar caguama. Yo pensé que se iba a alivianar”, narra.

Tras un periodo de rehabilitación, El Mijis encontró la redención de sus culpas a través de ayudar a la gente. Especialmente a los sectores que como él, sufrieron en algún momento por las malas decisiones.

“Este dolor que siento lo canalizo en cosas buenas, pero ya por más que yo quiera hacer cosas buenas, las tumbas no hablan. Ya no responden. Es algo que marca mi vida todos los días. Me sigue doliendo y yo creo que si mi madre estuviera viva, hubiera estado orgullosa de lo que hago ahora. Pero ella ya no lo vio. Eso es lo que más me duele”, admite Carrizales.

La labor del funcionario durante los próximos tres años es clara, pues a pesar de las amenazas de “darle piso”, El Mijis busca revolucionar el Congreso local.

“Vamos a sacar un chorro de iniciativas y chidas. Bien pensadas”, sentencia y explica los proyectos de impacto social y calidad como el Corredor de Paz, trabajo en colaboración con el Instituto Potosino de Ciencia y Tecnología (IPICYT) con el cual busca rescatar de la marginación a los barrios de su estado.

“El trabajo va hablar por nosotros. Va a llegar al momento de la reconciliación, de que la gente se acostumbre a ver al chavo banda no delinquiendo, sino trabajando. Acabando con el rencor social. Van a tener que entender que existe un cambio y existe la reinserción. Dijeron que yo era un pinche pandillero y que no iba a hacer nada bueno... ¡y mira!”

- Pedro Carrizalez Becerra “El Mijis”

Diputado local SLP

Comentarios